Por Claudia Azcona L.*

 

Cada vez que inicia un nuevo año, a nuestra mente vienen frases como: “es momento de renovarse y cambiar” o “tengo que reinventarme para alcanzar el éxito”….1.-ClaudiaAzcnonaF158

Siempre he pensado que la evolución es una necesidad, no solo en nuestra profesión, sino en la vida misma. En la industria de la moda, la renovación es una constante. Las tendencias son ininterrumpidas. Tener infraestructura y talento, no garantiza el éxito. Para producir con calidad, un profesional competitivo requiere innovar sus productos, ajustarse a las tecnologías actuales, a la evolución y a las necesidades de un consumidor cada vez más severo.

 

Si algo llama la atención de Jaime Ibiza es su tenaz transformación. Para él, la renovación es un ingrediente que impulsa su desarrollo, no solo como diseñador y empresario, sino también como persona. Para Jaime, concebir una nueva colección de bolsos cada dos meses y medio, además de un reto, le permite reinventarse y confirmar que en México existe talento y mano de obra de calidad. Jaime nació en Guadalajara, Jalisco. Es el cuarto de ocho hermanos, dedicados al negocio de la marroquinería y la peletería, profesión que aprendió desde pequeño de su abuelo Don Ignacio Ruiz Velazco Flores; y su padre Don Jaime Ruiz Velazco. Independientemente de su vocación por diseñar, y con el objetivo de perfeccionarse se capacito en escuelas de importante proyección como: Saint Martins, en la ciudad de Londres, Inglaterra, y en el Afram (Instituto de Formación Profesional de Marroquinería y Peletería) en Florencia, Italia. Alcanzo el éxito en los años 80s. Sin embargo, en cierta ocasión, Jaime me confeso que como consecuencia, perdió el piso y atravesó por una crisis profesional y personal; lo cual lo obligo a alejarse por un tiempo de los escenarios de la moda. Fue así que después de examinar sus objetivos, capacitarse y reestructurar la empresa familiar, en el 2011 dispuesto a empezar de cero, se rediseñó por completo, practicando una filosofía nueva. Con esa metamorfosis nació un ícono que caracteriza a su firma, al que bautizo como ‘Stitch’, una insignia que refleja su personalidad y que ha dado la vuelta al mundo, y el cual lucen sus diseños, portados por celebridades e influencers del mundo de la moda. El singular símbolo se compone de dos 8 engarzados (que en la cultura oriental representan la abundancia), además en esta figura, convergen dos infinitos. Hace alusión a una ideología de dicha, fortuna, prosperidad y bienestar. Por último, el signo de “+” que recuerda la necesidad de agregar elementos positivos, englobando así positivismo y actitud, recordándole a las personas que llevar una vida plena, es sinónimo de éxito.

Hoy, a cinco años de ese resurgir, Ibiza sabe que para conseguir el reconocimiento, hay que sumar esfuerzos, agradecer, nutrirse de aprendizaje y renovarse. Asegura que el apoyo de su familia y el trabajo en equipo, han sido piezas esenciales de su éxito y desarrollo, lo que le ha permitido consolidarse como uno de los diseñadores de bolsos, carteras, cinturones y calzado, más relevante de México, Colombia, Venezuela, El Salvador y Costa Rica. Para Jaime, la renovación es estar permanentemente en una frecuencia de cambio, porque eso es lo que sucede a diario en el mundo…y le permite generar diseños continuos. Es por eso que en cada colección, busca crear un vínculo particular con su consumidora. Cada pieza expresa una historia, en donde su país, cultura, valores y mujeres son su fuente de su inspiración; incorporando las últimas tendencias de la moda internacional.

*@CLAUDIAAZCONA

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here