A 13 años de su desaparición, familiares de Esmeralda Castillo piden que la Fiscalía de Delitos contra las Mujeres en Chihuahua siga buscándola

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 35 segundos

Yareth Arciniega y Claudia Villegas

 

En 2009, cuando Esmeralda desapareció en Ciudad Juárez sólo tenía 14 años. En marzo de 2022, José Luis Castillo asegura que su hija ya cumplió 27 años y que la sigue buscando. En Chihuahua, sin embargo, la Fiscalía Especializada de Delitos contra las Mujeres buscaría cerrar el caso y declararla formalmente muerta.

Pero, cada año, sin fallar uno desde 2009, Don José Luis Castillo festeja el cumpleaños de Esmeralda. Cuenta que allá en Ciudad Juárez se reparten pastel y bocadillos en el lugar donde se le vio por última vez.

Han pasado 13 años y José Luis viajó a la Ciudad de México, desde esa región fronteriza en donde los feminicidios son una herida abierta, para participar en la manifestación del 8 de marzo. Tiene el cabello lleno de canas y de brillantina morada, el polvo que hace algunos años las mujeres lanzaban a todos los hombres que se atrevían a unirse a las protestas feministas. A todos menos a él.

La tarde del 8 de marzo, un pedacito de la Avenida Juárez fue tomada por el río de mujeres vestidas con prendas moradas como las jacarandas que anuncian la primavera, Don José Luis Castillo estaba allí, rodeado de chicas que al grito de: “¿Qué es lo que queremos?” le contestaban: -“¡Justicia! ¡Justicia! ¡Justicia!!”-. Don José Luis acompaña a las feministas cada año en su marcha, enfundado en la imagen de su pequeña Esmeralda que hizo imprimir en una lona rosa de plástico.

Un hombre se acerca y lo abraza, tiene los ojos rozados de lágrimas. Le dice que resista. Se aleja y Don José Luis se queda allí contando su historia con una voz tan bajita que duele. “Repartimos pastel, festejamos su cumpleaños, ella está viva”, insiste Don José Luis.




Reclasificar el caso, pide Fiscal.

El pasado 28 febrero, la familia de la Esmeralda Castillo, una joven desaparecida en Ciudad Juárez Chihuahua desde hace 12 años y medio, se reunió con la recién nombrada Fiscal Especializada en atención a las mujeres víctimas del delito por razón de género y la familia (FEM) de Ciudad Juárez, la abogada Diana Esther Morales Rincón, para proponer un nuevo esquema de investigación en relación al caso. Sin embargo, señalan que la funcionaria les aseguró que no tiene sentido seguir clasificando el caso como desaparición, “pues es obvio que Esmeralda está muerta”.

El Grupo Acción por los Derechos Humanos y la Justicia Social, representantes legales de la familia, aseguró que la reunión tenía por objetivo pedir a la Fiscalía que se integrara toda la información sobre el contexto histórico y criminal del momento y lugar donde ocurrió la desaparición de Esmeralda, pero según consta en el comunicado del grupo, la fiscal también afirmó que la única opción para integrar toda la información solicitada era que “la familia acepte que está muerta”.

 

Según el comunicado, los abogados Karla Micheel Salas y David Peña expresaron a la Fiscal que sus afirmaciones y su condicionamiento sobre la investigación iba en “contra los estándares internacionales en materia de desaparición forzada de personas” y que no existe una lógica o razonamiento jurídico para justificar que una investigación por feminicidio incluya información contextual y pericial, “mientras que cuando se trata de una desaparición, la investigación sea individualizada y descontextualizada”, a lo que, aseguran, Morales respondió “entonces actúen conforme a derecho y presenten los recursos que consideren”.

Ante esa respuesta, señalaron que Don José Luis Castillo, padre de Esmeralda – conocido en el estado por su activismo en la exigencia de justicia en los casos de desaparición y feminicidio – exigió a Morales Rincón pruebas de la muerte de su hija, así como respeto a las víctimas. Aunado a esto, se dio a conocer que el hermano de Esmeralda aseveró que la burla de esta Fiscalía siempre ha sido la misma.

Por su parte, en entrevista con Fortuna, Morales Rincón aclaró que en dicha reunión se habló de cuáles eran los siguientes pasos en la investigación; detalles que, dijo, “por secrecía” no puede revelar. Sin embargo, aseguró que, por derecho a la verdad, los padres de Esmeralda saben cómo va la investigación y lamentó que hayan interpretado así sus palabras.

”Saben lo que sigue en el caso de Esmeralda y nosotros en la Fiscalía vamos a seguir buscando donde está porque es nuestro trabajo”, aseguró la funcionaria.

Según los últimos informes, en 2020, la familia entregó a la FEM la última pista sobre el posible paradero de la joven; un correo electrónico con la notificación de que Esmeralda se había inscrito a una universidad de la CDMX. Sin embargo, la fiscalía aseguró que era “muy posible” que hubieran hackeado la cuenta y enviado ese mensaje.

Esmeralda Castillo desapareció el 19 de mayo del 2009, cuando tenía apenas 14 años de edad. Fue vista por última vez en el centro de Ciudad Juárez, Chihuahua cuando iba camino a la escuela, la secundaria técnica 78. Desde entonces, su padre ha intentado cualquier cosa para dar su paradero; desde caracterizarse de borracho para poder vigilar bares de la frontera norte; hasta estar preso con falsos cargos en 2012 por enfrentar al entonces gobernador César Duarte Jáquez.

Posteriormente, en 2013 se localizaron restos humanos en el arroyo del Navajo, considerado el mayor cementerio clandestino de mujeres hallado en Ciudad Juárez y, dos años después, se le informó a la familia que uno de esos restos, un fragmento de tibia, pertenecía a Esmeralda.

“No nos negamos a la posibilidad de que Esmeralda esté sin vida, pero ese documento lo firmaremos cuando se nos entregue el cuerpo de Esmeralda y cuando se nos entreguen pruebas científicas de que es ella , de otra manera vamos a seguir exigiendo que se le encuentre y vamos a seguir buscando a nuestra niña”, apuntó el señor Castillo durante la marcha por el Día Internacional de la Mujer.

José Luis Castillo, quien lleva sobre sus hombros la lona con la foto de su hija, reiteró que, en la actualidad, Esmeralda tiene 27 años, cumplidos el 28 de enero, fecha que desde su desaparición se celebra con la carrera de la prevención: el “Esmeraldaton” en donde se reparte pastel y dulces, justo en el lugar donde la vieron por última.
” Se le cantan las mañanitas a mi niña”, cuenta Castillo.

 

También te puede interesar: Powell dice inflación EU tiene riesgo de alza; en 4.3% en 2022 y 2.7% en 2024

Artículo anteriorSe desploman acciones Aeroméxico en medio de cierre de oferta: Bloomberg
Artículo siguienteEstancamiento en el crecimiento de México: Banco Mundial

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí