Siempre ha sido un rincón entretenido. Intrade, un sitio en la red de apuestas sobre la ocurrencia de distintos tipos de eventos, llamó la atención de los medios en los últimos meses como nunca antes lo había logrado gracias a las elecciones en Estados Unidos, mientras la competencia entre Obama y Romney era contrastada con las probabilidades que se le daban en el sitio a cada uno para ganar la presidencia. En México se llegó a escuchar de él en nuestras presidenciales gracias a la posibilidad de apostar a favor o en contra de la victoria de alguno de nuestros candidatos.

Mercado de Predicción

En el sitio hay una buena diversidad de “contratos” -como se le llama a una afirmación determinada que cotiza en base a la probabilidad de que se concrete o no-. Según el gusto del usuario, se pueden encontrar eventos de negocios, entretenimiento, científicos, climáticos, entre otros. Los contratos de eventos políticos son los más intercambiados, y de hecho forman buena parte de la actividad y de la fuente de ingresos del sitio que permiten continuar su operación.

Terminadas las elecciones, Intrade ha vuelto a llamar la atención con la noticia de que suspenderá a sus usuarios estadunidenses, después de la demanda de un órgano regulador de Estados Unidos a la compañía, que está basada en Irlanda. El reclamo está sustentado en que en Intrade se pueden operar contratos sobre el precio de materias primas -petróleo, por ejemplo-, lo que es ilegal en Estados Unidos para mercados no regulados.

Si bien lo más sencillo hubiera sido otorgarle una licencia regulatoria, la autoridad decidió ir por la vía legal y, como consecuencia, el sitio decidió retirarse del potencial pleito suspendiendo a buena parte de sus usuarios (40 por ciento en base al porcentaje que el organismo regulador estima son los clientes estadunidenses).

La implicación es que los usuarios que lleguen de Estados Unidos se encontrarán en una especie de habitación donde los demás están teniendo un buen rato, menos ellos. La suspensión implica el poder observar -el sitio seguirá siendo accesible-, pero no participar; la situación es comparable con un salón de juegos donde algunos sujetos se tienen que conformar con mirar, tan sólo por su nacionalidad. Si a ello se adiciona que la suspensión aplica a la base de usuarios completa de todo el país, lo que suena poco apropiado para la nación que se considera a sí misma la tierra de las libertades, no es de sorprender el tema haya llamado la atención.

Naturalmente, hay varios argumentos sobre la mesa de aquellos preocupados por una autoridad regulatoria que puede sentir la necesidad de ponerse, para su gusto, demasiado paternalista. Sin embargo la cuestión llega hasta el punto clave de la utilidad que tienen tales sitios: si son lugares virtuales de entretenimiento únicamente comparables con un casino -con todas las complejidades que ello levanta- o si pueden ser instrumentos de utilidad adicional a lo lúdico, lo que ayudaría sustancialmente a su aceptación.

Si bien está claro las autoridades regulatorias no suelen sentir simpatía por el asunto, hay varios nichos de negocio que bien podrían tener un fuerte interés en sitios como Intrade dada la posibilidad de utilizarlos como una herramienta de investigación de mercados.

Unos contratos recientemente abiertos que han cobrado popularidad son los que pronostican acerca de los ganadores de los Oscar. Suponiendo el sitio logre atraer a los cinéfilos que suelen hacer sus vaquitas acerca de lo que sucederá en la gran noche del cine, los estudios cinematográficos podrían estar interesados en analizar cuáles películas tienen las mayores simpatías y buscar las razones. Otra aplicación interesante es la que podría ofrecer otro contrato que implica aventurar si una película por estrenar logrará recaudar una cierta cantidad de dinero durante su estreno o exhibición en cines.

El sitio bien puede funcionar como un termómetro que provee de información a los estudios y distribuidores. Por ejemplo, es fácil pensar en el interés que tendrían en lo que sucede con un contrato que “opine” sobre la probabilidad de éxito de una película en gestación cuya filmación aún no ha iniciado. De manera similar, habría otras aplicaciones en otras áreas: un partido político podría encontrar interesante echar un vistazo a las probabilidades otorgadas a sus precandidatos en elecciones por venir.

Un fuerte atractivo de los mercados de predicción, del que carecen otras herramientas de investigación, es que requieren que el usuario respalde sus opiniones con su dinero, lo que podría reflejar mejor su opinión real. Por otro lado, una crítica hacia tales aplicaciones es que basar decisiones comerciales, ya no digamos políticas, en un mercado de apuestas es inaceptable.

Por ello, sus partidarios prefieren hacer énfasis en su uso como una herramienta de investigación adicional, valiosa, a las ya existentes -como las encuestas o los grupos de enfoque-. En cualquier caso, suele tener mejores resultados basar una decisión en la evidencia que diversas herramientas sugieren en su conjunto, que en la de una sola. Igualmente, es importante tener en cuenta el juicio de un profesional experimentado difícilmente es reemplazable por los instrumentos que más bien deben ser un apoyo.

Otra aplicación interesante está en lo que las bolsas de valores podrían aprender. Dada la transición desde los años 90 a sistemas digitales bursátiles, que ha llevado a la gradual extinción de los pisos de remates tradicionales donde se compraban y vendían acciones presencialmente, la enorme ventaja ha sido la reducción en costos y que la operación en bolsa se ha hecho más accesible para muchas personas. Sin embargo, hay un elemento aún ausente: la posibilidad de comunicarse con aquel con el que se pretende hacer una transacción mediante el sistema de la bolsa. A diferencia de muchos mercados de bienes físicos, en el accionario no hay mucho espacio para una negociación expresa que bien podría incentivar algunas transacciones y beneficiar al mercado en su conjunto.

A diferencia del mercado de valores, en el mercado de predicciones se encuentran foros activados en cada contrato con comentarios e intercambio de opiniones e ideas, naturalmente, algunos más sustanciales que otros -lo que se puede llevar por buen camino mediante una moderación adecuada-. Al desarrollarse, y dado los mercados de predicciones tienen que atraer a clientes que son los usuarios finales que realizan las transacciones -y no a intermediarios, como casa de bolsa-, estos podrían convertirse en una fuente de ideas para mejorar la operación en los mercados de valores.

Experimentar es importante, sobre todo cuando el avance tecnológico pone a disposición medios que antes no se encontraban disponibles, y quizás en tal punto se encuentre la principal amenaza de sobrerregular lo nuevo y desconocido: por temor a la proliferación de hierba indeseada, se termina quemando un campo que bien podría haber florecido con nuevos proyectos y aplicaciones de utilidad. En el país vecino del norte saben bien de la enorme valía de tales eventos inesperados para la prosperidad, es tanto así que tienen su propio término para describir descubrimientos afortunados, fortuitos e inesperados: serendipity. Es de esperar su autoridad regulatoria tenga ello en mente en su trato futuro con los mercados de predicción.

*Especialista en capital de inversión y planeación patrimonial

ignacio.montane @ inv.com.mx

Twitter: @ignaciomontane

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here