La contracción económica en México por efecto del coronavirus, la fuerte disminución en la demanda externa proveniente de Estados Unidos, la acotada inversión privada, ausencia de una respuesta fiscal contundente, el retroceso de facto de la reforma energética, la caída en los precios del petróleo y el deterioro en la situación financiera y operativa de Pemex, son algunos de los factores que han provocado los recortes en las calificaciones crediticias de México este año.

Durante los primeros 5 meses de 2020 se han disminuciones en las calificaciones crediticias de México por parte de las tres principales agencias internacionales.

Analistas consultados de Intercam Banco indicaron que, de hecho, durante los primeros 5 meses de 2020 se han disminuciones en las calificaciones crediticias de México por parte de las tres principales agencias internacionales. Fitch Ratings recortó por segunda ocasión la calificación crediticia de México el 15 de abril de este año a BBB-, siguiendo una acción similar a la que tomó el pasado 5 de junio de 2019.

“Por su parte, S&P Global Ratings anunció el pasado 26 de marzo su primera rebaja en la calificación crediticia de México a BBB, mientras que el 17 de abril de 2020 Moody’s recortó su calificación crediticia de México a Baa1”.

Hasta el momento, Fitch Ratings mantiene su perspectiva Estable, mientras que Moody’s y S&P Global Ratings conservan su perspectiva Negativa para la deuda soberana de nuestro país.

Pemex también registra acciones similares: recortes por parte de las 3 calificadoras y perspectivas Negativas en todas con excepción de Fitch, que mantiene su perspectiva Estable.

Empresas mexicanas

Como es lógico esperar, explican los analistas, estas decisiones no han tardado en permearse a las empresas mexicanas. Durante este año, 12 de las 34 compañías que cubrimos han sufrido recortes en sus calificaciones crediticias por parte de estas 3 agencias internacionales, mientras que 7 empresas adicionales han experimentado cambios en sus perspectivas crediticias; de tal forma que sólo 15 compañías bajo nuestra cobertura no han sufrido cambios en sus calificaciones o perspectivas durante este 2020 por parte de S&P, Moody’s o Fitch.

Calificaciones para las 4 empresas más apalancadas

Llama la atención el caso de Cemex que, además de ser la empresa más apalancada, el pasado 31 de mayo de 2020, recibió un recorte en su calificación crediticia por parte de Fitch en un escalón a BB- con perspectiva Negativa.

“Es importante mencionar que es la primera disminución en la calificación crediticia de Cemex por parte de Fitch desde el 10 de marzo de 2009, ya que desde entonces habíamos observado avances constantes. Además, la empresa no había sufrido recortes en sus calificaciones, sino que las agencias únicamente se habían limitado a bajar su perspectiva de Estable a Negativa. Fitch espera que el consumo de cemento en México decrezca a doble dígito bajo en 2020 por efecto del coronavirus”.

Advirtieron, que en Estados Unidos también esperan un mercado presionado, así como en otros países como Panamá, Colombia, el Reino Unido, España, Francia y Filipinas, donde los efectos para Cemex han sido más duros.

Alsea, por su parte, también sufrió una rebaja en su calificación de largo plazo en escala nacional a A(mex) por parte de Fitch, con perspectiva Estable. El principal factor son las medidas tomadas por los gobiernos para evitar la propagación del coronavirus, lo que afectará sus niveles de ingresos y generación de flujo operativo.

“Su expectativa de generación de ingresos es ligeramente más optimista que la nuestra, pero nosotros esperamos mayor presión en margen. Sin importar lo anterior, coincidimos en que Alsea mantendrá una posición de liquidez adecuada en 2020 al contar con una posición de caja buena y acceso a líneas de crédito de corto plazo para hacer frente a sus requerimientos operativos y financieros; mientras que destaca medidas que se han tomado como reducir el Capex por debajo de los 2 mil millones y el freno en el pago de dividendos.

Otro caso es Lala, empresa a la cual Fitch le da seguimiento. Esta calificadora ha mantenido su calificación crediticia sin cambios y con perspectiva Estable desde 2018. Sin embargo, no es el caso de HR Ratings, una cuarta calificadora relevante que en este estudio no presentamos, pero quien el pasado 31 de marzo redujo su calificación de HR AA a HR AA- con perspectiva Estable. HR Ratings fundamenta el cambio en el bajo crecimiento observado en ingresos durante 2019; mientras que en relación al COVID comenta que Lala no asume un fuerte impacto en las ventas en su escenario base por su amplia gama de productos y el sector en el que se encuentra.

“Sin embargo, sí consideran en su escenario de estrés un mayor deterioro en las economías donde la empresa opera. Alfa, la cuarta empresa más apalancada de nuestra muestra, no ha tenido cambios en su calificación crediticia este año, pero S&P Global Ratings sí bajó su perspectiva de Estable a Negativa, al igual que en Sigma y Alpek”.

La calificación de riesgo crediticio en escala global de Alfa ha sido BBB desde el año 2014 por parte de esta agencia calificadora; S&P comentó el 19 marzo que el impacto por expectativas de un menor crecimiento a nivel global relacionado con el COVID-19 se estaba extendiendo a México y otros mercados clave donde opera Alfa, lo que presionaría sus indicadores crediticios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here