Las 21 empresas automotrices afiliadas a la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) además de Mitsubishi Motors y Giant Motors Latinoamérica volvieron a registrar en marzo un desplome en sus ventas, en principio por la desaceleración de la economía local, que caerá en recesión en este año ante el colapso de la economía global por el Covid-19.

Durante marzo, las ventas al público en el mercado interno se hundieron 25.5%, con la colocación de 87,517 unidades respecto a las 117,513 colocadas en igual mes de 2019, de acuerdo con información recabada por el Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI) de las automotrices, difundida el jueves.

El sector automotriz representa una de las industrias más integradas a las cadenas globales de suministro por lo que las medidas de distanciamiento social y el cierre de fronteras para detener la Pandemia socavará aún más la actividad. Representa además uno de los sectores más vigorosos y que creció de manera exponencial a raíz del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entre EU, Canadá y México que funcionó por 21 años y dio paso al recién creado T-MEC.

Hoy, el sistema World Metres informó que la Pandemia afecta ya a un millón 016 128 personas alrededor del mundo, con EU, Italia y España liderando los casos. En México, el número de contagios suma 1,510 desde el 28 de febrero, cuando se reportó el primer registro; hasta hoy, el país reporta 4,653 casos sospechosos y 50 decesos.

Información de la agencia Reuters que cita a la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) indica que las ventas automotrices en México han tenido caídas interanuales en 33 de los últimos 36 meses. En lo que va del año, agrega esta información, se han vendido casi 300,000 unidades, lo que representa un descenso de poco más del 10% respecto al primer trimestre del 2019. La expectativa del sector es que este año las ventas caigan un 26%.

La AMIA anunció en esta semana que el papel estratégico de la actividad en la economía mexicana los llevó a plantear a los gobiernos Federal y locales un Acuerdo Nacional que les permita enfrentar la recesión global y nacional.

“Este contexto afecta de manera importante las operaciones de la industria, poniéndola en una situación crítica con la ampliación de un periodo de depresión del mercado interno, condicionando seriamente los resultados futuros de este sector estratégico para el país”, refiere el organismo establecido en México desde 1951, y cuyo valor de producción representa hoy el 3.8% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y 20.5% del PIB del Sector de la Manufactura.

La AMIA plantea una Política Fiscal de apoyo a sus empresas colaboradoras, afectadas ya con paros técnicos en México decretados por la rápida propalación del virus, que en el país alcanzó hasta este lunes 993 casos de personas infectadas en la llamada Fase 2 de la Pandemia, o de transmisión comunitaria.

El organismo dirige al Gobierno Federal una propuesta de Política Fiscal que consiste en apoyar “a los colaboradores afectados con créditos fiscales por un monto equivalente al 50% de sus salarios”, señala.

Específicamente, la AMIA alude a la autoridad fiscal, el Sistema de Administración Tributaria o SAT, que depende de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a emprender medidas como acelerar la devolución de Impuesto al Valor Agregado (IVA); posponer los términos para la declaración anual de impuestos y reanudar la práctica de la compensación universal, un mecanismo por medio del cual el contribuyente obligado a pagar mediante declaración anual, puede compensar las cantidades a favor contra las obligadas.

Entre sus agremiados figuran empresas fabricantes de vehículos líderes a nivel global establecidas en México como Nissan, General Motors, VW, Toyota o Ford. Los asociados señalaron también la urgencia de acelerar la depreciación de activos del Sector, “con el fin de promover las inversiones”.

Respecto a los gobiernos locales, plantean “acordar con las autoridades estatales la aplicación de tasa cero de impuesto a sueldos y salarios mientras perdure la crisis”.

Las empresas fabricantes de vehículos representadas en la AMIA generan 980 mil empleos directos; de esta planta productiva dependen poco más de 3.6 millones de mexicanos.

“En caso de un inevitable reajuste de la plantilla laboral, apoyar con becas a los obreros que sean separados de su trabajo en tanto se recuperan los niveles de producción previos a la crisis”, es otra de las medidas que para el Sector Automotriz declara el organismo.

Posponer Regla de Origen

La AMIA señala que dentro de este Acuerdo Nacional que convoca a la participación de las autoridades, contempla también medidas en materia de Comercio Exterior, por lo que promueve ante el Gobierno Federal reconsiderar la fecha de la entrada en vigor de las Reglamentaciones Uniformes y la Regla de Origen Automotriz contempladas en el T-MEC hasta el 1 de enero de 2021, en vez del plan original de su entrada en vigor a mediados de 2020.

La regla de origen implica que el 66% del valor de un auto fabricado en la región debe estar representado por bienes originarios de Norteamérica (Canadá, Estados Unidos o México), en lugar del 62.5% que establecía el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) que funcionó durante 21 años.

Con la nueva fecha se daría “tiempo a la industria para poder implementar las medidas de esta nueva reglamentación”.

Un estudio de Deloitte México fechado el 12 de septiembre del año pasado, indica que, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) entre enero y agosto de 2018, 31 de cada 100 dólares exportados al extranjero provino de mercancías automotrices, generando ganancias de casi 92 mil millones de dólares, esto es, el 20% del total de PIB de las industrias manufactureras.

“Para salir adelante ante esta situación, que como Sociedad nos compete a todos, y asumiendo como siempre la responsabilidad de impulsar acciones que apuntalen al desarrollo de México, es importante tomar medidas a mediano y largo plazo para reestablecer el rumbo de la economía y del bienestar social”, subrayó la AMIA en su pronunciamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here