Por: Gonzalo J. Suárez Prado.
http://gjsuap.com –  gjsuap@gmail.com

Gonzalo J. Suarez P.
Gonzalo J. Suarez P.

Tras la salida y reentrada de Carmen Arsitegui a los noticiarios de MVS Radio, supuestamente censurada, el referente obligado era José Gutiérrez Vivó, creador del noticiero radial de larga duración en el mercado mexicano, y “víctima” de la censura del Presidente Vicente Fox. Analicemos aciertos y errores de “Don José”.

I. El Ascenso

José Gutiérrez Vivó fue el introductor del formato de noticiero radial de larga duración, y por casi dos décadas tuvo el noticiero en radio más importante en la ciudad. Su gran boom arrancó cuando en 1979, ante la fuga de petróleo del pozo Iztoc I, PEMEX le pide mostrar que no es tan grave. Hace un reportaje “ciudadano” con doce personas del público que lo acompañaron al campo, señala aciertos y errores. Y allí despega su credibilidad.

Ese ascenso va unido a: pluralidad política, poco común entonces; objetividad periodística; y una muy sólida empresa que podía apoyarlo monetariamente en caso de intentos de boicot publicitarios, Radio Programas de México, de la familia Serna (a la venta de RPM compraron Grupo Editorial Expansión, y a su vez lo vendieron tras algunos años totalmente a Time Inc, asociada a CNN) .
II. La consolidación.

“Don José” alcanzó la plenitud como conductor de noticias de radio en la primera mitad de los años noventa. Llegó a ostentar hasta el 50% de la audiencia total efectiva en noticieros de radio para esa hora en el Valle de México.

Incorporó a su noticiero las “conferencias matutinas”, en que personajes como Miguel Ángel Cornejo o Ikram Antaki hablaban con el público una hora prácticamente sin interrupciones. Era un programa de revista con nivel sobre filosofía, deberes y obligaciones ciudadanas.

Otro experimento eran sus reportajes internacionales: hacía sus programas “Monitor desde…” y transmitía, en directo, de diferentes países del mundo. Fue el primer periodista mexicano en transmitir en vivo desde la Foro Económico de Davos y desde Singapur, Vietnam y China.

Por supuesto, la Red Vial fue otra de sus novedades: desde helicópteros y con motociclistas reportaba la situación vial de la capital. A pesar del alto costo de la producción, podría cubrirlas con publicidad por su gran audiencia.

III. El empresario

En 1994, Clemente Serna vende RPM a Grupo Radio Centro. Don José crea “InfoRed”, una casa productora. En el acuerdo de venta se dijo que proporcionaría servicios de noticiarios e informativos por dieciséis años a Radio Centro. Se ofrecía a Don José libertad editorial completa. En 2000 se concreta una parte del contrato, cuando se hace dueño de dos estaciones de radio en amplitud modulada. En 2003 compra el periódico El Heraldo de México y cambia el nombre a Diario Monitor. Y empiezan sus problemas.

IV. Los errores.

El error más importante, considerar que podía vender publicidad abundante Y mantener libertad editorial al mismo tiempo; ser empresario y director editorial simultáneamente. No fue el único:

  1. Consideró que la libertad editorial incluía poner al aire productos sin consultar al cliente. Creó la “Red Deportiva”, con José Ramón Fernandez, sin considerar que Radio Centro tenía cobertura deportiva.
  2. Trató de asociar contenidos de Diario Monitor y de la estación de radio.
  3. Consideró que el auditorio era intercambiable. Por ejemplo, el Heraldo era de derecha. Diario Monitor, de centro izquierda. Los viejos suscriptores se fueron, los nuevos no llegaron y sus ventas bajaron. Pasó de 60,000 ejemplares diarios de El Heraldo a 15,000 de lunes a viernes para Diario Monitor.
  4. Creyó que Grupo Radio Centro estaba dispuesto a negociar a la par con él. Sí, ganó el arbitraje, pero casi diez años después sigue sin poder ejecutar la sentencia.
  5. Buscó socios sin cláusula de confidencialidad. En una reunión con Grupo Imagen enseñó un análisis FODA (Fortalezas-Oportunidades-Debilidades-Amenazas). Con esos datos, Imagen sacó Reporte 98.5, enfocada en la capital y con conductores diferentes cada dos horas, e Imagen con un alcance nacional y conductores de renombre.

V. El úlitmo error.

El error empresarial que lo quebró fue la unión de varios pequeños errores no atendidos:

  1. Perdía dinero con Diario Monitor.
  2. Dedicaba tiempo al aire quejándose de su caso concreto. Cada vez que lo hacía, caía su audiencia y no sumaba nada.
  3. No pagó. Suspendió pagos a Hacienda y al IMSS, creyendo que siendo figura mediática no podrían embargarlo; la sorpresa fue mayúscula.
  4. Cubrió por horas completas las asambleas informativas de AMLO sin cortes. El problema no fue dar espacio a un opositor del régimen, sino que pasar una hora sin cortes comerciales, y luego bloques de 20 minutos continuos, te deja sin anunciantes.

Para mí, el error fatal es incumplir la pauta publicitaria y tratar de equilibrar roles de conductor y empresario es tan complicado que en alguno se queda mal o pierdes todo.

17 Comentarios

  1. Muy interesante. Se sabía vender mucho como “líder de opinión”, pero no supo ser empresario. ¿Sabes cuál fue el objeto del arbitraje?

  2. amigo escribes mal, no alcanzas a definir tu posición y tienes una redacción de niño de kinder, que pretendias comentar en tu seudoarticulo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here