Desde mi punto de vista cuando un emprendedor falla, tiene que ver con la educación y la actitud. En la escuela nos enseñaron a que para tener éxito se requiere no fallar, es decir, que mientras no cometas errores las cosas irán muy bien y lograrás pasar el examen o el grado, sin embargo cuando se trata de manejar un negocio o de emprender uno solo es justamente lo contrario, entre más falles mayor aprendizaje y más rápido podrás canalizar esa información para el bienestar de la compañía y de tus colaboradores, sin embargo es tanta la presión que normalmente las personas se abruman y tiran la toalla.

Hay que recordar que la única forma de fallar es fallar en participar, en no darse por vencido antes de tiempo; se trata de canalizar la experiencia, comprendiendo que la experiencia es algo que obtendrás aun muy a tu pesar, quieras o no quieras hacerlo, la cuestión es ¿qué harás con esa experiencia?, ¿cómo reaccionarás ante las adversidades?, y ¿cómo canalizarás esos esfuerzos para realmente considerarlos un aprendizaje?

Recuerda que la principal razón por la que un negocio fracasa se debe a quién lo maneja, no a la economía o a aspectos externos como solemos normalmente excusarnos para justificar nuestra falta de éxito y aprendizaje, como los empleados, o la industria tan competida.

Cuando el dueño de negocio deja de aprender, el negocio deja de crecer, así que apliquemos una de las máximas de Jim Rohn, “no desees que tu vida sea más fácil, desea ser mejor tú”, prepárate todos los días, recuerda que el éxito no se obtiene de la noche a la mañana, y que un negocio como lo entiendo es un “deporte intelectual rentable que funciona sin ti”.

Sólo pregúntate, ¿qué es lo que debo aprender para que mi negocio sea más exitoso y genere mayores utilidades?, probablemente encuentres una respuesta múltiple, donde habrá que aprender de recursos humanos, sobre liderazgo, sobre reclutamiento, sobre mercadotecnia, sobre administración y finanzas, sobre ventas.

Por ejemplo, entonces sólo prioriza y ponte en acción; recuerda que un dueño de empresa es un generalista, no un especialista. Rodéate de gente capaz en cada una de las áreas, pero aprende antes, para poder dirigirlos y saber de que te están hablando. No te excuses diciendo que no tienes dinero para contratarlos, ya que recuerda que dinero es sólo una idea soportada por la confianza y la acción; un empleado se debe pagar por si mismo máximo en tres meses, si es porque está en el área comercial entonces generará su propio ingreso, y si es de un área administrativa entonces te dará el tiempo para tú generar mayor negocio. Mira a tu alrededor, fíjate y sincérate con tus miedos, y entonces enfréntalos, para que crezcas, crezca tu organización y salgas adelante.

El conocimiento es infinito, así que responde a la pregunta ¿qué es algo que si yo aporto muy, muy bien, lograría duplicar el ingreso de mi compañía? Trabaja en ello, rompe los paradigmas y ponte en acción inmediata, aprende y estudia sin dejar de avanzar; recuerda que el conocimiento más caro que puedes tener es la ignorancia, prepárate y si puedes tener el acceso a un coach de negocios que te mantenga enfocado, que te dé las técnicas y te exija para que avances mucho más rápido, adelante, no esperes más, busca uno reconocido con experiencia y casos de éxito en su haber, alguien con quien te identifiques, puedas confiar, y que sea un comprensivo, pero exigente, amigo que te exija a ir más allá.

Por último cuando estés frente a un prospecto, sólo recuerda que lo más importante no es vender por vender y hacerte millonario obteniendo el dinero de la persona que está frente a ti, lo más importante es ayudar a esa persona a que sea más exitosa, a que cumpla su objetivo; ayúdala a verse mejor, a obtener un puesto mejor, por ejemplo. Enfócate en ayudar y el dinero vendrá como consecuencia de forma automática, ve siempre más allá, da siempre un extra para con todos quienes te rodean y verás que un ejército de personas traerá para ti lo que tú anhelas en tu empresa y en tu vida. Vender es ayudar profesionalmente a un prospecto calificado a tomar la mejor decisión de compra.

*Coach J. Arturo Chávez Rueda.

arturochavez@bcfmexico.com

www.bcfmexico.com

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here