¿Qué es la mercadotecnia? Podemos pasar horas definiendo esta palabra, pero una de las más sencillas y que más me gusta es: “Mercadotecnia es un juego de números”. Así es, tal como el len­guaje de los negocios.

 

 

Es a través de los números como el negocio se queja constantemente o nos dice: “vas bien, puedes acelerar o tomar este rumbo”. Es con los números con lo que la mercadotec­nia nos dice si lo que estamos haciendo es una inversión o un gas­to. Para conocer si la mercadotecnia funciona, se debe establecer la forma de probar y medir sus esfuerzos.

 

Muy a menudo me encuentro con dueños de negocio a quie­nes les pregunto sobre su plan de mercadotecnia. Me responden que están invirtiendo en la sección amarilla, en radio, en folletos. Entonces pregunto: ¿Cuál es el costo de adquisición de un prospecto? ¿Cuál es el costo de adquisición de un cliente mediante alguna de tus estrate­gias en particular? ¿Cuál es el valor de vida de tus clientes?

 

Tú podrás darme esta respuesta mejor que nadie, así que: ¿cómo calculas tu retorno de inversión?, y ¿cómo sabes que la mercadotecnia es efectiva y te genera ganancias?

 

Lo peor del caso es que los dueños de negocio creen saber de mercadotecnia y diseñan sus anuncios ellos mismos. De hecho, se les ocurre poner el nombre de su empresa o logotipo hasta arriba de sus piezas de publicidad, pero, ¿a quién llama ese anuncio?, ¿quién te dijo que el nombre de tu empresa vende?, ¿para quién es importante XXX, S.A. de C.V.?

 

Seguramente para ti como dueño, y tal vez para tu mamá, para que se sienta orgullosa de su hijo. Pero hay que comprender que el éxito de cualquier publicidad recae, en un 80 por ciento, en el encabezado de la publicación, así que, por favor, no te atrevas a hacer merca­dotecnia hasta no haber leído Instant Advertising de Brad Sugars o Tested Advertising Methods, de John Caples.

 

Recuerda que el juego no se llama ventas, se llama utilidades y, más que utilidades, se llama efectivo en tu bolsa. Una forma de lograrlo es invertir en un programa de entrenamiento de negocios. ¿Para qué? Precisamente para eso, para incrementar las ventas, las utilidades y el efectivo en tu bolsa.

 

Ganancias

 

La rapidez en los negocios, clave del éxito

Anteriormente se decía en los negocios que el pez grande se comía al chico. Actualmente es el pez rápido el que se almuerza a todos.

Hoy día la velocidad es crucial y los mejores líderes actúan primero y hacen preguntas después.

Es verdad que actuar impulsivamente, sin considerar la información disponible, aumenta el factor de riesgo; sin embargo, los líderes altamente eficientes están convencidos de que actuar rápidamente es la llave del éxito. Éstas son las razones:

No existe una verdad universal. El mundo de los negocios fluye de manera tan rápida que ya no se intenta entender el mercado analizando toneladas de datos acumulados, sino dar pequeños pasos para “probar”, y así confirmar o rechazar presentimientos o hipótesis.

El timing lo es todo. En el mundo del internet, la competencia puede descifrar tu plan de negocios casi al mismo tiempo que lo desarrollas. Resulta mucho mejor instrumentar la segunda mejor idea inmediatamente, que implementar la mejor una semana después.

Ganar se ha convertido en un juego de números. Los vendedores más exitosos saben que cada “No” que reciben los acerca más al anhelado “Sí”.

Recomendamos paciencia, persistencia y RECONOCER las ventajas que significa trabajar con un coach.

Recuerda: el éxito en tu negocio no radica en la idea, el producto o el servicio que vendes.

De verdad te has hecho la pregunta: ¿qué es lo que verdaderamente quiero lograr con mi negocio? Si te pregunto: específicamente, ¿cuáles son tus metas de los próximos tres años? ¿Del próximo año? ¿Cuáles son las metas que tienen tú y tu gente para los próximos seis y tres meses? ¿Puedes contestarme clara y específicamente qué lograrás, así como tu gente?

Si no sabes a dónde vas, ¿cómo sabrás que has llegado? La “talacha” y el quehacer diario nos jalan constantemente a la operación y a la parte más técnica del ejercicio diario. ¿Cuánto tiempo dedican tú y tu equipo a generar y seguir un plan de trabajo? ¿En realidad tus empleados saben cuáles son las metas de la organización, las entienden y saben cómo ejecutarlas?

El que tú tengas claro lo que quieres, no significa que tu equipo lo sepa, ni que sepa qué tiene que hacer para lograrlo. Recuerda: el éxito de tu negocio no radica en la idea, en el producto o en el servicio que vendes, sino en tu capacidad para ejecutar y llevar a cabo tus ideas; y para ello es necesario involucrar a tu equipo en las sesiones de planeación y seguimiento, con una clara y efectiva forma de redactar y lograr sus metas.

*Coach de Negocios

www.bcfmexico.com

arturochavez@bcfmexico.com

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here