Expertos en el manejo del dinero han puesto a funcionar sus modelos para generar pronósticos, pero ahora los colocan a las órdenes de la Copa Mundial de Futbol. Los aciertos que alcancen en el terreno deportivo nos hablarán de su grado de confiabilidad financiera.

El balón jabolani empezó a rodar en las áreas de investigación de importantes corredurías internacionales mucho antes de que lo hiciera este 11 de junio en canchas sudafricanas. Al menos cuatro grandes bancos de inversión lo pusieron en marcha cual bola de cristal al hacer sus predicciones a la par que los momios de las casas de apuesta y en línea mostraban las preferencias de quienes están dispuestos a poner de por medio unos euros, dólares y cualquier otra divisa aceptada.

Mientras los equipos aún definen estrategias y afinan sus armas deportivas, Goldman Sachs anticipa un triunfo de Brasil, en tanto que el banco holandés ABN AMRO asegura que Alemania saldrá victoriosa en el primer torneo celebrado en África. El consorcio financiero suizo UBS lamenta no inclinarse por España e Inglaterra, pero su oráculo tiene sólidos elementos para anticiparle que los amazónicos darán vigencia a al postulado de “América para los americanos, y el campo neutral también”. Sin quedarse atrás en argumentos, JP Morgan confía en que Inglaterra levantará por segunda ocasión en su historia la Copa Mundial.

Las bolas de cristal han estado activas con miles de fórmulas y series estadísticas de toda índole, incorporadas a modelos que han corrido hasta lograr la nube interior que les ofrece las anheladas respuestas.

Más pragmáticos, los apostadores profesionales y ocasionales han dejado el testimonio de sus preferencias, aficiones y corazonadas en una treintena de portales en línea, donde los momios no tienen dudas, por el contrario, la unanimidad es sorprendente: España.

El pronóstico de JP Morgan

El instrumento de predicción de JP Morgan tiene la película completa desde el partido inicial que tendría que haber ganado México a Sudáfrica, hasta una final en la que Inglaterra se corona al vencer en serie de penaltis a España.

Brasil se quedó en cuartos de final derrotado por la Naranja Mecánica 2010, mientras que Argentina, en la misma fase, es eliminada por Eslovenia; ambos en series de penales. México nuevamente queda en el camino frente al cuadro de Maradona y se posterga cuatro años más la ilusión de jugar un quinto partido.

Italia, otro de los grandes y eternos favoritos, también se queda en cuartos de final a manos del poderoso ataque español, el 3 de julio. Mismo que cuatro días después dará cuenta de los eslovenos.

Inglaterra rompe con el estigma de haber salido derrotado en las tres oportunidades que ha tenido en copas del mundo de resolver desde los 11 metros, al vencer a una crecida Holanda, que por demás se habrá consolidado como la “eterna promesa” al haberse quedado en la raya, tras jugar su tercera final de campeonato del mundo.

Si bien reconoce JP Morgan que Brasil es el equipo más fuerte del torneo, el calendario y la forma en que evalúa la capacidad de resolver las series de penaltis lo hacen abandonar Sudáfrica muy pronto. Eso se debe a que ha introducido una innovación a su bola de cristal, que le permite medir la capacidad tanto de anotar los tiros penales, como la del portero de evitarlos.

Goldman Sachs luce virtudes adivinatorias

La legendaria correduría estadounidense Goldman Sachs se anima a pronosticar a Brasil como campeón del torneo, con apoyo de una amplia encuesta y presenta además al “dream team” en el cual no hay ninguna nueva figura en la constelación, pero trae tres brasileños e igual número de ingleses, acompañados de un argentino (Messi), un español (Xavi) y un portugués (Cristiano Ronaldo).

Su modelo cuenta fundamentalmente de un par de gurús, en primer término el ranking de la FIFA, y a Elo Ratings, que en ambos casos tienen a Brasil como el equipo enfilado a obtener por sexta vez el campeonato. Para los seleccionados africanos jugar en territorio propio no representa una ventaja, ya que Goldman Sachs los deja fuera en la primera ronda y sólo pone un asterisco en el caso del local. Todo lo demás lo coloca entre las sorpresas, que no han sido poco frecuentes en la historia de los mundiales.

Como remate, la bola de cristal de Goldman Sachs ofrece las pautas para conocer cuál sería la sede del mundial de 2018, una vez que se ha designado a Brasil para el evento de 2014. Se inclina por Inglaterra, por encima de las candidaturas conjuntas de España-Portugal y Holanda-Bélgica. Para empezar, pospone para 2024 una sede asiática y estima que la rentabilidad potencial para la FIFA es el factor que influirá en la designación, donde el Reino Unido tiene más que ofrecer.

UBS: el dinero compra estrellas, pero no un reino

El banco con sede en Zurich, UBS, tiene su propia bola de cristal que, a diferencia de sus pares en la tarea del pronóstico futbolero, acepta que su modelo no incluye elementos de análisis de carácter socioeconómico, ya que en su experiencia “se ha demostrado que no tienen poder explicativo cuando se trata de anticipar el comportamiento de un equipo específico.” Sin embargo mantiene tres factores: resultados anteriores, acogida por parte del país sede y un análisis cuantitativo de la fortaleza de cada equipo en los tres meses previos a la contienda.

No deja espacio para muchas sorpresas. Tiene a los 20 potenciales clasificados a la segunda ronda, encabezada por el local con más probabilidades incluso que Brasil. En el mismo grupo México le sigue con 52%, Francia alcanza 49%, mientras que Uruguay sólo tiene 42%. Del Grupo B, Argentina y Corea del Sur avanzarían. En el Grupo C, sólo da oportunidad a Inglaterra y a Estados Unidos. Del Grupo D, Alemania, Serbia y Australia. Del Grupo E, Holanda y Dinamarca. Del Grupo F, Italia y Paraguay. Del Grupo G, Brasil y Portugal; y del Grupo H, España, Chile y Suiza.

Los pronósticos de UBS operan bajo la premisa de que hay dinero para comprar a Cristiano Ronaldo, pero no para adquirir un campeonato del mundo. Así los representativos de las ligas más poderosas en términos económicos, como son la española y la inglesa, sólo alcanzan 4% por ciento de las probabilidades de triunfo, mientras que Brasil tiene 22%, Alemania 18%, Italia 13%, Holanda 8%, Francia 6% y Argentina 5%.

ABN AMRO, la reactivación mundial en juego

Los desequilibrios externos, el nivel del PIB per cápita, los indicadores de pobreza, son algunos de los elementos que toma en cuenta para cada una de las naciones representadas en Sudáfrica, que permitieron a ABN AMRO llegar a su pronóstico en la edición 2010 de su publicación Soccernomics.

Sobre lo acertado de su modelo recuerda que cualquier “googleada” que se haga para encontrar la relación entre política y deportes, responderá a la inquietud. Además de que la eficacia de la frase del poeta romano Juvenal -“pan y circo”- a lo largo de la historia, está más que demostrada. La relación entre economía y deportes, de manera especial futbol, es motivo de muchos ejemplos en las últimas décadas.

De ahí que al menos el campeón del mundo asegure para su país un 0.7% adicional al PIB, mientras que para el subcampeón causa una pérdida de 0.3%, asegura el banco holandés.

“No estamos fantaseando: Alemania tiene que ganar. Una victoria alemana asegura reducir el relativamente grande superávit externo alemán. Es lo mejor para la estabilidad de la economía mundial. Corregirla después de la crisis del crédito internacional, es una gran necesidad.”

A las consideraciones políticas ABN agrega las que emergen del negocio del futbol, en donde la rentabilidad de la liga alemana es muy superior a la sobrevaloración en que han incurrido las ligas inglesa y española, en las cuales los resultados no se equiparan a las inmensas inversiones realizadas.

Las apuestas se cargan con “La Furia Roja

Los que arriesgan su dinero tienen la palabra. El mundial de futbol está presente en al menos 30 casas de apuestas en línea y los momios son claros para la primera ronda. Se van alineando con una simultaneidad digna del mejor ballet. España se encuentra ligeramente por encima de Brasil para ganar el campeonato.

Con Vicente del Bosque al frente, el seleccionado ibérico ha ganado de manera contundente su sitio en la Copa del Mundo, siguiendo a un desempeño brillante en la Copa Europea de Naciones. Pero no menos llamativo es el trayecto que ha seguido Dunga con el equipo brasileño en la Copa América y en la Confederaciones, además de que tras un inicio con dudas logró la calificación regional a tambor batiente.

Un par de seleccionados que por un descalabro impuesto por Estados Unidos, evitó la confrontación directa en la copa Confederaciones del 2009. Esas son las que ahora tienen la mayor simpatía de quienes ponen sus monedas de por medio.

Los apostadores han decidido a los líderes de cada grupo, donde no parecen tener ninguna duda: Francia, Argentina, Inglaterra, Alemania, Holanda, Italia, Brasil y España.

Relevante es que hay dos grupos que los propios apostadores consideran muy cerrados. El grupo A, en el cual México y Uruguay disputan el segundo puesto con márgenes muy estrechos a favor del Tri y el otro es el E, donde Dinamarca y Camerún se hallan en un virtual empate.

De ser así, la Copa Mundial de Futbol en su evento número 18 se puede convertir en la puerta de acceso para  engrosar la reducida lista de siete países triunfadores. Pese a ser el número dos de acuerdo con la clasificación de FIFA, detrás de Brasil, único que ha ganado en cinco oportunidades el máximo torneo, mientras España se uniría a Francia e Inglaterra, quienes tienen un campeonato.

Italia y Alemania forman parte destacada del selecto grupo con tres conquistas y lo completan Uruguay y Argentina que lo han ganado en dos ocasiones cada uno.