Contenedores de hidrógeno.

El gobierno federal utilizaría cámaras y tanques de nitrógeno con ventiladores para mantener la cadena de frío de las vacunas que se adquirirán con la empresa británica Pfizer.

Con una inversión que no superaría los 12 millones de pesos, el gobierno federal, a través del sector salud, coordina ya la integración de la logística de estos equipos con nitrógeno que permitiría transportar en condiciones seguras de enfriamiento las dosis que necesitarán las 16.5 millones médicos, enfermeras y personal de la salud.

La Secretaría de Salud, a través de su titular Jorge Alcocer, firmó con la farmacéutica Pfizer el convenio de fabricación y suministro de la vacuna Covid-19, lo que le permitirá adquirr  34.4 millones de vacunas.

La dependencia espera recibir este mes al menos 250,000 dosis, lo que le permitiría proteger al personal del sector salud que se ubican en la primera línea de atención de la enfermedad.

La farmacéutica Pfizer ya está armando su propia logística y red de distribución que se integrará con la solución, a partir de contenedores de nitrógeno, que se instalarán en cámaras de frío en camiones equipados para este propósito.

De acuerdo con fuentes en el sector salud que participan directamente en este plan para la distribución de las vacunas de Pfizer, en México, el nitrógeno permite conservar temperaturas menores a 180 grados.

Actualmente se utiliza en el sector de alimentos pero también en la industria petrolera para la inyección de pozos petroleros.

Las empresas INFRA, distribuidor de oxígeno y gases industriales, y la estadounidense Praxair son los principales proveedores de nitrógreno en el país.

Estas empresas firmarían contratos para el suministro de nitrógeno por un monto que no superaría los 12 millones de pesos.

El plan para aprovechar las cámaras que se utilizan en el sector de alimentos incluye el uso de tánques móviles de nitrógeno que garantizarían una temperatura de menos 80 grados que es lo mínimo que requiere la vacuna de Pfizer.

Para integrar este plan y su éxito será necesario garantizar la circulación del nitrógeno dentro de las cámaras en las que se transportarán porque sino circula el nitrógeno no congela. Por ello, se instalarán ventiladores, también contemplados en la inversión, para asegurar que el nitrógeno circule de manera adecuada.

“El proyecto es ubicar pequeños contenedores de nitrógeno líquido que se pueden subir en camiones y con eso no se pierde la cadena de frío”, dijo una de las fuentes consultadas.

Las vacunas de Pfizer tienen la posibilidad de mantenerse en condiciones óptimas un par de días en condiciones menores de frío al nivel de 80 grados; sin embargo, con las cámaras y ventilación a base de nitrógeno se espera mantener las vacunas en temperatura óptima, hasta su aplicación.

Las redes de distribución, bajo el esquema de logística proyectado y en el que participarán IMSS, ISSSTE, ISFAM y, por supuesto, Pfizer, contemplan lugares remotos desde los centros de distribución y trayectos.

El tiempo máximo para un ruta se estima en 36 horas con más de 700 brigadas.

Una vez que se cuente con las vacunas, el sistema de distribución con contenedores a base de nitrógeno y una ruta clara de transporte para todo el país, se estima que la vacuación entre el personal de salud  se dará en un máximo de diez dias.

La vacunación, bajo este esquema de distribución, se realizaría entre la primera y segunda semana de enero.

El gobierno federal también se estaría preparando para recibir las vacunas de China, Rusia y, eventualmente, la de AstraZeneca que registra algunos retrasos.

La expectativa más optimista, según las fuentes consultadas, sería vacunar a 100 millones de personas en los primeros ocho meses del año.

La logística también se ocupará de garantizar la seguridad de los cargamentos. “Se integrará custodia de alto nivel porque hablamos de cargamentos de entre 12 y 15,000 dosis por unidad. ”, dijo la fuente consultada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here