“8M, la cuarta ola del feminismo”, UNAM

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 2 segundos

El Día Internacional de la Mujer es una llamada de atención a toda la comunidad internacional para que se sensibilice ante los problemas de violencia y de feminicidio que ocurren en varios países, entre ellos el nuestro. 

Redacción/UNAM

El 70 por ciento de los mil 300 millones de personas que viven en condiciones de pobreza son mujeres, y en las áreas urbanas 40 por ciento de los hogares más pobres están encabezados por ellas, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En ocasión del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el 8 de marzo, la directora del Museo de la Mujer de la UNAM, Patricia Galeana Herrera, afirma que esta fecha “tiene un gran significado porque es una llamada de atención a toda la comunidad internacional para que se sensibilice ante los problemas de violencia y de feminicidio que ocurren en varios países, entre ellos el nuestro”.

Y agrega: “Desde inicios del siglo pasado había ya mártires de esta lucha por los derechos de las mujeres que habían demandado salarios mejores (porque a veces ganan menos de la mitad que los hombres por un trabajo igual), además de luchas por los derechos políticos y civiles”.

Si bien hay avances, acota, durante la pandemia se ha puesto de manifiesto la desigualdad entre países y a su interior. En el caso de la de género se incrementó porque ellas son quienes mayor trabajo tienen en los hogares, quienes más violencia sufren en el confinamiento al recibir agresiones de sus parejas varones, presentan estrés y depresión, además de que continúan los feminicidios y la impunidad en este rubro.

Galeana Herrera considera que en esta fecha se debe reflexionar sobre lo que nos falta por avanzar para tener una cultura de igualdad sustantiva entre hombres y mujeres.

Aunque en México fueron reconocidas como ciudadanas plenas a partir de 1953 -cuando se les otorga el voto a nivel federal, un año después de que la ONU consideró que no se puede ser un país democrático si la mitad de la población carece de esta condición-, este logro ha sido difícil, al igual que los derechos civiles y establecer que la violencia es un delito.

Sin embargo, con los feminicidios se enfrenta un reto mayor, pues “no se ha deconstruido la cultura patriarcal en la cual el hombre nace para mandar y la mujer para obedecer, y cuando ésta no obedece sobreviene la violencia”, resalta Galeana Herrera.

De acuerdo con la experta universitaria, son fundamentales los logros en materia jurídica, pero tenemos que ver que esas normas se cumplan y las autoridades otorguen seguridad a sus ciudadanas y ciudadanos.

Para Galeana Herrera estamos en un momento importante de lo que se ha dado en llamar la cuarta ola del feminismo, en donde se visibilizan una serie de prácticas que se consideraban casi normales, como el tema del acoso.

Al referirse al Museo de la Mujer, subraya que su objetivo desde hace 11 años es crear una cultura de equidad de género y respeto a los derechos humanos.

“Como historiadora consideré que era muy importante que los visitantes conocieran la historia de la lucha de las mujeres en México, la cual había estado omitida de la historia nacional, salvo dos o tres casos”, asevera.

En el recinto se muestra que ellas son partícipes en la construcción de nuestra nación en las diversas épocas y ámbitos. “Es un libro abierto para toda la población, que muestra la historia de México con una perspectiva de género”, afirma.

Un mañana sostenible

La ONU indica en su sitio electrónico que 80 por ciento de la gente desplazada por desastres y cambios relacionados con el clima en el mundo son mujeres y niñas; este fenómeno puede conducir a más violencia de género, aumento de los matrimonios infantiles y empeoramiento de la salud sexual y reproductiva, destaca el organismo en su página de internet.

También considera que potenciar la igualdad de género en el contexto de la crisis climática y la reducción del riesgo de desastres, es uno de los mayores desafíos mundiales del siglo XXI. “Cada vez es más evidente que las mujeres son más vulnerables al impacto del cambio climático que los hombres, ya que constituyen la mayoría de la población pobre del mundo y son más dependientes de los recursos naturales afectados por esta amenaza medioambiental”.

Las mujeres, precisa, predominan en la producción mundial de alimentos, pero poseen menos de 10 por ciento de la tierra.

Sostiene que mujeres y niñas son líderes eficaces y poderosas quienes impulsan el cambio para lograr la mitigación y la adaptación climáticas. Participan en iniciativas sostenibles en el mundo y su intervención y liderazgo generan una acción por el clima más eficaz.

Para lograr el desarrollo sostenible y mayor igualdad de género es esencial seguir explorando las oportunidades, así como las limitaciones, para permitir que tengan voz y participen en igualdad en la toma de decisiones relacionadas con el cambio climático. Sin igualdad de género hoy, el futuro sostenible e igualitario seguirá estando fuera de nuestro alcance.

Por ello, la celebración del Día Internacional de la Mujer este año tiene  por tema “Igualdad de género hoy para un mañana sostenible”. Al respecto, Galeana Herrera destaca: no podemos dejar de estar conscientes que nuestro planeta está agotado. “Necesitamos todas y todos trabajar por ese desarrollo sostenible, y las mujeres tenemos mucho que hacer, pues hay un feminismo ecologista que promueve este desarrollo sostenible”, finaliza.

Artículo anteriorDía Internacional de la Mujer
Artículo siguienteLa radiografía de la mujer en la economía

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí