Dos años después, México tiene un gran reservorio de inmunidad

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 39 segundos

Hacia el tercer año, es momento de asumir esta nueva normalidad que implica aceptar que la circulación de SARS-CoV-2 continuará en el largo plazo

Mirtha Hernández / Patricia López Suárez

Gaceta UNAM

A dos años de que inició la pandemia en México, el coordinador de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia Coronavirus de la UNAM, Samuel Ponce de León Rosales, reiteró que en el país hay condiciones favorables para reiniciar las actividades presenciales, ya que actualmente existe un reservorio de inmunidad muy importante ante el virus del SARSCoV- 2, debido a la inmunidad adquirida por la infección, así como por la aplicación de más de 175 millones de vacunas y el impacto menor que la variante ómicron ha tenido en términos de gravedad.

Sin embargo, afirmó que la pandemia no se ha terminado, por lo que es imperativo mantener medidas de protección, como el cubrebocas, la ventilación adecuada de espacios y la aplicación de esquemas completos de vacunación, así como sus refuerzos cuando sea el momento pertinente.

Dijo que a lo largo de este tiempo tanto la sociedad como el sistema de salud han aprendido y aplicado herramientas de manejo institucional y salud pública para hacerle frente a la pandemia y a lo que viene.

“Es momento de asumir esta nueva normalidad que implica aceptar que la circulación de SARS-CoV-2 continuará en el largo plazo, vamos a tener que seguir viviendo y utilizando medidas preventivas como el cubrebocas y la etiqueta respiratoria en todas las actividades cotidianas, aun en el semáforo epidemiológico en verde”, aseguró el también coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud de la UNAM.

Durante la conferencia de medios La Pandemia hacia el Tercer año: Recuento y Perspectivas desde la UNAM, expuso que se tendrán que emplear de manera frecuente las pruebas diagnósticas para minimizar riesgos y conocer el estado de salud, aunque no se tengan síntomas de la enfermedad, y para asistir a eventos o tener contacto con personas con mayor vulnerabilidad; además, precisó que con el propósito de mantenerse alejado de contagios funciona evitar concentraciones masivas.

Se estima que durante la primavera y el verano no habrá mayores complicaciones, pero es difícil anticipar lo que ocurrirá hacia el otoño e invierno.

 “Es impredecible cómo vendrán las nuevas olas, por lo que se debe mantener la vigilancia epidemiológica intensificada y continuar con la máxima transparencia en la comunicación”, remarcó.

El experto de la UNAM añadió que es seguro se discuta respecto a la posibilidad de tener pasaportes con el estado de vacunación y de infección, y se pronunció porque se incremente el desarrollo de vacunas, así como de centros de investigación biotecnológica en el país, que culminen en productos para aplicarse en la región. También confió en el uso de tratamientos antivirales eficaces contra el coronavirus en el corto plazo.

La endemia por venir

En su oportunidad, el profesor de la Facultad de Medicina (FM) y también integrante de dicha comisión, Mauricio Rodríguez Álvarez, consideró que lo más probable es que en los siguientes meses se transite de pandemia a endemia, si es que no surge una nueva variante o alguna situación que genere cambios abruptos.

Una pandemia, señaló, es un momento de emergencia y atención extraordinaria ante un fenómeno de esta naturaleza y se pasa a endemia cuando éste deja de ser excepcional, como ha sucedido con el coronavirus gracias a las pruebas diagnósticas, vacunas, la vigilancia virológica, el acceso a tratamientos y la atención adecuada en hospitales, entre otros aspectos.

“Seguirá un patrón de circulación regular, predecible, pero seguirá causando daño, habrá hospitalizaciones y muertes y se tendrá que seguir vigilando. La población tiene que seguir pendiente de la actividad pandémica para que, en función de ello, haga o deje de hacer actividades o modifique conductas”, aseveró el experto.

Acotó que el coronavirus no será un problema menor, la enfermedad seguirá presente y se tendrán que tomar acciones preventivas, tal como sucede para la influenza o el dengue.

De acuerdo con el académico del Laboratorio Origen de la Vida de la Facultad de Ciencias, José Campillo Balderas, los virus como el del SARS-CoV-2 mutan todo el tiempo por lo que pueden surgir nuevas variantes: algunas no subsisten y otras son denominadas “de preocupación”, porque son más transmisibles o virulentas. En este caso, ómicron es la que ha desplazado a las anteriores y se encuentra distribuida en 170 países.

El SARS-CoV-2, agregó, es una gran familia con variantes identificadas por medio de estudios evolutivos que permiten saber qué cambios se esperan en el futuro.

“El que haya menos casos de ómicron no significa que esto haya terminado. Los virus seguirán evolucionando, continuarán mutando, no se puede detener, está en su naturaleza seguir mutando”.

Artículo anteriorMéxico no se va a cerrar a Rusia, asegura López Obrador
Artículo siguienteAbren BMV y peso con marcada volatilidad; pierden y después recuperan “aliento”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí