Economía concluye con debilidad estructural rebote por reapertura:IDC

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 57 segundos

La economía en México muestra la conclusión del rebote observado en la primera mitad del año. Los datos publicados recientemente por el INEGI exhiben una desaceleración en una de las principales variables del Producto Interno Bruto (PIB): el consumo, el cual registró un retroceso de 0.6% en agosto respecto al séptimo mes del año, cumpliendo tres meses consecutivos con declive, de acuerdo con el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDC).

La inflación continúa por encima del objetivo del banco central y la inversión, que es la principal herramienta para cambiar la tendencia a la baja de la economía, se encuentra en niveles inferiores a los necesarios para esperar una corrección.

Aunado a lo anterior, el Indicador mensual de la Actividad Industrial retrocedió 1.4% durante septiembre en referencia al octavo mes del 2021 y un crecimiento anual de 1.7%, cabe mencionar que en septiembre del 2020 su variación anual fue de (-) 7.0%  es decir; el avance, aunque es positivo, no es lo suficientemente vigoroso como para cambiar la tendencia a la baja  vislumbrando de esta manera un cierre de año débil. 

Dentro de los componentes de la actividad industrial se observa que solo la Minería registró un crecimiento mensual, aunque marginal de 0.1%. En su comparativo anual, tanto las manufacturas, como la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final mostraron comportamiento negativo [ (-)0.5% y (-)3.4% respectivamente], sin duda este último dato debe remarcarse, ya que ambos sectores se están comparando con los datos negativos del 2020, en donde las manufacturas retrocedieron (-)4.8% y Electricidad, agua y gas (-)6.9%. 

La tendencia de los componentes de la actividad industrial muestra que su pérdida de fuerza es algo sistémico, más allá de lo que ocurre con los semiconductores, representa el costo de no tener una política industrial, es la herencia viva del modelo económico basado en el comercio. 

El Indicador Mensual de la Actividad Industrial publicado por el INEGI, indica que la producción industrial en México tuvo un crecimiento anual en septiembre de 1.7%, empujado principalmente por el sector de Construcción, el cual marcó un incremento de 9.2% y Minería 2.0%, contrariamente, la Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final y las Manufacturas descendieron (-)3.4% y (-)0.5% consecutivamente. 

En primera instancia, se puede notar ya una afectación en dos sectores industriales, ya que su comparativo anual, es contra datos negativos obtenidos en la contingencia sanitaria; en otras palabras, su rendimiento está siendo negativo comparado con datos que están ya en rojo. En segunda instancia, los registros en su comparación mensual exhiben una minusvalía, la actividad industrial retrocedió 1.4% durante septiembre en referencia al octavo mes del 2021, y solo uno de sus cuatro componentes tuvo un incremento durante el mes: Minería avanzó marginalmente 0.1%, mientras que Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final retrocedió (-)1.1%, Construcción (-) 1.4% y Manufacturas (-)1.3%. 

Por lo anterior, el ciclo económico de la actividad industrial exhibe una tendencia a la baja, misma que está alineada con lo observado en el ciclo industrial de los Estados Unidos, el cual tiene una alta afectación en los sectores exportadores del país (gráfica 

1). 

Fuente: elaboración propia con información del INEGI  

Los datos anteriores muestran que la debilidad industrial va más allá de las deficiencias existentes en la cadena de suministro, no es solo por la falta de oferta de chips o por el tema inflacionario. Al analizar las tendencias de los cuatro componentes se observa que las tendencias de todos van a la baja (gráficas 2 a 5). En el caso de Minería, el subsector que muestra debilidad es el referente a la Extracción de petróleo y gas, el cual registra dos meses consecutivos con avance anual negativo (cuadro 1). Por otro lado, Minería de minerales metálicos y no metálicos continúa con su senda positiva promediando en el año 13.1% de crecimiento anual. Y Servicios relacionados con la minería obtuvo su trimestre más alto con un promedio de 16.4%, contrastante con el primer y segundo trimestre del 2021 donde registró (-)9.6% y 0.8% 

 

En el caso de Construcción, en su comparativo anual, todos sus componentes indican crecimiento, sin embargo, de manera mensual dos de tres exhiben retroceso: 

  • Construcción disminuyó (-)1.4%

o Edificación y trabajos especializados retrocedieron (-)2.8% y (-)0.1%. 

o Obras de Ingeniería civil aumentó 3.7%, siendo el tercer mes consecutivo en positivo.  

? Por lo anterior, su tendencia ciclo se ha revertido, y se muestra al alza, (gráfica 6). 

Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final exhibe descenso, tanto en su comparativo anual [(-)3.4%] como en su variación mensual [(-)1.1%], en ambos casos septiembre es el segundo mes consecutivo en negativo. 

  • Generación, transmisión y distribución de energía eléctrica es el subsector con mayor afectación, terminando el tercer trimestre del año con un promedio anual de (-)2.3%, es decir, dos de los trimestres en curso, han sido negativos.

o Su tendencia continúa a la baja (gráfica 7).  

  • Suministro de agua y suministro de gas por ductos al consumidor final registra un crecimiento anual en septiembre de 1.5%, pero un declive mensual de (-)0.4%.

o Su tendencia es a la baja. 

Artículo anteriorEstima subgobernador Heath de Banxico inflación 7% noviembre; 7.3% diciembre
Artículo siguienteLlama AMLO a EU y Canadá a cerrar filas frente al avance de China

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí