Una triada ganadora; encestes, reputación y negocio

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 36 segundos

Cada vez son más las empresas que apuestan al deporte como pegamento organizacional (y adrenalina para las ventas, claro).

Por Luis Hernández Martínez*

La alta dirección de empresa tiene que esforzarse por identificar cuáles son los recursos claves con los que cuenta, qué procesos críticos son torales en su transformación y cómo integrará la fórmula de utilidades pertinente para su modelo de negocio.

Esa es la gran responsabilidad del primer nivel de ejecutivos, pero tendrá que asumirse en equipo; involucrando a todas y cada una de las personas que trabajan en la compañía. Recompensándolas incluso de maneras innovadoras. Con formatos que –de verdad– vayan más allá del simple salario. Hoy, el reconocimiento organizacional –como un todo– es mucho más que transferencias bancarias.

Y quizás sea la razón por la que, entre otros motivos, crece el número de compañías que involucran corporativamente a su talento con el deporte. Lo hacen de formas muy diversas. Una de ellas: el patrocinio deportivo.

Tal es el caso de Grupo Tecnocasa México que patrocina al equipo de básquetbol “Capitanes” de la Ciudad de México, cuya sede es el gimnasio Juan de la Barrera. ¿La razón del apoyo comercial? A decir de la alta gerencia de la firma inmobiliaria: comparten valores, retos organizacionales y, claro, el gusto por el deporte.

Además, tanto “Capitanes” como Tecnocasa México, coinciden en el objetivo de impulsar el crecimiento profesional de los jóvenes y alentarlos para que superen retos. No sobra decir que, este año, “Capitanes” es el primer equipo mexicano en participar en la NBA G League que juega en Estados Unidos.

Pero, más allá de la adrenalina propia del deporte, ¿por qué una empresa decide involucrarse con un equipo de básquetbol? La respuesta dependerá de cada caso. Para Tecnocasa, uno de los puntos estratégicos del apoyo gira alrededor del elemento plaza (una de las cuatro “Ps” de la mercadotecnia).

Y es que la delegación Benito Juárez es una de las principales zonas de operación de Tecnocasa México. Tal cercanía permite que los vecinos, asesores, coordinadoras y responsables de la franquicia sigan los pasos de “Capitanes” y estrechen relaciones emocionales y comerciales con la firma.

No hay duda. Administrar empresas –sin importar su tamaño– cada vez exige más habilidades –amplias y profundas– en materia de dirección de personas, reputación y mercadotecnia corporativas. Sin embargo, el problema es que son contadas las escuelas de negocio, y empresarios, por supuesto, que tienen claro que el paradigma de gestión de negocios ya cambió. Y no pidió permiso para hacerlo. “Ya nada es como antes”, diría la abuela.

*El autor es abogado, administrador, periodista y educador. Es perfeccionador y experto en compliance en Alta Dirección de Empresas y docente a nivel posgrado en materias de innovación, negocios, mercadotecnia y derecho.

También te puede interesar: Avanza 14% producción de acero inoxidable de China en noviembre

Artículo anteriorGrupo Posadas recibe luz verde en EU para reestructurar deuda
Artículo siguienteMéxico no cumple en combate al cohecho y corrupción internacional, revela el IMCO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí