José Manuel Allende, director de Emisoras de la BMV

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 24 segundos

“Son la antesala de ofertas accionarias”

El balance para las emisiones de CKDs en el mercado mexicano de valores es positivo y se espera que mantenga esta buena tendencia. Uno de los artífices de este instrumento recordó que las cuatro emisiones realizadas en 2009 también abrieron paso al capital privado (Wamex y Atlas Discovery) así como a la infraestructura, dos sectores prioritarios.


El entorno para los CKDs, dice Allende, es positivo: “Veo una regulación buena en marcha desde el tercer trimestre de 2009, ha permitido tener una basa para generar los documentos, los prospectos y dedicar tiempo al cuidado de los detalles”.

Allende destaca que aunque los CKDs se asocian con la participación de las Afores, por su estructura están atrayendo a inversionistas institucionales como las aseguradoras, a fondos de pensiones privados. Incluso, dijo, personas físicas interesadas en cierto perfil de inversión tienen la mira puesta en estos instrumentos.

“Hacia adelante la perspectiva es positiva: hay recursos, hay una necesidad de financiamiento, todo el Programa Nacional de Infraestructura que requiere de recursos privados que podrán aportar los promoventes de los CKDs con este tipo de inversionistas”.

Las condiciones están dadas: El producto existe, la regulación funciona y la larga lista de proyectos que han llegado hasta el recinto bursátil para su aprobación mantienen ocupadas a las autoridades en el análisis de su potencial de rendimiento y condiciones de seguridad para los inversionistas.

El ejecutivo mencionó tres áreas importantes de desarrollo para los CKDs: 1) Las estructuras tipo fondo para infraestructura, capital privado y para bienes raíces.

El CKD, como título fiduciario, permite el llamado Projet Finance, que es el financiamiento de proyectos desde cero, a diferencia de otros productos que también ofrece la BMV como es el caso de bursatilizaciones o títulos directos de deuda.

Por ello, lo que se está creando con los CKDs es un nuevo mercado de capitales que se encuentra justo a la mitad del ciclo y que al ser capital de desarrollo permite desarrollar proyectos directamente y tener un mecanismo de crecimiento para inversiones privados que se institucionalizarán. En los CKDs los rendimientos no están garantizados pero por su perfil ofrecen en el mediano y largo plazo tasas de retorno muy superiores a los que dan los instrumentos de deuda.

De allí la importancia de que la BMV garantice la llegada al mercado de proyectos serios y transparentes porque los CKDs son la antesala perfecta, un semillero, para llegar al mercado de capitales porque muchas de estas estructuras, tipo fondo, madurarán y buscarán una salida de sus inversionistas a través del mercado de valores.

Artículo anteriorRuy Halffter, director de Mercado de Capitales y Banca de Inversión de BBVA Bancomer
Artículo siguientePiden exportadores acelerar gasto en infraestructura