La precarización del trabajo

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 8 segundos

La reforma laboral no generará más empleos y lo único que propiciará será la precarización del trabajo e incluso podría provocar el cierre de pequeñas empresas, afirman abogados laboristas.

Precarización laboral

La nueva Ley Federal del Trabajo no cumple con el objetivo de crear más empleos, ni en regular la subcontratación informal, además de que provocará la desaparición de las pequeñas empresas, afirma la experta laboral Gloria Arellano Bernal, del despacho Sánchez Arellano Abogados.

Se va a desalentar la creación de empleos puesto que existen mayores obligaciones para los empresarios, por lo que no se va a cumplir con lo que se tenía como objetivo que es la creación de empleos, indica la abogada.

Según Arellano, la actual ley ya regula a las empresas que ofrecen la subcontratación de servicios laborales y con las reformas a la legislación lo único que sucederá es transferir obligaciones a los patrones, por lo que se propiciará mayor incremento de la informalidad de las compañías outsourcing.

Afirma que las outsourcing ya están reguladas  y lo que debe hacerse es que entren en los supuestos legales existentes, pero con las modificaciones a la legislación laboral se convierte más complicado entrar en la formalidad y a los empresarios que subcontratan servicios los vuelve patrones.

La reforma perjudica de manera considerable a los patrones con sanciones por cada trabajador, por cada infracción, sin límite de sanción y con reincidencia, con sanciones de más de 5,000 veces el salario mínimo, asevera.

La nueva ley laboral no beneficia ni a los trabajadores ni a los empresarios y lo único que podría propiciar es la corrupción, ya que las empresas evitarán la inspección, que significa pagar menos multa, que pagar por las infracciones cometidas, dice la abogada.

Explica que a valores presentes, las multas en lo general, por violaciones a la Ley Federal del Trabajo van de 3,116.50 a 311,650.00 pesos.

La multa mínima se subió 1,666 por ciento para pasar de 3 veces el salario mínimo general del Distrito Federal a 50 veces.

La multa máxima se incrementó 1,587 por ciento para pasar de 315 veces el salario mínimo general del Distrito Federal a 5,000 veces.

Mientras que por no permitir inspecciones laborales se aplicará una multa de 250 a 5,000 veces el salario mínimo general, lo que a valores presentes la multa va de 15,582.50 a 311,650.00 pesos.

Con multas tan altas y el incremento de obligaciones propiciará el cierre de pequeñas empresas (Pymes). La ley laboral debería de haber considerado las diferencias existentes entre las Pymes y las trasnacionales, ya que éstas últimas tienen su departamento de recursos humanos, su jurídico, mientras las pequeñas empresas carecen de todo esto y tienen las mismas sanciones que una trasnacional, señala Arrellano Bernal. Sin duda, las Pymes están destinadas “a la mortandad”.

Asevera que la ley cae en la inconstitucionalidad y las empresas podrán ampararse o impugnar en cada situación concreta por la desproporción de las multas.

Nueva ley contra los trabajadores

Está claro que esta reforma laboral va a afectar fundamentalmente a los trabajadores, pero pudiera afectar también a las pequeñas y medianas empresas, afirma Héctor de la Cueva, coordinador general del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (CILAS).

Podría afectar a las pequeñas empresas en la medida que hay mucha ambigüedad y confusión, ya que -como no han podido pasar una reforma tal como la pedían las cámaras empresariales- se han introducido algunos criterios a la propuesta de Felipe Calderón que ha vuelto confusa la aplicación de esta ley, indica De la Cueva en entrevista con Fortuna.

Esto afectará a los trabajadores, pero también a las pequeñas empresas como por ejemplo en la interpretación del pago por hora, que pudiera prestarse a muchos juicios porque la definición es contradictoria, ya que lo explicita pero al mismo tiempo pone candados al decir que no puede haber el pago menor a una jornada, y no se aclara si están hablando de un salario mínimo o de un contrato colectivo.

Para De la Cueva, esto va a dar lugar a muchos diferendos, a muchos conflictos, que afectará por supuesto a los trabajadores, pero también a las pequeñas empresas que se verán en un entramado jurídico muy complicado y de varios juicios. Para las grandes compañías, esto quizás no sea un grave problema por los grandes bufetes de abogados que tienen a su servicio.

En cuanto al outsourcing, afirma que los legisladores enredaron más el tema, ya que se habla indiferentemente de beneficiarios y contratantes, y por otro lado de contratistas y subcontratistas y no es lo mismo. Un contratante puede ser una persona moral o una persona física y no hay claridad. Antes se refería a empresa principal, es decir, la empresa que recibe los servicios de una tercera y ahora se usan los dos términos y no queda claro.

Esta reforma no está regulando el outsourcing en todas sus dimensiones porque este fenómeno no se da de una sola manera, no es sólo la subcontratación, hay otras modalidades como el trabajo a domicilio o el pago por honorarios.

Indica que afectará primordialmente a los trabajadores porque está dirigida a abaratar los costos de la fuerza del trabajo. Las pequeñas empresas muchas veces no pueden pagar un salario mejor y las grandes empresas que sí podrían hacerlo, se aprovechan por el apoyo que reciben de las autoridades, que imponen salarios mínimos.

De la Cueva puntualiza que “si hablásemos de una reforma real, integral, tendríamos que hablar de una reforma que realmente se adecue a las nuevas condiciones productivas y laborales del país y del mundo, tendría que haber una diferenciación para las empresas pequeñas y grandes empresas”.

Sí pudiera haber una legislación laboral que hiciera la diferencia entre las obligaciones de las pequeñas empresas y las de las grandes empresas, pero el entramado va más allá, que tiene que ver con hacienda, con economía, con un conjunto de reglamentaciones para poder apoyar a las Pymes”.

Señala que el modelo económico aplicado por más de 30 años ha arruinado no sólo a los trabajadores sino a las pequeñas empresas porque a desindustrializado al país. Ha favorecido a las grandes corporaciones trasnacionales y ha disminuido el ahorro interno en la medida que ha impuesto salarios bajos.

El gobierno ha dirigido un modelo de exportación, pero en realidad las empresas que exportan son las trasnacionales. Por lo que este modelo económico está sacrificando a las pequeñas y medianas empresas.

La reforma laboral no va a crear más empleos mientras se mantenga este modelo económico y no va a haber más desarrollo mientras no se incremente el ahorro interno. Lo que sí va hacer es incrementar más empleos precarios, en malas condiciones, y eso a la larga no va a permitir el desarrollo del país, afirma el coordinador del CILAS.

En Brasil ha crecido la formalización del trabajo y ha crecido el ingreso de los trabajadores, el poder adquisitivo, además se han mejorado las condiciones laborales, algo que en México han hecho creer que eso es perjudicial. Pero esas mejores condiciones de vida de los trabajadores brasileños se han convertido en palanca de desarrollo del país y se han beneficiado a los empresarios.

El nuevo gobierno va a profundizar este modelo, ya que no ha habido alternancia, porque son los mismos que tienen el poder, el país sólo ha sido administrado de diferente manera y por diferentes partidos  pero tienen los mismos intereses, puntualiza De la Cueva.

Artículo anteriorSiembran maíz transgénico en México
Artículo siguienteCrece generación de energía eólica en México

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí