Mercados financieros anticipan alzas de tasa más pronunciadas en 2022

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 53 segundos

A mediados de marzo, las autoridades de la Reserva Federal subieron las tasas de interés por primera vez desde 2018 y publicaron proyecciones que señalan una postura mucho más agresiva, apuntando hacia una inflación demasiado alta.

Información de la agencia Reuters indica que desde que emergieron del período de silencio entre reuniones, los comentarios públicos de los funcionarios han tomado un tono aún más fuerte. Los pronósticos de hace dos semanas, con la mediana de la tasa apuntando a un aumento de alrededor del 1.9% para finales de este año, parece una sombra moderada de lo que podría ser ahora.

El cambio palpable en las actitudes de los integrantes del banco central de Estados Unidos (FED, por sus siglas en inglés) en la última semana y media puede resultar muy importante para la forma en que se desarrolla en el resto del año la formulación de política monetaria de la economía más grande del mundo.

Los operadores de futuros ahora valoran que tras el alza de un cuarto de punto de la tasa de interés el 16 de marzo seguirán aumentos mayores de medio punto en mayo y en junio, y para fin de año, elevarán la tasa de política monetaria al rango de entre 2.50% a 2.75 por ciento.

Los economistas también están marcando sus puntos de vista.

“Esperamos que la Fed utilice la popularidad de la lucha contra la inflación entre el público y los políticos para anticipar las alzas de tasas”, escribió Steve Englander, de Standard Chartered Bank.  “La falta de resistencia incluso de los participantes del FOMC relativamente moderados apunta a un consenso del FOMC”.

El presidente de la FED de Mineápolis, Neel Kashkari, es un buen ejemplo. Hace solo seis meses, creía que no habría necesidad de subir tasas en este año debido a que la inflación disminuiría por sí sola: una Pandemia en retroceso traería a más trabajadores de vuelta al mercado laboral, aliviando las presiones salariales, en tanto que las cadenas de suministro mejorarían, permitiendo a los productores satisfacer la demanda.

Desde entonces, Kashkari abandonó esas esperanzas, al menos en el corto plazo, y, aunque advirtió la semana pasada que no se “exagere” con las alzas de tasas, ahora quiere que suban otros 1.5 puntos porcentuales hacia fin de año, en línea con la mediana de hace dos semanas, para alcanzar 1.75 por ciento.

A su vez, el jefe de la FED de Chicago, Charles Evans, y la de la FED de San Francisco, Mary Daly, quienes con Kashkari, la gobernadora Lael Brainard, y el presidente de la FED de Nueva York, John Williams, habían anclado el ala de las autoridades más tolerantes con una postura de política más laxa, también han presentado puntos de vista menos moderados en los últimos días, aunque ninguno parece haber cambiado tanto como Kashkari.

El presidente de la FED de Atlanta, Raphael Bostic, también apuntó más aumentos de tasas que antes, pero su preocupación por la incertidumbre que surge a raíz de la guerra en Ucrania dejó su pronóstico de tasas por debajo de la mediana de sus colegas.

El presidente de la FED, Jerome Powell, quien impulsó la especulación de aumentar la tasa a un ritmo más rápido con su pedido la semana pasada de que aumenten “rápidamente”, ha dicho que tiene la esperanza de que el mercado laboral sea lo suficientemente fuerte como para resistir el próximo endurecimiento de la política monetaria, que también incluirá la reducción del balance de la FED.

Expectativas

Las ofertas de trabajo rondaron máximos históricos en febrero, según datos de esta semana, y los economistas esperan que el informe del Departamento de Trabajo del viernes muestre que se crearon casi medio millón de nuevos empleos este mes.

La inflación según la medida preferida de la FED, el índice de precios de gastos de consumo personal, alcanzó el 6.4% en febrero, según datos del jueves, la más alta en cuatro décadas, y más del triple del objetivo del 2% de la Fed.

Si el aumento de la tasa puede reducir parte de ese exceso de demanda de mano de obra sin afectar drásticamente el crecimiento, y aliviar las restricciones de la cadena de suministro ayuda a la vez a reducir la inflación, la FED puede lograr un aterrizaje suave, hacia un nivel de crecimiento más lento, pero más sostenible, lo que Powell busca.

Una parte observada de cerca de la curva de rendimiento del Tesoro se invirtió brevemente el martes, en lo que algunos en Wall Street ven como un presagio de una recesión.

La presidenta de la FED de Kansas City, Esther George, rechazó el poder predictivo de ese movimiento del mercado. George, una de las colegas más restrictivas de Powell, advirtió que es posible que aún se necesiten aumentos de tasas más pronunciados, menos aceptables políticamente para controlar la inflación.

“Un aterrizaje suave es posible, pero no está garantizado”, dijo George el día anterior. “En caso de que persista la alta inflación en un momento en que la demanda disminuye y el mercado laboral se tambalea, la determinación de los responsables de la política monetaria podría ponerse a prueba”.

Artículo anteriorCarola: gastronomía para compartir y celebrar la vida
Artículo siguienteCocina de mar, maíz y mezcal

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí