Kloud Camp 2012Competitividad, ahorro y flexibilidad son algunas de las características que definen el paradigma de cloud computing. De acuerdo con expertos en internet, la tendencia a ofrecer servicios a través del cloud va en incremento; en América Latina se experimentó un crecimiento del 26.4 por ciento anual en adopción del cloud para los servicios digitales. La ejecución de servicios en la nube, como también se le conoce, representaría ahorros millonarios en trámites gubernamentales: el gobierno de Canadá ahorró 200 millones de dólares anuales al ofrecer servicios a través del cloud.

El cloud computing, conocido también como servicios de internet en la nube, es un nuevo paradigma que, al concentrar grandes cantidades de información sin necesidad de requerir almacenaje en los equipos de cómputo o móviles, empieza a ser atractivo para más mercados. Áreas como salud, educación, gobierno y tecnología han empezado la transición hacia este nuevo modelo. A decir de José Fonseca, vicepresidente corporativo de KIO Networks (empresa de soluciones cloud), este modelo de negocio “es una revolución social en un mundo absolutamente conectado”.

De acuerdo con datos del Cloud Industry Forum 2012, la adopción del cloud representa ciertas ventajas competitivas frente a la manera convencional de provisión de servicios en internet. Según el vicepresidente de KIO Networks, el cloud representa 46 por ciento más de flexibilidad, 17 por ciento de ahorro en costos, ocho por ciento más capacidad de oferta de servicios y 14 por ciento de costo de adopción de esta tecnología comparado con otras. Además, asegura que el cloud es una tecnología que se debe adoptar más por competitividad que por ahorro, sin olvidar que a la larga, la competitividad generará mayores ganancias en el mediano y largo plazo.

Los básicos del cloud

La velocidad a la que se genera información aumenta exponencialmente. En el año 2000 se generaron 2 exabytes de nueva información en internet, mientras que sólo en 2011 se generaron 5 exabytes de información al día (1 exabyte equivale a 1018 bytes). Este incremento en la generación de datos es uno de los motivos por los cuales la industria de las tecnologías de la información ha optado por migrar hacia nuevos formatos que le permitan almacenar, manipular e intercambiar mayores volúmenes de información y con mayor facilidad. El cloud computing es ahora la alternativa que, según expertos, permite ofrecer una cartera de servicios más diversificada sin la necesidad de que el usuario final almacene información innecesaria.

Richard Villars, vicepresidente de tecnologías de la información y cloud de IDC Corporate, afirmó durante el Kloud Camp 2012 (foro especializado en tecnologías cloud celebrado el pasado mes de septiembre en la Ciudad de México), que internet ha mostrado una tendencia a generar comunidades. Por ello, el cloud es un esquema que se adapta a esta necesidad de intercomunicación pues: permite mudar del trabajo individual al trabajo en comunidades y equipos; permite interconectar ecosistemas; y favorece un crecimiento exponencial de las redes de trabajo. Todo está interconectado con todo, y el cloud favorece que los servicios de internet y aplicaciones puedan estar disponibles en dispositivos móviles, pues el almacenamiento y gestión de ellos se hace en el aire, se hace, en el cloud.

Según el vicepresidente de IDC Corporate, el 25 por ciento de las compañías estadunidenses tienen un portafolio virtual de servicios; esto les permite una oferta más diversificada sin mayor inversión. Pues por las características de este sistema se evita la construcción de grandes centros de almacenamiento de datos; se cuenta con una mayor eficiencia en la provisión de servicios; es útil para el almacenamiento temporal o provisional de información; y también lo es para el almacenamiento de grandes cantidades de datos por periodos prolongados de tiempo a manera de respaldo. Richard Villars define los beneficios del cloud a través de cuatro “v”: volumen, velocidad, variedad y valor.

Debido a estas características, la transición de los sistemas convencionales hacia el cloud ha ido en aumento. El vicepresidente de KIO Networks, José Fonseca, asegura que el crecimiento en adopción está transformando la manera de hacer negocios. Hasta ahora Latinoamérica ha crecido 26.4 por ciento en adopción del sistema cloud; el Norte de Estados Unidos, 19.1 por ciento; Canadá, 19.9 por ciento; India e Indonesia, 31.8 por ciento; China, 30 por ciento; y Europa, 11.8 por ciento, cita Fonseca.

Las promesas del cloud

Aun cuando ha ido en aumento, “el cloud está en la infancia”, asegura José Fonseca, pues actualmente no hay más de 110 billones de dólares involucrados en soluciones o servicios en la nube. “Todavía la enorme inmensidad de las tecnologías de la información que se consumen en el mundo son tecnologías que no han migrado al cloud”. De acuerdo con estimaciones de KIO Networks, sería hasta 2020 cuando los servicios en la nube podrían captar el 14 por ciento del gasto en tecnología a nivel mundial.

Los expertos en tecnologías de la información reunidos en el Kloud Camp 2012 coinciden en que la adopción del cloud empieza desde la base. Es decir, las industrias que han empezado a migrar hacia este esquema de almacenamiento y negocio lo han hecho primero desde su infraestructura y desde sus sistemas de operación internos, y posteriormente han mudado sus servicios al cliente al cloud. Para Sergio Rosenberg, director general de KIO Networks, esta tendencia ha convertido a técnicos y desarrolladores en los elementos clave para tomar decisiones. De esta forma, ellos conocen con exactitud los problemas a los que se enfrenta el usuario y pueden ofrecer servicios más detallados, accesibles y fáciles de entender. Esto gracias a la experiencia de los operadores y no de los directivos.

 

Industria de la Nube

 

Sin embargo, el cloud, que ha empezado a permear sectores como el de la salud, educación, tecnología y otros, también ha sido una herramienta exitosa a nivel gubernamental. A través del cloud, Canadá logró la reducción de más de 1 mil formatos, acción que le permitió un ahorro de 200 millones de dólares anuales.

El gobierno de Estados Unidos, al migrar algunos de sus servicios al cloud encontró que el 26 por ciento de los servidores de internet que mantenía encendidos se encontraban ociosos. Esta migración trajo consigo un ahorro de 4 a 6 billones de dólares anuales.

José Fonseca, en entrevista con Fortuna, asegura que “la adopción del cloud a nivel federal, estatal y local mejora servicios y ahorra dinero”. En el caso particular de México se ha visto una tendencia a deshacerse de activos y comprar servicios […] Pero nos falta mucho desarrollo de aplicaciones, plataformas y colaboración intersecretarial”.

Continúa: “México tiene un nivel intelectual no explotado muy alto, lo que pasa es que se desperdicia en la ociosidad y en las declaraciones políticas que a nadie le sirven. [En declaraciones que] no tienen trascendencia, no sirven para nada. Lo que un ciudadano quiere es que la gestión gubernamental se parezca. No que si me cambio [de lugar] es casi como si me cambiara de cerebro”, señala José Fonseca. Pues a su parecer una de las áreas de oportunidad del gobierno mexicano es la homologación de servicios, sobre todo en las finanzas públicas. Si se migrara hacia el cloud en este sector del gobierno habría ahorros importantes, asegura.

Para los expertos en este paradigma de almacenamiento de información y provisión de servicios digitales, el cloud favorece la interconectividad, la entrega de servicios bajo demanda, mayor flexibilidad, velocidad en los servicios de internet, y ahorro. Sin embargo, aún para ellos es difícil explicar qué protocolos de seguridad adoptar para proteger datos personales y propiedad intelectual. Pues la interconectividad favorece que un solo dato pueda ser tratado en varios países a la vez. Por ahora, la legislación vigente en el país del proveedor de servicios sería la ley garante. Además de explorar la alternativa de incluir cláusulas particulares para cada país en los contratos de adhesión. Sin embargo, éste es un tema aún no resuelto.

José Fonseca, de KIO Networks, afirma que actualmente los servicios digitales muestran una tendencia a secuestrar al cliente y mantenerlo bajo una determinada plataforma. Pero “las fuerzas del mercado impulsan a que se democraticen los servicios. Y que incluso la industria del software se transforme al moverse hacia el cloud y así tener un esquema de más recompensa por el uso de sus servicios más que por el uso de licencias como se hacía en el pasado”. El cloud es revolución, asegura Fonseca. Sin embargo, los resultados y ahorros que podría representar para México, al menos a nivel gubernamental, aún no se han hecho evidentes. La transición en México hacia estas nuevas tecnologías aún es incipiente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here