Estima Moody’s impactos a la economía por el TLCAN

Seade Helú TLCAN AMLO. Revista Fortuna

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 39 segundos

impactos TLCAN. Revista FortunaDe no concretarse la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en abril de este año, la economía mexicana tendría impactos en su crecimiento, en cambio de concluir el proceso en marzo de manera exitosa podría dar un ligero impulso al crecimiento, de acuerdo con un reporte de Moody’s Investors Service (MIS).

El estudio parte de un escenario base en el que considera que se logrará un tratado modificado para finales de marzo de 2018, daría soporte para una ligera aceleración del crecimiento de México en 2018 y 2019 a 2.0 por ciento-2.5 por ciento anual.

Escenarios alternativos

A la par, Moody’s ha previsto tres escenarios alternativos que pudieran resultar si las negociaciones se prolongan más allá del primer trimestre de 2018, siendo la más riesgosa, la salida unilateral del tratado original por parte de Estados Unidos, situación que afectaría el perfil crediticio de México.

Bajo el primer escenario alternativo, las negociaciones se prolongan más allá de la fecha límite original del 1 de abril de 2018 pero continúa con avances y llegan a acuerdos para un TLCAN modernizado, posiblemente hasta mediados del 2019; eso significaría que la continuidad dé lugar a una menor incertidumbre y soporte para la inversión y el crecimiento de mediano plazo.

impactos TLCAN. Revista Fortuna

Segundo escenario: un tratado bilateral

El segundo escenario es más complejo porque supone la terminación del TLCAN para transitar hacia un acuerdo entre México y Estados Unidos, lo que supone un periodo de transición durante el cual las reglas que regularán los intercambios serían las de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Bajo este escenario los efectos adversos para la economía mexicana no serían fuertes en el largo plazo, salvo en las variables financieras de corto plazo; el peso podría caer de manera transitoria hasta 30 por ciento, sin embargo, tendría una recuperación moderada.

Tercer escenario: tensión comercial

Un tercer escenario que construye Moody’s Investors Service se caracteriza por una fuerte tensión entre Estados Unidos y México, en el cual no solo hay un retiro unilateral, sino que agrega restricciones comerciales que provocan una recesión económica.

EU dialoga con México y Canadá bajo la Autoridad de Promoción Comercial (TPA), para negociar acuerdos comerciales
que vence el primero de abril.

 

Este escenario considera los efectos de la terminación del TLCAN y la imposición de aranceles por parte de Estados Unidos, que en diversos casos pudieran rebasar los permitidos por las reglas OMC, aunado a la introducción de diversas barreras comerciales no arancelarias.

La magnitud y duración del choque serían significativamente elevadas; el principal riesgo bajo este escenario tiene que ver con el mayor nivel de incertidumbre en torno a las políticas comerciales de Estados Unidos y a la consecuente reacción de las autoridades mexicanas.

El choque resultante de este escenario sería menos severo, pero más prolongado que el observado en 2009.

La importancia del calendario

Actualmente, EU está negociando el TLCAN bajo la Autoridad de Promoción Comercial (TPA), que es un procedimiento legislativo otorgado por el Congreso al presidente por un periodo limitado para negociar acuerdos comerciales; mientras el TPA esté vigente, el Congreso debe votar un acuerdo comercial alcanzado por los equipos de negociación dentro de los 90 días y no puede cambiar ningún aspecto del documento negociado.

Esto facilita la aprobación del acuerdo al prevenir obstrucciones y enmiendas; en opinión de Moody’s, dado el clima político actual, es poco probable que EU negocien exitosamente o aprueben un acuerdo comercial sin el TPA.

Para que el proyecto de ley proceda conforme el TPA, el final de marzo es una fecha límite para la renegociación del TLCAN, que vence el 1 de julio de 2018 y las reglas requieren una notificación de 90 días de la intención de firmar.

De ahí que, la última fecha posible para la notificación sea, por lo tanto, el 2 de abril de 2018 y se requiere una divulgación completa del texto del tratado antes del 1 de mayo; de tal manera que, si las negociaciones no concluyen a fines de marzo, el enfoque hacia los escenarios alternativos se vuelve relevante al quedar descartado el base.

El TPA puede renovarse y extenderse hasta el 1 de julio de 2021, para ello el presidente de Estados Unidos debe informar al Congreso antes del 1 de abril sobre por qué se necesita una extensión y luego solicitarla formalmente en cualquier momento antes del 30 de junio; aunque el Congreso puede denegar la extensión, ya sea la Cámara de Representantes o el Senado, puede aprobar una “Resolución de Desaprobación de Extensión” por mayoría simple.

Más de Mood’s Investors Service

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

Artículo anteriorCrece la duda de terminar el año con una tasa de 7.5%
Artículo siguienteVentajas y desventajas de los meses sin intereses

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí