Con su primera visita a México, los franceses se encargarán de llevar al público mexicano al terreno de la imaginación, el amor y los sueños.

Charlotte mira por la ventana del tren mientras se dirige a su destino: Kyoto. Trae unos audífonos puestos con una melodía que va de manera perfecta con el paisaje de una ciudad al parecer extraída de los sueños. La canción que suena es “Alone in Kyoto” del dúo francés de música electrónica, AIR.

La cineasta Sofia Coppola escogió a Jean-Benoît Dunckel y a Nicolas Godin –los genios detrás de este proyecto- para musicalizar una de las escenas más bellas de la película Perdidos en Tokio por ser un dúo con habilidades maestras para la creación de atmósferas elegantes, llenas de ensoñación y que llevan al escucha a una especie de autoexploración.

Amour, Imagination, Rêve (amor, imaginación, sueño) es el significado de AIR, acrónimo que hace plena justicia a la esencia musical del dúo, el cual se presentará en México por primera vez tras haberse formado hace ya 15 años.

AIR llenará el Auditorio Nacional el próximo 21 de octubre con sintetizadores vintage que remiten a la década de los setenta y al sonido de algunos grandes de la música de aquella época como Vangelis, Serge Gainsbourg y hasta Pink Floyd.

Aunque los inicios de AIR fueron los de una banda 100% instrumental, con el tiempo también adoptaron las palabras como una segunda forma de expresión y se valieron de voces como la de Françoise Hardy –la reina del pop francés-; Jean-Jacques Perrey –pionero de la música electrónica en Francia-; los estadounidenses Beth Hirsch y Beck; Thomas Mars, vocalista de la banda francesa Phoenix, y hasta el famoso físico Stephen Hawking.

Además, gracias a su fino sonido y a las originales presentaciones en vivo que ofrecen al público –cargadas de intimidad y de versiones extendidas o modificadas de sus temas-, AIR es uno de los dúos que encabezan lo más selecto de la música electrónica de la última década, compartiendo créditos, me atrevo a decir, con los también franceses Daft Punk, Alex Gopher, Étienne De Crecy y Sebastien Tellier.

El mundo conoció a Dunckel y Godin en 1998 cuando lanzaron el Moon Safari, el disco que los catapultó como una de las propuestas más originales de finales de los noventa y que con canciones como “Sexy boy”, “Kelly watch the stars” y “All I need” se llevó a la bolsa tanto al público como a los críticos.

Como buenos franceses, los AIR tienen una relación muy estrecha con el cine y la literatura. La cineasta norteamericana Sofia Coppola los adoptó como sus favoritos desde el año 2000, cuando les pidió que compusieran la banda sonora de la película Vírgenes suicidas.

En la literatura, fue el italiano Alessandro Baricco quien buscó a los franceses para que musicalizaran la narración de algunos pasajes de la novela City. Bajo la dirección de Nigel Godrich, el trabajo derivó en una obra llamada City Reading (Tre Storie Western).

En 2001 se aventuraron a lanzar el 10,000 Hz Legend, que ni con temas tan maravillosos como “How does it make you feel” o “Radio #1” lograron convencer al público ni a los expertos, ya que lo consideraron demasiado diferente y experimental a lo que AIR los había acostumbrado. Sin embargo, con Talkie Walkie (2004) y Pocket Symphony (2007) los AIR regresaron de alguna manera a sus raíces introspectivas.

A México llegarán para presentar su último disco, Love 2 (2009), el cual es mucho más pop y suena a sueños no tan nublados y fríos, sino cálidos y en tonos rosas, anaranjados y amarillos.