Escalan las tensiones y se acerca una guerra comercial derivado de la insistencia de Donald Trump de reducir el déficit de Estados Unidos en sus intercambios con el mundo.

Desde las perspectivas de Oxford Económics, Monex, Banorte y S&P Ratings se exponen los previsibles impactos que se esperan para la economía mundial.

Las sanciones comerciales
  1. El presidente Trump aprobó la semana pasada la imposición de aranceles de 25 por ciento a las importaciones de alrededor de mil 102 productos provenientes de China con un valor de 50 mil millones de dólares (mmd).
  2. El arancel de 25 por ciento se aplicará a partir del 6 de julio a 818 productos, mientras que el resto estará sujeto a discusiones para decidir si estarán sujetos a las mismas tarifas.
  3. A este anuncio China respondió anunciando aranceles de 25 por ciento a 659 productos agropecuarios de EU, entre los que está la soja (soybean) que es el mayor producto de exportación de bienes agropecuarios de EU a China.
  4. La imposición de tarifas por parte de China también iniciará el 6 de julio en el caso de 545 productos, mientras que los 114 productos restantes principalmente relacionados con equipo médico y energía se anunciarán más tarde.
  5. El monto del total de los bienes a los que China impondrá tarifas será igual al que impuso EU de 50 mmd.
  6. A partir del 6 de julio, cerca de 800 productos por un valor de 34 mmd China comenzará a cobrar aranceles de 25 por ciento, mientras que el resto (16 mmd) permanecerán en revisión.

El arancel se aplicará sobre 545 productos en donde se incluyen diversos productos agrícolas como soya, maíz y trigo, res, puerco, además de jugo de naranja, whisky y cigarros, acorde con el Ministerio de Finanzas de China.

Además, anunció que más adelante se impondrán aranceles adicionales sobre otros 114 artículos de EU que abarcarán productos químicos, petróleo, gasolina y equipos médicos.

Esta lista se amplió por mucho con respecto a la versión lanzada en abril que cubría únicamente 106 productos estadunidenses, sin embargo, el valor se mantuvo en 50 mil mdd ya que se eliminaron algunos artículos de alto valor como los aviones comerciales.

Escalan las tensiones y se acerca una guerra comercial. Revista Fortuna

Momento delicado para la economía global

Si las tensiones comerciales entre los dos escalan en esta medida, se traduciría en un impacto económico significativo en China, EU y en otros países en un momento delicado para la economía global.

No será fácil para Washington identificar importaciones por valor de 200 mil millones de dólares que pueden imponer aranceles sin perjudicar a las empresas y / o consumidores estadounidenses, dada la fuerte participación de las empresas estadounidenses en una gran parte de las exportaciones de China a EU.

En términos de imposición arancelaria, China se quedará sin munición más rápido, ya que importó solo 130 mil millones de dólares de bienes de los EU en 2017.

Pero, incluidos los servicios, las importaciones ascendieron a 187 mil millones de dólares y China podría imponer aranceles más altos que EU una apuesta para vengarse uno-a-uno.

Mal momento para erigir barreras

Nuestras simulaciones sugieren que tal escenario reducirá el crecimiento del PBI chino en alrededor de 0.3 puntos porcentuales en promedio durante 2019-20, con un impacto ligeramente menor en EU.

Este impacto parece ser manejable, pero llegaría en un momento en que la economía mundial ya está lidiando con varios otros desafíos, que podrían aumentar el impacto sobre la confianza empresarial y la inversión, especialmente la inversión transfronteriza, lo que lleva a una desventaja adicional.

El ojo por ojo conduce a una guerra comercial

La administración de Trump parece pensar que puede forzar a China a hacer concesiones al aumentar la cantidad de comercio a la que le impone aranceles.

Sin embargo, China es inflexible en cuanto a no querer parecer débil en este conflicto con los Estados Unidos.

Ha continuado expresando su voluntad de negociar y discutir los pasos.

Además, en realidad ha adoptado varias medidas recientemente para abrir aún más su economía y reducir los aranceles de importación.

Pero, frente a las amenazas y medidas estadounidenses como las recientes, es más probable que China esté dispuesta a aceptar un poco de dolor económico en lugar de ceder.

De hecho, la postura oficial de China sigue siendo que no quiere una guerra comercial, pero es dispuesto a luchar contra uno.

Aunque, como se señaló, le quedan menos municiones en términos de imponer aranceles, la historia muestra que hay otras medidas que podría tomar para infligir dolor a las compañías estadounidenses especialmente las que están presentes en China.

Por ejemplo, la ampliación de los controles de salud, seguridad e impuestos, el retraso de las importaciones de bienes y el boicoteo de los productos estadounidenses.

Se endurecen las actitudes

Si bien, en principio, todavía hay espacio para la negociación, las actitudes parecen estar endureciéndose en ambos lados.

La nueva iniciativa de los Estados Unidos exige un proceso interno similar al seguido con las propuestas de tarifas iniciales, incluida la consulta.

Esto significa que pasarán unos meses antes de que se impongan las nuevas tarifas, sin embargo, el estado de ánimo parece haberse agriado en ambos lados.

La administración de Trump parece molesta porque China tomó represalias rápidamente.

Mientras tanto, a China le molesta que, en medio de las negociaciones para aumentar las exportaciones estadounidenses a China, Estados Unidos decidiera seguir adelante con la imposición de aranceles.

Estos recientes acontecimientos dificultan que cualquiera de los dos lados retroceda.

Conflictos más profundos

Como hemos enfatizado, también hay conflictos más profundos, que también son difíciles de resolver.

Estados Unidos quiere que China detenga lo que considera políticas y prácticas inaceptables en política industrial y transferencia de tecnología.

Estados Unidos siente que China está utilizando medios “injustos” para obtener conocimientos tecnológicos de EU y de otros países y que está “injustamente” utilizando subsidios y otras políticas industriales para ascender en la cadena de valor y convertirse en líder mundial en sectores avanzados como inteligencia artificial, robótica y nueva energía.

Pero China considera que su tecnología y sus políticas industriales son fundamentales para su estrategia de crecimiento y desarrollo en las próximas décadas.

Y, por lo tanto, es difícil ver a los líderes de China comprometerse con cambios significativos en este frente.

Convencidos de ganar y decididos a luchar

La mayoría de los observadores ajenos a la administración Trump piensan que una guerra comercial entre EU y China provocará pérdidas en todos los frentes.

Y, aún no podemos descartar la disminución gradual en las próximas semanas más o menos.

Pero, con el equipo de Trump aparentemente con la opinión de que EU puede ganar guerras comerciales y China decidida a luchar si se produce, cada vez parece más que no podemos evitar una guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo.

Escalan las tensiones y se acerca una guerra comercial. Revista Fortuna

Riesgos para el crecimiento económico mundial

Monex. Revista FortunaTras una descripción detallada de la evolución de los acontecimientos que han escalado la tensión comercial entre Estados Unidos y China, Monex expone sus consideraciones sobre la economía global.

El comercio exterior ha explicado la mayor parte del crecimiento económico mundial, por lo que el aumento de impuestos, tarifas y el proteccionismo comercial son riesgos que podrían tener consecuencias mayores a las estimadas.

Impacto en el interés político de Trump

El análisis de Banorte se centra en los impactos en la política interior de las sanciones contra Estados Unidos, así como en el escenario geopolítico internacional y las condiciones que se imponen para los mercados.

Este tema puede ser un factor importante en las elecciones de medio término en EU a celebrarse en noviembre.

Cabe recordar que Trump ganó las elecciones presidenciales apoyado por los estados intensivos en agricultura, mismos que ahora se verían afectados por la imposición de tarifas por parte de China.

Ocho de 10 estados productores de soja votaron por Trump, siendo uno de los más importantes Iowa.

Las tensiones comerciales son uno de los factores principales en un complejo entorno externo, donde los riesgos geopolíticos y la expectativa de un Fed más agresivo en su ciclo de alza en tasas han estado definiendo, en buena medida, los movimientos en los mercados.

La ola de mayor aversión al riesgo se ha traducido en un fortalecimiento del dólar, a lo que se ha sumado, en el caso de los mercados emergentes, la debilidad en cuestiones domésticas que están viviendo algunos de ellos, mientras que, en el caso de monedas como el euro, el tono dovish del ECB vs. un tono hawkish por parte del Fed

En opinión de Banorte, el escalamiento de las tensiones comerciales se suma a un escenario de mayores presiones inflacionarias, lo que a su vez apoya la expectativa de que el Fed elevará en 4 ocasiones la tasa de referencia este año.

Escalan las tensiones y se acerca una guerra comercial. Revista Fortuna

Riesgo para la confianza mundial

El escenario base de S&P es que las tarifas, si se imponen, es poco probable que afecten en gran medida la economía o los perfiles de crédito de sus empresas y bancos.

Si bien espera que Estados Unidos y China reinicien las negociaciones, el riesgo de una guerra comercial total está aumentando y perjudicaría la confianza mundial, el crecimiento económico y el crédito, insistió S&P.

Dependiendo de cómo se desarrolle la situación, EU recibiría un mayor impacto, dado que 50 mmd (34 mmd más los 16 mmd adicionales) representan aproximadamente 38 por ciento de las exportaciones estadounidenses a China, mientras que el mismo monto en dólares representa solo 10 por ciento exportaciones a los EU.

Si bien es poco probable que los aranceles representen una amenaza material para cualquiera de las dos economías más grandes del mundo o para la salud global del crédito corporativo, la imposición de aranceles aumenta el riesgo de una guerra comercial total.

Un colapso en las negociaciones o errores en las políticas podría conducir a una disputa en toda regla que podría dañar la confianza global de los negocios y los consumidores, las perspectivas de inversión y el crecimiento.

Impacto Macroeconómico

Por parte de S&P Ratings se analizó el interés de Estados Unidos de dirigir su estrategia de sanciones al proyecto de política industrial de China.

– El efecto directo de primer orden de los aranceles propuestos no parece cambiar materialmente el contexto macroeconómico de las dos economías más grandes del mundo, sino que aumentará marginalmente la inflación de los precios al consumidor y pesará un poco sobre el crecimiento de la productividad estadounidense ya lento.

– Una creciente situación de ojo por ojo agrega más riesgo a las perspectivas económicas, y será algo de lo que se tendrá cuidado durante los próximos meses.

– Los efectos de segundo orden son aún más preocupantes, ya que no está claro cómo reaccionarían las industrias que dependen de insumos intermedios de los bienes importados.

– Si una guerra comercial entre EU y China deteriora la confianza de las empresas ante los temores de una guerra comercial global, posibles cadenas de suministro interrumpidas o interrumpidas probablemente signifiquen una menor eficiencia de producción, mayores costos y pérdida de competencia, así como una menor necesidad de contratar trabajadores.

Máquinas chinas y soya de EU

La diferente magnitud a la que los aranceles propuestos podrían afectar las exportaciones de China a EU, que fueron de 505 mmd en 2017 y las exportaciones estadounidenses a China, que fueron de 130 mmd en 2017.

Como se mencionó anteriormente, 10 por ciento de China a EU exportaciones y 38 por ciento de las exportaciones de EU a China.

Las tarifas de los Estados Unidos se centran en productos que la administración de Trump considera importantes para la política industrial de China, en particular los que contribuyen a la iniciativa “Made in China 2025”.

En esta iniciativa, el gobierno chino identificó 10 sectores estratégicos que pretende fortalecer, a saber:

  • Tecnología de la información de última generación
  • Maquinaria de control numérico de alta gama y robótica
  • Equipos aeroespaciales y de aviación
  • Equipos de ingeniería marítima y fabricación de embarcaciones marítimas de alta tecnología
  • Equipo ferroviario avanzado
  • Vehículos de ahorro de energía y nueva energía
  • Equipo eléctrico
  • Nuevos materiales
  • Biomedicina y dispositivos médicos de alto rendimiento
  • Maquinaria y equipo agrícola

La lista de EU revisada se centra más en las industrias de alta tecnología y está más en línea con el objetivo de la Sección 301 de la administración de proteger la tecnología y la propiedad intelectual de los EU.

La investigación realizada por Panjiva muestra que de las 284 nuevas líneas arancelarias propuestas, las líneas más grandes por valor son los semiconductores, incluidos los procesadores y los chips de memoria.

El análisis de Panjiva también muestra que 515 productos de la lista original ahora no estarán sujetos a ningún tipo de aranceles, el más grande es el de los televisores de pantalla plana, para minimizar el impacto en el consumidor.

Mientras tanto, el primer conjunto de aranceles de China está sesgado hacia productos agrícolas y automóviles.

Esta estrategia podría tener un efecto significativo en el sector agrícola de EU porque China es el destino más grande para las exportaciones agrícolas estadounidenses.

El segundo conjunto de bienes que estaría sujeto a aranceles chinos está dominado por productos de energía y cuidado de la salud.

Efectos a corto plazo en la mayoría
de los sectores que pueden silenciarse

Si bien los efectos a corto plazo en el crédito corporativo probablemente sean mínimos, ciertos sectores verán algún impacto.

Aeronáutica y defensa

China retiró las aeronaves de su lista de exportaciones de los Estados Unidos sujetas a aranceles, lo que no es sorprendente dado que Airbus no puede expandir la producción de manera realista lo suficientemente rápido como para reemplazar las entregas de Boeing programadas.

Sin embargo, Boeing podría estar en desventaja en futuras competiciones para vender aviones adicionales a las aerolíneas chinas.

Productos agrícolas

Si bien la acción de represalia de China a través de los aranceles de la soja afectaría significativamente al sector agrícola de EU, podría perjudicar a los agricultores más que a compañías agrícolas calificadas como Archer Daniels Midland Co., Bunge Ltd. y Cargill Inc.

Automotriz

Para los fabricantes de automóviles de EU, suponemos un impacto directo limitado en la calidad crediticia debido a las tarifas.

Creemos que las importaciones chinas de vehículos actualmente representan una proporción insignificante para General Motors y Ford, y que es poco probable que cambie en el futuro previsible (pero a más largo plazo, el volumen de vehículos eléctricos chinos podría ser más significativo).

También vemos poco impacto en nuestra cartera de créditos automotrices chinos, ya que hay actividades de importación y exportación limitadas entre China y EU en el sector automotriz y la mayoría de los automóviles y autopartes se ensamblan a nivel local.

Materiales de construcción

En el sector de materiales de construcción de EU, aproximadamente 20 por ciento de las empresas dependen de las importaciones chinas, mientras que dos o tres pueden confiar en ellas aún más.

Bienes de capital

Las empresas de bienes de capital de Estados Unidos tienen una exposición modesta a las importaciones y la inversión de China.

Productos químicos

Una disputa comercial con China es al menos una modesta negativa para los grandes proyectos petroquímicos en la costa del Golfo de Estados Unidos, y para el sector en general, dado que China es el mayor mercado de productos químicos en el mundo.

Productos de consumo

Las empresas de productos de consumo de China y Hong Kong se encuentran entre las más vulnerables a cualquier aumento de las barreras comerciales de EU.

Algunas empresas dependen de las exportaciones de EU, para un 10 por ciento significan 30 por ciento de los ingresos.

Infraestructura

Las preocupaciones sobre el crédito podrían aumentar si se materializa una prolongada guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

En este escenario, los volúmenes comerciales podrían disminuir, perjudicando los ingresos portuarios y, finalmente, la calidad crediticia.

Se estima que 50 mmd en aranceles que Estados Unidos está amenazando a China, y la lista de productos básicos a los que apuntaría en represalia, afectaría aproximadamente a 6.6 por ciento del comercio total de contenedores de EU con China.

Cuando se considera la combinación de los aranceles de Estados Unidos sobre las importaciones de acero y aluminio, junto con los aranceles de importación chinos de carne de cerdo, fruta y otros productos, el impacto aumenta a 1.1 millones de toneladas o 7.8 por ciento del comercio total de contenedores EU.

Ocio

La industria del juguete de EU se vería sustancialmente afectada por los nuevos aranceles, ya que la mayoría de los juguetes se fabrican en China.

Medios de comunicación

Para la industria de medios de EU el impacto no proviene de las importaciones chinas, sino del acceso de EU al mercado chino.

Metales y minería

Creemos que podría haber un impacto indirecto moderado en los metales y el sector minero de China si existen restricciones a las exportaciones del país a los EU debido a la menor demanda de materias primas.

El petróleo y el gas de Midstream Energy

Es poco probable que las nuevas tarifas tengan un gran efecto en las compañías de petróleo y gas de midstream de Estados Unidos.

Ventas al por menor

El sector minorista de EU tiene una exposición de la cadena de suministro material a las importaciones minoristas blandos y duros de China.

Continuaremos monitoreando la implementación de cualquier tarifa específica en productos terminados al por menor.

Creemos que los mayores costos de los insumos provenientes de las tarifas, si ocurrieran, presionarían los márgenes minoristas, a falta de un costo total más elevado.

Para el sector minorista de Asia-Pacífico, el impacto directo de las tarifas inminentes de EUes insignificante.

Tecnología

Los semiconductores, que anteriormente estaban excluidos de la lista de aranceles de EU, ahora están en la lista del 15 de junio de los aranceles aprobados para los productos chinos.

Mientras tanto, los televisores de pantalla plana y las piezas de las impresoras, que figuraban en la lista anterior de productos sujetos a aranceles, ahora se han excluido, principalmente para evitar un impacto negativo en los consumidores de EU.

Creemos que si el presidente Trump y los representantes comerciales de EU apuntan a más componentes semiconductores, aumentarán los costos de insumos para las empresas tecnológicas estadounidenses y, en consecuencia, los precios finales para los consumidores globales, ya que no hay alternativas inmediatas a las capacidades de fabricación y ensamblaje de semiconductores en China.

Más importante aún, creemos que la decisión desalienta a las empresas estadounidenses a tener operaciones (de fabricación) en China.

También prestamos mucha atención a la decisión del presidente Trump de imponer restricciones de inversión y controles de exportación mejorados para las empresas chinas relacionadas con la adquisición de tecnología de importancia industrial, para lo cual esperamos que las medidas estén disponibles el 30 de junio de 2018 y se implementen poco después.

También estamos vigilando de cerca las acciones de Pekín, que podrían incluir retrasar o rechazar aplicaciones para grandes fusiones y adquisiciones que involucran entidades de EU o incluso boicotear potencialmente los bienes de consumo estadounidenses o los productos de hardware y software de tecnología suministrados por firmas de EU.

Telecomunicaciones

No esperamos que las calificaciones afecten a los operadores de telecomunicaciones de Estados Unidos, China y otros países de Asia y el Pacífico con respecto a los aranceles propuestos, dada la naturaleza relativamente inelástica y orientada al consumo interno de la industria de las telecomunicaciones.

Transporte

La reducción del comercio entre EU y China reduciría el tráfico para las compañías de transporte de mercancías y las líneas aéreas de pasajeros de EU, aunque no esperamos que el efecto sea sustancial.

Infraestructura de transporte

Para los puertos de EU y Asia-Pacífico, creemos que la mayoría de los efectos directos de las tarifas anunciadas serán limitados.

El comercio de EU con Asia aumentó 3.8 por ciento en el primer trimestre, y la importación más que se duplicó a 8.9 por ciento a 3.9 millones de toneladas.

Utilidades

Para los servicios públicos de EU, los aranceles potenciales en la maquinaria industrial no se verían afectados significativamente.

La industria de los servicios públicos importa mucho más de Japón y Corea, aunque las empresas chinas sí proporcionan componentes como intercambiadores de calor, condensadores de aire y generadores de vapor.

Nuestro escenario base tiene un impacto de clasificación limitado, pero no tiene en cuenta una guerra comercial si la disputa comercial estallara, tendríamos que volver a analizar el impacto en los sectores industriales no solo para ambos países, sino también para otros.

Más de guerra comercial

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here