Tasas altas en México beneficiarán a bancos en márgenes

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 34 segundos

Las presiones inflacionarias registradas en México, con estimados de crecimiento de 6.05% al término de 2021, han provocado un previsible ciclo de alzas en las tasas de interés para contrarrestar la carrera de precios, en niveles de 5% al cierre de este año de acuerdo con el último consenso del mercado, beneficiando el margen financiero de bancos como Banorte y Banco del Bajío, de acuerdo con expertos.

Esperamos que la economía mexicana haya iniciado el ciclo de alzas en la tasa de referencia, con base en una tasa estimada de 5% a final de año. Consideramos que los bancos más beneficiados por esta subida serán Banorte, Banbajío y Banregio”, dijo el banco Intercam en un análisis divulgado hoy.

En contraste, Crédito Real y el banco Gentera, de acuerdo con Intercam, no podrán aprovechar la subida de tasas debido a que su negocio está enfocado en créditos personales y de consumo.

Por su naturaleza operativa, tanto los ingresos como los egresos de las instituciones financieras son afectados por los cambios en las tasas de referencia, siendo la cartera más expuesta por pactarse a tasa variable la cartera comercial, que incluye los renglones de tarjetas de crédito; de nómina; créditos personales y de consumo de bienes duraderos, entre los más relevantes.

Por el contrario, los créditos personales, de nómina, hipotecas, automotrices y otros suelen negociarse a tasa fija, por lo que no son sensibles a los cambios.

A junio 2021, la cartera total del Sistema de Banca comercial en el País ascendió a 5.325 billones de pesos, donde los créditos comerciales, excluyendo los otorgados al Gobierno, representaron el 51% de la cartera total, de manera que la mitad de la cartera es sensible a los cambios en las tasas”, señaló Intercam.

Los préstamos gubernamentales también fueron clasificados como sensibles, con un peso de 11% respecto a la cartera total.

En la parte de los ingresos, la captación total de la banca ascendió a 6.679 billones de pesos, donde los depósitos a la vista representaron 65% del portafolio, implicando poca sensibilidad por parte del fondeo.

Las inversiones en valores o activos de los bancos, sin embargo, también son sensibles a los cambios en las tasas”, con un importe de 2.862 mmdp, resaltó Intercam.

Aprovechan tasas variables

El análisis del banco local pone de relieve que el 60.5% del portafolio de préstamos comerciales y de gobierno que otorga el banco Banorte, el cuarto más importante del Sistema, están pactados a tasa de interés variable.

“…consideramos que el MIN (margen de interés neto) de Banorte aumentará con las próximas subidas de tasas a niveles por arriba del 5%. No obstante, prevemos que el margen del grupo seguirá presionado por las pérdidas en pensiones y seguros”, indica.

En el caso de Banco Santander, en el segundo sitio en el Sector, los préstamos comerciales, que incluyen la cartera de gobierno, son negociados a tasa variable, por lo que este paquete, junto con algunos créditos de consumo, representa la parte más expuesta del portafolio, con el 65% del total de la cartera, por lo que según los estimados de Intercam Santander reportará un aumento considerable en el margen por parte de los ingresos financieros.

En conclusión, consideramos que el MIN (margen de interés neto) de Santander subirá ligeramente en el ciclo de alzas a niveles cerca de 4.6%, previendo choques similares en los ingresos y egresos financieros”, arrojó el análisis.

Los créditos a individuos y de vivienda del banco de origen español con operaciones en el País están convenidos a tasa fija.

Inflación y tasas bajo presión

La presión tanto en los tipos de interés como en la inflación está en línea con lo que sucede en otras economías, incluyendo la primera y segunda a nivel mundial, Estados Unidos y China, a consecuencia de la peor crisis sanitaria y económica en 100 años desatada por la Pandemia Covid-19.

Si bien el Banco Central de México considera que la inflación es transitoria, en línea con la Reserva Federal de Estados Unidos, continuará usando las herramientas necesarias para cumplir con su mandato y guiar la inflación hacia un objetivo de 3%a inicios del 2023.

En el camino, otros factores para anticipar alzas en las tasas es el probable inicio de la normalización monetaria en EU en los próximos trimestres y el avance del coronavirus en un momento que acusa una Tercera Ola distinguida por la celeridad en los contagios.

Por estas razones, los expertos anticipan que la economía mexicana entró en un ciclo de alza de tasas, beneficiando, entre otros, al sector financiero.

También te pueden interesa 

Artículo anteriorCrecen 16.2% telecomunicaciones ante mejores perspectivas económicas
Artículo siguienteElección de nuevo Sindicato en GM de Silao, oportunidad para que la CTM se adapte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí