¿Y si Banco de México no puede controlar la inflación? IDIC

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 14 segundos

Análisis del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC):

En estos momentos la interrogante relevante no es sobre la falta de precisión en la prospectiva del Banco de México respecto a la evolución de la inflación, eso ya fue reconocido, en realidad el cuestionamiento versa sobre sí la arquitectura institucional de política monetaria tendrá la capacidad de frenar el incremento de la inflación.

Resumen

  • La presión existente sobre el sistema de precios no es temporal, la prospectiva del Banco de México ha sido rebasada por la realidad: la inflación de 7.3% registrado en febrero llegó acompañada por una tendencia al alza de la inflación subyacente.
  • El mensaje: durante el 2022 la inflación no regresará a su objetivo de 3%. Hay seis elementos básicos a ponderar:
  1. Las tasas de interés se han elevado a lo largo de los últimos 12 meses y la inflación no cedió.
  2. El aumento en los precios de las materias primas comenzó en mayo del 2020 y se mantuvo aún antes de la invasión de Rusia en Ucrania. A partir de marzo el evento militar causó una guerra financiera y energética que ha exacerbado el aumento de los precios.
  3. El aumento en las tasas de interés que se utilizará para intentar frenar a la inflación tendrá un efecto colateral sobre la inversión y el consumo.
  4. La contradicción estructural que existe en el modelo económico mexicano: una apertura económica que choca con la baja productividad laboral y la tendencia negativa de la productividad total de los factores.
  5. La política fiscal enfrenta restricciones ello deja aislada a la política monetaria.
  6. Durante los últimos 40 años México implementó una estrategia de apertura comercial que sacrificó a su planta productiva en favor de comprar bienes baratos a otros países.
  7. En estos momentos hay poco margen para una mayor apertura. Los únicos ganadores serían los países asiáticos. Se puede abrir, aún más, la puerta a la competencia desleal.

Bajo este entorno se debe reflexionar:

  • ¿Podrá la política monetaria cubrir todos los flancos abiertos tanto en la coyuntura como de forma estructural por la ausencia de una política industrial?
  • ¿Se encuentra México preparado para una mayor austeridad y pagar el costo de una prospectiva rebasada? El desafío que enfrenta la economía mexicana es cómo elevar el ritmo de crecimiento económico al mismo tiempo que frena la presión de la inflación.

Actividad industrial enero

Durante enero la actividad industrial contabilizó un crecimiento de 4.3% en su comparación anual

  • Gracias a ello el ciclo de la industria nacional y de las manufacturas revirtieron la tendencia a la baja
  • No obstante, es fundamental mencionar que la capacidad potencial de la industria mantiene su tendencia negativa (donde) un incremento en las tasas de interés podría frenar la recuperación del sector. O donde parte del resultado fue alcanzado por un comportamiento atípico de la minería, la cual creció 10.1% un hecho atribuible al aumento observado en los servicios relacionados con la minería (67.1%).

La duda será si será sostenible una vez que se termine la construcción de Dos Bocas.

La tendencia de la construcción mantiene una tendencia a la baja

-La razón radica en la situación que vive la edificación: cuatro meses de caídas consecutivas que no son compensadas por el crecimiento registrado en las obras de ingeniería civil y en los trabajos especializados.

-La generación, transmisión y distribución de electricidad, gas y agua mantuvo una evolución positiva pero modesta: aumentó 1.2% después de disminuir (-) 2.6% en enero del 2021.

-La generación, transmisión y distribución de electricidad únicamente creció 0.8%, después de bajar (-) 3.0% un año antes.

-Las manufacturas se elevaron 4.8%, cifra superior al retroceso de (-) 2.8% cuantificado en enero del 2021.

El resultado fue atribuible a la variación positiva en 18 de sus 21 componentes (lo que hace ver que) la recuperación industrial dependerá de la sostenibilidad del crecimiento del sector minero de la dinámica de las manufacturas: esta última se encuentra en riesgo por el aumento en el precio de las materias primas, el aumento de las tasas de interés, la ruptura de las cadenas de suministro por el conflicto en Ucrania y por el confinamiento de la principal ciudad tecnológica de China.

?El efecto del conflicto en Ucrania: propició un aumento en el precio de las materias primas y afecta el desempeño de las Cadenas Globales de Valor en la fabricación de insumos intermedios.

?El aumento de casos de Covid-19 propició el cierre de Shenzhen y otras provincias en China que albergan las sedes de los gigantes tecnológicos (Huawei y Tencent); Hon Hai Precision, el principal fabricante de iPhone y otros productos de Apple.

También uno de los puertos más importantes del país

  • Bajo dicho contexto es posible estimar que las Cadenas Globales de Valor, y la dinámica de las manufacturas podrían verse afectadas, algo que incidiría sobre el desempeño de dicho sector en México.

Reflexión inicial

Durante los últimos 25 años el Banco de México se transformó en un pilar de certidumbre institucional en materia de política económica, una posición que desde el 2020 se ve desafiada por el incremento de la inflación.

Ya ha quedado claro que la presión existente sobre el sistema de precios no es algo temporal, la propia institución ha señalado que su prospectiva previa ha sido rebasada por la realidad: el 7.3% registrado en febrero llegó acompañado por una marcada tendencia al alza de la inflación subyacente. Así, es evidente que el incremento de precios ha tocado a la parte estructural del sistema económico y que las expectativas de los agentes se alejan del objetivo del Banco de México.

El mensaje es claro: durante el 2022 la inflación no regresará a su objetivo de 3%.

  • Un hecho se desprende de esta situación: la elevación de las tasas de interés que se había estimado podría ser mayor en frecuencia, magnitud y amplitud. Además, debe considerarse que el mecanismo no tenga el efecto esperado para contener el aumento de la inflación. Lo que ocurre no es algo menor, en realidad abre la puerta al cuestionamiento de sí la arquitectura institucional de política monetaria podrá evitar que la inflación siga elevándose y se acerque a una cifra de doble dígito, un hecho no observado en más de 20 años.

Seis elementos básicos a ponderar:

  1. Las tasas de interés se han elevado a lo largo de los últimos 12 meses y la inflación no cedió. La acción del banco central no logró atenuar la dinámica expansiva del sistema de precios.
  2. El que corresponde a los factores causales de la inflación: el aumento en los precios de las materias primas comenzó en mayo del 2020 y se mantuvo aún antes de la invasión de Rusia en Ucrania. A partir de marzo el evento militar causó una guerra financiera y energética que ha exacerbado el aumento de los precios. Este último efecto se agregará a la tendencia creciente de la inflación internacional en materias primas.
  3. El aumento en las tasas de interés que se utilizará para intentar frenar a la inflación tendrá un efecto colateral sobre la inversión y el consumo, un hecho que podría frenar el modesto proceso de crecimiento económico que inició después de la crisis del 2020.
  4. La contradicción estructural que existe en el modelo económico mexicano: una apertura económica que choca con la baja productividad laboral y la tendencia negativa de la productividad total de los factores: durante los últimos 30 años la primera exhibe un aumento marginal y la última un promedio de crecimiento negativo.

Ello implica que el modelo de apertura económica no vino acompañado de la instrumentación adecuada de los fundamentos que hacen a una economía productiva y competitiva en todos los sectores y regiones productivas.

  1. La política fiscal enfrenta restricciones para poder implementar medidas que refuercen las de Banxico, ello deja aislada a la política monetaria. 6. Durante los últimos 40 años México implementó una estrategia de apertura comercial que sacrificó a su planta productiva en favor de comprar bienes baratos a otros países. El Este de Asia fue el gran ganador: en el corto plazo hubo beneficios de baja inflación, pero dejó de lado la instrumentación de una política industrial, y económica en general, que favoreciera la productividad y la innovación endógena.

La informalidad del comercio floreció gracias a las importaciones.

  1. En estos momentos hay poco margen para una mayor apertura, además la escalada de precios afecta a la mayor parte de las naciones.

Los únicos ganadores serían los países asiáticos que, gracias a su política industrial y al apoyo de sus gobiernos, pueden ofrecer bienes más baratos, aunque no necesariamente cumplan con las normas de calidad, seguridad, de respeto al medio ambiente y a los derechos laborales.

Se puede abrir, aún más, la puerta a la competencia desleal. Bajo este entorno se debe reflexionar:

  • ¿Podrá la política monetaria cubrir todos los flancos abiertos tanto en la coyuntura como de forma estructural por la ausencia de una política industrial?

De igual forma vale la pena cuestionarse:

  • ¿Qué pasará si el Banco de México no puede frenar el aumento de la inflación y si su intento eleva las tasas de interés a una cifra de doble dígito?
  • ¿Se encuentra México preparado para una mayor austeridad y pagar el costo de una prospectiva rebasada?

Link análisis completo:

https://idic.mx/wp-content/uploads/2022/03/VozIndustria-20220314-Vol-10-Num-281-Y-si-Banco-de-Mexico-no-puede-controlar-la-inflacion.pdf

Artículo anteriorServicios médicos de los estados pasarán a manos del gobierno federal
Artículo siguiente“Infla” repunte de gasolinas precios al productor en EU en febrero

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí