Científicos generan energía limpia con residuos de queso y vino: UNAM

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 18 segundos

A partir de residuos de las industrias de queso y vino Germán Buitrón Méndez y su equipo obtienen hidrógeno y metano, biocombustibles gaseosos útiles para generar energía limpia. 

El investigador Germán Buitrón Méndez, encabeza un equipo de académicos del Instituto de Ingeniería (II) de la UNAM, en la Unidad Juriquilla, que utilizan el jugo de las uvas y su cáscara, además del suero de la leche resultante de la industrialización del queso, para darles valor agregado. 

Buitrón explicó que los residuos son recolectados durante la venta (de junio a noviembre) entre Tequisquiapan y Ezequiel Montes, zona donde se concentran las bodegas y viñedos, mientras que el resto del año, dijo, obtienen el suero de la leche para trabajar en el laboratorio y generar electricidad con el biogás. 

Ya colectados, los residuos se llevan al laboratorio del Instituto donde se procesan con microorganismos (bacterias y arqueas) en varios reactores y una planta piloto en un proceso en serie. El proceso de los microorganismos trabajando en los reactores está automatizado y controlado con un modelo matemático que sabe alimentar del primer reactor lo que necesita el segundo reactor, con el objetivo de maximizar la producción de metano. 

“Utilizamos bacterias que les gustan pH ácidos, que es como viene el efluente. En el reactor metanogénico están las arqueas, que también son microorganismos y les gusta el pH neutro. En el reactor podemos darles esas condiciones”, detalló el Doctor. 

De acuerdo con el boletín emitido por la UNAM, los expertos se dieron cuenta que en el primer reactor obtienen también ácidos grasos a muy alta concentración, y dentro de ellos hay unos ácidos de cadena media, como el caproico y caprílico, que tienen un valor agregado mucho mayor que los combustibles gaseosos. 

Para producir estos ácidos se requiere ácido acético y etanol, los cuales están presentes en los residuos vitivinícolas, porque estos se siguen fermentando. “Tenemos la materia prima para formar estos dos ácidos grasos de cadena media que tienen un alto valor agregado”, indicó. La propuesta de Buitrón y su grupo es utilizar, por ahora, los biocombustibles gaseosos en las propias productoras de vino y queso para hacerlas autosuficientes sin transportar muy lejos el biogás. 

Yareth Arciniega Villa

También te puede interesar:
México necesita profesionalizar emprendedores para concretar proyectos de desarrollo exitosos: UNAM https://revistafortuna.com.mx/mexico-necesita-profesionalizar-emprendedores-para-concretar-proyectos-de-desarrollo-exitosos-unam/

Artículo anteriorLa recuperación económica está en marcha, asegura AMLO
Artículo siguienteLas dietas sostenibles también pueden mitigar el daño ambiental

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí