Cuando las empresas cuidan la salud mental y el bienestar de los trabajadores, los índices de productividad se elevan, asegura la institución.

Es necesario cuidar bien todos los recursos, pero sobre todo los humanos implementando estrategias dirigidas a no bajar la guardia en medidas de bioseguridad y manejo adecuado de trastornos mentales, con campañas de desarrollo de habilidades como inteligencia emocional, o diagnósticos oportunos del impacto de la Covid-19 en la toma de decisiones, aseguró Erika Villavicencio-Ayub, coordinadora de Psicología Organizacional en la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM

En México, prevalecen los trastornos, como el estrés laboral, ansiedad y altos índices de depresión, los cuales incluso pueden derivar en suicidio, expuso.

Villavicecio-Ayub explicó que, con el surgimiento de la NOM-035-STPS-2018, factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención, se podrá identificar a los trabajadores y jefes más afectados, cuáles son los riesgos psicosociales en los que la empresa tiene debilidad y actuar puntualmente para tener equipos más fuertes y de alto desempeño.

Además, la psicóloga subrayó que en ocasiones los integrantes de una empresa requieren de ayuda en el manejo de emociones; en el contexto actual trabajadores y jefes han tenido cambios en sus vidas profesional, familiar y personal, de ahí la necesidad de que las organizaciones cuenten con estrategias para su atención.

Empresas resilientes

En México las organizaciones han enfrentado diferentes crisis y los pequeños negocios son los más afectados al recibir los impactos negativos por diversos aspectos, como el dinero que se requiere para subsistir al cierre total de actividades por la emergencia sanitaria o innovar para ciertos sectores, planteo

Villavicencio-Ayub.

Luego, explicó que la experiencia de obtener beneficios tras un proceso de innovación hace que las empresas de cualquier tamaño tengan la capacidad de resiliencia.

Asimismo, expreso que para tener empresas resilientes es necesario que su personal también lo sea; que tengan una serie de herramientas que en momentos como el actual sean útiles para que el resultado se logre, como autogestión, colaboración, comunicación efectiva, confidencialidad de la información y manejo de canales digitales.

También manifestó que quizá los próximos trabajadores no pisarán un corporativo, sino que tendrán el reto de trabajar vía remota y encontrar nuevas formas de relacionarse con su equipo de trabajo y otras áreas pero, a la vez, podrían pertenecer a una empresa que esté del otro lado del mundo; todo dependerá, dijo, del talento y potencial para ser un candidato ideal no solamente por sus habilidades en la tecnología, sino por los idiomas, la redacción y la comunicación, entre otras cosas.

La especialista comentó que los futuros jefes deben capacitarse para identificar sus áreas de oportunidad y sus fortalezas, basándose en modelos de competencias, y analizar cómo está una persona en el tema de pensamiento estratégico, la adaptación de los cambios, nivel de influencia y el enfoque a resultados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here