Prevén crecimiento de 12% en la industria aeroespacial en México

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 16 segundos

Desde 2002, la industria aeroespacial en México ha registrado un crecimiento anual de 20%, sin embargo este año se prevé un aumento de 12%, según la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia).

Esta industria logró exportaciones por tres mil 500 millones de dólares en 2010, cuando obtuvo un crecimiento superior a 25%. El año pasado, las importaciones sumaron dos mil 700 millones de dólares.

Para 2011, la Femia espera que las empresas logren exportaciones por tres mil 950 millones de dólares e importaciones por tres mil 50 millones de dólares.

De acuerdo con la Secretaría de Economía, actualmente existen 238 empresas en México, más del doble de lo registrado en 2006, incluidas las compañías líderes en la fabricación de aviones y partes en el mundo como Bombardier, Honeywell, Grupo Safran, Eaton Aerospace, Goodrich, ITR, entre otras.

Las empresas están distribuidas en 17 estados del país: Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Estado de México, Distrito Federal, Guanajuato, Querétaro, Jalisco, Puebla, Guerrero, Aguascalientes, San Luís Potosí, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas.

Un estudio realizado por la dependencia encontró que la industria aeronáutica en México brinda empleo a más 30 mil personas, de las cuales 64.5% se concentra en los estados de Baja California, Chihuahua y Querétaro.

El 70% de los empleos está concentrado en compañías pequeñas y medianas, mientras que 23% es ocupado en firmas grandes y sólo 7% se encuentra en micro empresas.

Esta industria espera recibir mil 200 millones de dólares en inversión extranjera directa al término de 2011.

La Femia estima que en cinco años habrá más de 350 empresas en territorio mexicano, que podrían generar más de 35 mil empleos y lograr exportaciones superiores a los siete mil 500 millones de dólares, con 30% más de contenido nacional.

Estados Unidos es el principal país en la industria aeronáutica, al generar ingresos por 204 mil millones de dólares, 45.3% del total. Seguido de Francia, Reino Unido, Alemania y Canadá. Brasil se encuentra en el décimo lugar. Todos ellos son los países de origen de las principales empresas fabricantes de aviones y motores en el mundo. México se ubica en el lugar número 15 a nivel mundial.

La industria aeroespacial se encarga del diseño, la fabricación, la comercialización y el mantenimiento de aeronaves, como aviones o helicópteros; naves espaciales y cohetes; además de equipos específicos asociados. En México, las empresas operan principalmente en el subsector aeronáutico, el cual está en fase de apertura, según un estudio realizado por la Fundación IDEA y Abt Associates.

Existen altas expectativas de crecimiento del sector a mediano plazo, debido al aumento de la inversión extranjera, la firma del Acuerdo Bilateral de Seguridad Aérea (BASA) suscrito con Estados Unidos en 2007 y el otorgamiento de dos mil 500 millones de pesos en créditos por parte del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), señala el análisis.

El “Estudio de las necesidades de capital humano de la industria aeroespacial en México” indica que 80% de las empresas del sector se dedica exclusivamente o principalmente a la manufactura, en su mayoría de componentes básicos; 10% está enfocado a la investigación y el desarrollo; y 10% realiza actividades de mantenimiento y reparación de aviones o componentes.

Debido a que en los últimos cinco años la industria aeroespacial ha registrado una fuerte expansión se estima que el empleo en el sector se podría duplicar o triplicar,  incluso hacia segmentos de mayor valor agregado, sin embargo los expertos consideran que existen brechas entre las necesidades y la oferta de recursos humanos.

El reporte de referencia señala, entre otros factores, que los ingenieros mexicanos son percibidos como carentes de capacidades gerenciales, a pesar de contar con un buen nivel de competencias técnicas; mientras que quienes tienen el nivel básico es insuficiente; además de que se hace necesario renovar el equipamiento de las universidades para adecuarlo a las exigencias actuales de la industria.

Las empresas del sector exigen a los trabajadores una alta especialización profesional y técnica, con conocimientos del idioma inglés, así como una buena condición física y de salud, debido a los altos requerimientos de precisión y capacidad.

Patricia Pazarán

Artículo anteriorEntrega INFONACOT el crédito 6 millones
Artículo siguienteLogra SAR saldo total histórico al sumar 1.567 billones de pesos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí