El PIB de Estados Unidos creció a un ritmo de 33.1 por ciento a tasa anualizada durante el 3er trimestre de 2020 (3T20). La cifra es la mayor registrada en la historia para la economía estadounidense y se colocó por arriba de estimados que se ubicaban en 31 por ciento. 

La tasa de crecimiento fue de 7.4 por ciento trimestre contra trimestre. El resurgimiento, sin embargo, es temporal, impulsado por la reapertura de la economía y la implementación de estímulos fiscales extraordinarios que reforzaron el consumo. 

Fue precisamente el consumo el que más contribuyó a la expansión, con un alza de 40.7 por ciento anualizado, con fuertes alzas también en inversión del orden del 28.5 por ciento inversión fija, 59.3 por ciento residencial. El gasto e inversión de gobierno fue el único componente que registró contracción ligera de 4.5 por ciento, mientras que las exportaciones netas restaron también al crecimiento, dada el alza en importaciones de 91.1 por ciento, tras el resurgimiento del consumo. 

“El reporte revela que el rebote de la economía tras el confinamiento fue sólido, pero se espera que las cifras de crecimiento se moderen en los próximos trimestres. La ausencia de un nuevo estímulo fiscal y el resurgimiento del virus amenazan con afectar la recuperación en el 4º. trimestre de 2020, mientras que el desempleo se mantiene históricamente alto, algo que podría repercutir en el crecimiento a mediano plazo. No obstante, El PIB se mantiene 3.5% por debajo de su nivel pre-pandemia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here