La radiografía de la mujer en la economía

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 19 segundos

“La baja participación de mujeres y la falta de condiciones equitativas en el mercado laboral frenan el potencial económico del país”, IMCO

Redacción

El Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO) busca identificar y medir las barreras que enfrentan las mujeres para entrar, permanecer y crecer en la economía remunerada.

En el marco del Día Internacional de la Mujer, el IMCO se suma a esta conmemoración con datos para nutrir una reflexión informada que permita emprender acciones para mejorar las condiciones laborales para ellas.

La participación de las mujeres en México es baja porque mientras 7 de cada 10 hombres participan en la economía, solo 4 de cada 10 mujeres lo hacen.

Además, nuestro país tiene una tasa de participación económica femenina (43.6%) inferior a la del promedio mundial (48.5%) e incluso a la de economías similares a la nuestra como Colombia (50.3%) o Brasil (49.5%).

A pesar de los esfuerzos para sumar a más mujeres a la economía, en México la tasa de participación económica de las mujeres ha oscilado entre 40% y 45% en los últimos 17 años.

Si bien el empleo femenino se encuentra en un nivel similar al del periodo prepandemia, las condiciones del empleo recuperado no son óptimas

La baja participación de mujeres y la falta de condiciones equitativas en el mercado laboral frenan el potencial económico del país.

Por ello, el IMCO estimó los beneficios económicos de sumar a más trabajadoras al mercado laboral  y analizó la importancia de mejorar las condiciones laborales de las mujeres para impulsar su entrada, crecimiento y permanencia.

Para 2030, el PIB de México podría ser 15% mayor que el PIB de 2020 si el gobierno y el sector privado implementan acciones para sumar a 8.2 millones de mujeres a la economía.

Sin embargo, las mujeres enfrentan distintas barreras para integrarse y permanecer en la economía remunerada. Uno de ellos es la repartición poco equitativa de las tareas domésticas y de cuidados, ya que reduce el tiempo que tienen disponible para la actividad laboral.

 

El confinamiento derivó en una mayor demanda de tareas de este tipo, lo cual se refleja en un cambio de cinco puntos porcentuales del valor económico del trabajo no remunerado entre 2019 y 2020, el mayor cambio anual desde 2003.

“Hoy es un día para visibilizar a las mujeres, el enorme valor que aportan a la sociedad, y la doble o triple carga que muchas asumen por el bienestar de su familia”, señalan.

Artículo anterior “8M, la cuarta ola del feminismo”, UNAM
Artículo siguienteUna mujer en la marea roja

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí