Uno de los indicadores adelantados más acreditados del País, el Indicador IMEF Manufacturero, arrojó que el índice mostró un avance de 3.2 puntos durante octubre frente a septiembre pasado, para ubicarse en las 50.1 unidades, lo que significa que pasó de una zona de contracción a otra de expansión.

La mejoría del Sector Manufacturero fue uniforme para empresas de diferentes tamaños.

“Junto con otros indicadores de coyuntura económica menos oportunos, pero basados en mediciones de las variables económicas, confirman que la reactivación que se ha registrado en la actividad económica proviene principalmente del repunte de la demanda externa”, mencionó el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) en su reporte de estas referencias adelantadas, dadas a conocer este lunes.

En el décimo mes del año, el Indicador IMEF Manufacturero se colocó en expansión luego de haber permanecido dieciséis meses consecutivos en zona de contracción.

No obstante, el indicador IMEF no Manufactureroque incluye las actividades de los sectores Comercio y Servicios reportó a lo largo de octubre una caída de 1.1 puntos, cerrando en 47.7 unidades, ubicándose en la zona de contracción por noveno mes consecutivo.

Las cifras del indicador IMEF de octubre (Manufacturero y de Servicios y Comercio) sugieren que el rebote de la actividad económica ha sido asimétrico”, destacó la organización.

Durante octubre, cuatro de los componentes del Indicador Manufacturero registraron aumentos: el subíndice Nuevos Pedidos aumentó 6 puntos, cerrando en 51.2 unidades mientras que el subíndice Producción aumentó 5.2 puntos, para quedar en 51.6 unidades.

Destacó el desempeño de uno de los subíndices más sensibles, el del “Empleo” en la Industria Manufacturera, el cual mostró un avance de 3.5 puntos, para cerrar en 50.5 unidades. El subíndice Inventarios, a su vez, aumentó 1.7 puntos, situándose en las 46.1 unidades.

Por su parte, el subíndice Entrega de Productos se mantuvo sin cambio en 50.1 unidades.

El IMEF destacó el comportamiento de octubre de los subíndices Nuevos Pedidos, Producción y Empleo, que cruzaron en la última recta del año el umbral de los 50 puntos de manera conjunta, tras haber permanecido en zona de contracción durante 15, 16 y 19 meses consecutivos, respectivamente.

Contrastes

Los cuatro subíndices que componen el Indicador IMEF no Manufacturero, que se refiere a los Sectores Comercio y Servicios, registraron caídas en el décimo mes del año.

Los resultados de octubre contrastan con los de septiembre, en que todos los subíndices (del Indicador IMEF no Manufacturero) aumentaron, si bien solo revierten parcialmente los avances entonces alcanzados”, expuso.

El subíndice Nuevos Pedidos disminuyó 2.1 puntos, para cerrar en 46.5 unidades; el de Producción bajó 1 unidad, para finalizar en 46.9 unidades. Por su parte, el subíndice de Empleo exhibió un retroceso de 0.5 unidades para llegar a 45.6 unidades, mientras que el de “Entrega de Productos” bajó 0.2 unidades finalizando en el umbral de expansión, en las 51.8 unidades, siendo el único subíndice del Indicador IMEF no Manufacturero que obtuvo un desempeño positivo.

¿Desaceleración a la vista?

Los indicadores económicos recientes muestran una reactivación en el ritmo de la actividad económica, como era de esperarse, por la reapertura de la actividad económica luego del confinamiento inducido para prevenir el contagio de Covid-19, dijo el IMEF.

Sin embargo, esta reactivación parece estar perdiendo fuerza a la vez que presenta una dicotomía marcada entre la actividad industrial y los servicios”, destacó el organismo.

De hecho, los últimos datos económicos muestran una clara desaceleración de las actividades en México: entre julio y septiembre pasado, la estimación oportuna del PIB realizada por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía, e Informática (INEGI) arroja que el indicador avanzó 12% en términos reales respecto al periodo abril, mayo, junio, los meses más fuertes del confinamiento.

Sin embargo, a tasa anual, el PIB del tercer trimestre del año mostró un declive de -8.6%.

A su vez, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) creció 1.1% en agosto respecto a julio pasado, aunque de junio a julio lo hizo en 5.7%. Mientras que el componente industrial del IGAE creció 3.3% en agosto, el de servicios lo hizo en sólo 0.4%.

En el caso del componente industrial del IGAE, los valores durante mostraron un avance de 18.1% en junio y de y 7.1% durante julio, en tanto que el componente servicios avanzó en 6% y 4.7%, respectivamente.

Según el IMEF, a un entorno de incertidumbre externa, como el resultado de la carrera presidencial de Estados Unidos de este 3 de noviembre, se suman asuntos internos que generan “preocupación” en el entorno de negocios.

“La posibilidad de aplicar medidas de política cuestionables, como la eliminación indiscriminada del “outsourcing”, la aplicación abusiva de la fiscalización por parte del SAT, o la eliminación del piso parejo a la libre competencia en el sector energético”, destacó la organización entre los elementos de incertidumbre más destacados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here