Una vez superada la fase de reacción, reenfocar sustancialmente el modelo de negocio y concentrarse en el retorno de la inversión a través de iniciativas de transformación digital son las principales estrategias de aerolíneas, hoteles y empresas del sector de entretenimiento rumbo a la recuperación tras COVID-19.

1.-Las empresas, dependiendo de su sector, necesitan identificar con oportunidad el cuadrante para el camino a la recuperación

Las compañías de la industria automotriz, salud y construcción requerirán reservas de capital para transformar sus modelos operativos, logrando emerger digitalmente. Por otra parte, se espera que la demanda vaya regresando a su volumen habitual y puedan regenerarse los negocios de transporte, instituciones financieras y agricultura que fueron afectados por la contracción económica.

Mientras tanto, las compañías del sector de telecomunicaciones, ventas en línea, salud y farmacéutica que tengan a su favor los cambios necesarios en su modelo de negocio para satisfacer los nuevos hábitos de consumo serán las más atractivas para los inversionistas por su potencial para generar valor, de acuerdo con el análisis Rumbo a la recuperación tras COVID-19 realizado por KPMG en México,

Carlos Millán, Socio de Global Strategy Group de KPMG en México comenta, “El camino hacia la recuperación depende de variables relacionadas al desenvolvimiento del padecimiento COVID-19, así como del comportamiento a nivel macroeconómico. Sin embargo, a nivel de industria y empresa, en KPMG visualizamos cuatro comportamientos (curvas) de recuperación; En este sentido, cada industria o empresa, dependiendo del escenario de recuperación y del grado de cambio esperado en la propia industria y su cadena de valor será importante cuente con una estrategia ágil, enfocada en el entendimiento de los cambios en los hábitos de consumo y con alta capacidad de flexibilizarse”.

El mapa a la recuperación: 4 comportamientos

I. Replanteamiento sustancial.En este escenario se encuentran empresas que luchan por recuperarse de la disminución “permanente” de la demanda, y que no cuentan con capital suficiente para soportar una contracción prolongada o la ejecución errónea de una transformación digital. Algunas de estas empresas pertenecen a sectores como: aerolíneas, retail, educación privada, energía, hoteles, restaurantes, entretenimiento. Entre los principales retos de este cuadrante están: reenfocar el modelo de negocio; evaluar la reconfiguración de la cadena de suministro, y dirigir las iniciativas de transformación de negocio hacia un retorno de inversión inmediato.

II. Transformarse para resurgir. Existirán organizaciones que puedan recuperarse gradualmente y requieran reservas de capital para resistir y transformar sus modelos operativos bajo nuevas prioridades y modelos de consumo. Algunas de estas empresas pertenecen a los siguientes sectores: viajes y ocio, automotriz, productos duraderos, otras manufacturas industriales, servicios profesionales, seguros, servicios de salud, bienes raíces o construcción.

El distanciamiento temporal exige acciones enfocadas en la experiencia del cliente, así como transformar el modelo de negocio asumiendo aspectos de sostenibilidad y responsabilidad social, a fin de que la empresa se diferencie de la competencia.

III. Ajuste del modelo de negocio. Las empresas sufrirán los efectos de la contracción económica, pero podrán recuperarse a medida que la demanda regrese a su volumen habitual, tal es el caso de: instituciones financieras, los sectores de bienes de consumo, agricultura y transporte. Entre los retos de estas industrias destaca el que los clientes solicitarán servicios en la medida en que sus prioridades de consumo sean satisfechas. Los niveles de demanda podrían regresar a su estándar; sin embargo, solo prevalecerán los competidores mejor preparados. En cuanto al trabajo a distancia, será relevante considerar las implicaciones en la salud emocional y cultura corporativa.

IV. Escalamiento. Las compañías que escalen serán las que tengan a su favor los cambios en los hábitos de consumo, entre ellas se encuentran: ventas en línea, telecomunicaciones, entrega de comida a domicilio, medicina a distancia, gestión de activos y capital privado, ciencias de la salud y farmacéutica, plataformas de interacción y medios digitales. La transformación de dichos hábitos de consumo ha generado un importante impulso en las ventas, por lo que pueden aprovecharse los beneficios con una estrategia clara que mantenga la competitividad con un enfoque local y que ofrezca cercanía con el consumidor.

Servicios financieros, sector energético, sector salud e industria inmobiliaria, analizados por KPMG

Retos para las industrias

  • Servicios financieros

“Una vez superada la fase de reacción, las instituciones financieras se encuentran en un estado de resiliencia y recuperación, por lo que será crítico adecuar sus medidas y atender los riesgos de su operación y modelo de negocio, acelerando el retorno a la normalidad en la medida en que los clientes retomen sus patrones habituales de consumo con ciertas variaciones, como parte del regreso a la nueva realidad”, comenta Hermes Castañón, Socio Líder de Servicios Financieros de KPMG en México.

  • Sector energético

“La menor actividad económica internacional ocasionada por las medidas para prevenir el contagio de COVID-19; la consecuente disminución en la demanda de petróleo y productos petrolíferos y la caída de su precio a nivel global, han exigido de la industria energética un replanteamiento sustancial de operaciones, así como una importante inyección de capital para transitar por esta época de crisis”, observa Rubén Cruz, Socio Líder de Energía y Recursos Naturales de KPMG en México.

  • Sector salud

“El sector salud enfrenta una recuperación paulatina de actividades que han sido postergadas por atender otras urgentes. Para adaptarse a la nueva realidad, se requiere una planeación integral e inversiones para transformar el modelo de negocio, ajustándose a las nuevas necesidades y elecciones de consumo de las personas. Lo anterior incluye ampliar el aseguramiento privado, usar aplicaciones digitalesreforzar la atención ambulatoria y domiciliaria. Soluciones como telemedicina y análisis prospectivo de información muestran gran potencial para mantener relevancia en el mercado”, indica Ignacio García-Téllez, Director del Sector Salud de KPMG en México.

  • Sector inmobiliario

“El sector inmobiliario, en especial el comercial, de vivienda y hotelería, necesita reenfocar sustancialmente su modelo de negocio para alinearlo con las necesidades de un consumidor que cambiará sus hábitos”, afirma Alberto Vázquez, Socio Líder del Sector Inmobiliario de KPMG en México.

Finalmente, el análisis de KPMG concluye que las empresas, dependiendo de su sector, necesitan identificar con oportunidad las acciones clave a desplegar, modificando su estrategia, modelo de negocio y operativo, a fin de mantenerse competitivas.

“Nos encontramos ante una situación sin precedentes, que obliga a actuar ágil y proactivamente. No es un camino sencillo, pues requiere un sólido enfoque en resultados que parta de una estrategia alineada con la nueva normalidad”, concluye Carlos Millán, Socio de Global Strategy Group de KPMG en México.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here