Ventajas y desventajas de los meses sin intereses. Revista Fortuna¿Cuántas veces has querido comprar un producto y no puedes hacerlo porque no tienes el efectivo suficiente para adquirirlo en ese momento? Seguramente esta situación se te ha presentado infinidad de veces, hasta que aparece la opción de hacer la compra a meses sin intereses, pero ¿sabes si realmente es una buena idea o no comprar bajo esta modalidad?

Actualmente en México, están en circulación más de 24 millones de tarjetas de crédito para personas físicas, las cuales, en conjunto, tienen un saldo de 343 miles de millones de pesos, de acuerdo con información del Banco de México; además, dice que los tarjetahabientes totaleros realizaron 62 por ciento de sus compras bajo este esquema durante la primera mitad del 2017.

Ventajas y desventajas de los meses sin intereses. Revista Fortuna

Las ventajas

“Los meses sin intereses son una excelente herramienta para consumidores y comercios. Por un lado, los consumidores aprovechan mejores precios al utilizar la herramienta de su banco; mientras que los comercios pueden vender en promedio 2 veces más cuando un tarjetahabiente hace su compra a través de este tipo de promociones, comparado con uno que no lo hace”, comenta Alejandro Guízar, director general de Billpocket.

Otra de las ventajas, es que se puede saber la cantidad exacta que debes pagar y cabe la posibilidad de adquirir artículos que no podrían liquidarse en un solo pago; además se crea un buen historial crediticio, siempre y cuando seas puntual con los pagos.

Un buen historial te permite adquirir líneas de crédito mucho más grandes y puede servirte para que los bancos confíen en ti, que consigas mayor financiamiento y, por lo tanto, tengas la posibilidad de adquirir productos con mayor valor e inclusive costear algunos bienes raíces.

Ventajas y desventajas de los meses sin intereses. Revista Fortuna

Las desventajas

Si bien esta modalidad de pago puede traer muchos beneficios, también se deben considerar algunas desventajas, la principal es “el riesgo de comprar de manera cotidiana a meses sin intereses es la carga de la deuda mensual que se genera. El consumidor debe tener cuidado de no afectar su flujo de efectivo, tus deudas totalizadas no deben exceder una tercera parte de tu dinero disponible mensualmente no importa si tienen intereses o no”, explica Guízar.

Además, si no se elige correctamente el número de plazos, se puede ocasionar que el crédito se sature. Por otro lado, quienes no saben que los pagos mínimos de sus tarjetas no cubren las aportaciones de los meses sin intereses puede provocar que al no pagar el total de la mensualidad pierdan ese beneficio, por lo que el banco aplicaría la tasa normal de la deuda pendiente.

También hay ocasiones en que los establecimientos aumentan los precios de los productos e incluso, te ofrecen distintos importes dependiendo si tu pago lo haces de contado o a meses sin intereses, lo cual tiene un impacto directo en el costo final al momento de decidir cómo será el pago.

Recomendación

“Es importante que el plazo en el que se difiere la compra no exceda la vida esperada del bien adquirido, ese es un criterio muy simple y práctico. Los meses sin intereses deberían ser para bienes duraderos, para bienes de poca vida conviene ahorrar y comprar de contado. No quieres verte pagando por un par de zapatos meses después de dejar de usarlos”, recomienda Guízar.

Los meses sin intereses son de gran ayuda, si se utilizan correctamente y se tiene una buena capacidad de pago; sin embargo, antes de cualquier compra que pueda parecer impulsiva, es importante considerar nuestros gastos, ingresos y ahorro, lo que ayudaría todavía más a administrar nuestras finanzas personales.

Más de tarjetas de crédito

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.