A pesar de la demanda mundial de energéticos, la falta de recursos dificultarán la explotación de los nuevos campos descubiertos, estiman expertos 

En el 83 Aniversario de la Expropiación Petrolera, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció el descubrimiento de un campo gigante —el tercero en lo que va de la actual administración— que formará parte del Complejo Francisco J. Múgica en el municipio de Centro, Tabasco, el cual permitirá perforar 65 pozos y extraer entre 500 y 600 millones de barriles de crudo 

Con esto, la petrolera confía en cerrar el 2021 con una producción de 2 millones de barriles diarios.  

Pero, a pesar de los esfuerzos del gobierno mexicano por rescatar a la compañía, en un entorno de recortes presupuestales y baja inversión ¿Pemex contará con los recursos para desarrollar estos campos y alcanzar la meta del actual gobierno de producir 2.4 millones de barriles diarios? 

Para el analista y experto Ramsés Pech, la demanda por combustibles para la industria automotriz garantizará que la petrolera mexicana tenga vatios años de vida por delante. 

El problema está en los recursos para nuevas inversiones. 

Es decir, cada uno de los 65 pozos del nuevo complejo demandarán una inversión de, al menos, 20 millones de dólares para su explotación; en términos conservadores, 1,300 millones de dólares o 26,000 millones de pesos los próximos tres años… recursos con los que no cuenta. 

“El año pasado le redujeron 40,000 millones de pesos a Pemex Exploración y Producción por la pandemia. Y ya quedó demostrado que cuando se le reduce presupuesto a Pemex y no se le da lo necesario no va a llegar a los planes objetivos”, explica Ramsés Pech. 

“El director general de Pemex —continúa— anunció que, al cierre de 2021 se va a llegar a los 2 millones de barriles diarios, pero después van a requerir más recursos para llegar a los 2.4 millones que se pretende alcanzar. Para 2022, para llegar a esa meta, tendría que incrementarse el presupuesto un 40% y si Pemex no tiene los recursos no va a alcanzar la meta que se está estimando”. 

“Si queremos que todo lo hagan Pemex y la Comisión Federal de Electricidad, cuando menos, el año próximo, le deberían estar otorgando entre 1.2 y 1.4 billones de pesos. La pregunta es de dónde van a sacar 400 millones de pesos adicionales si la Secretaría de Hacienda está diciendo que la recaudación no viene como se espera”, señala el experto. 

Peor todavía, un reciente reporte de la Agencia Internacional de Energía —de la que México forma parte— estima que, para el 2026, a pesar de un incremento en la demanda de petróleo, nuestro país enfrentará una caída en la producción producto de los recortes a Pemex y a una disminución en las inversiones por parte de la propia compañía y del sector privado. 

En este escenario, México no llegaría siquiera a los 2 millones de barriles diarios y se quedaría en 1 millón 800,000 barriles. 

“La Secretaría de Energía, junto con la Comisión Nacional de Hidrocarburos, deberían evaluar si Pemex cuenta con los recursos suficientes para hacer la extracción de estos hidrocarburos o, en dado caso, hacer rondas para que un privado la pueda realizar”, considera. 

El problema es que el propio presidente López Obrador anunció que, si bien se respetarán los actuales contratos con empresas privadas, no habrá más rondas donde participe el sector privado. 

Por Raúl Castro-Lebrija 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here