Si tienes un capital que no necesitas en ese momento, quizá puedas encontrar una manera de sacarle rendimiento. Al fin y al cabo, en eso consiste invertir: utilizaremos este dinero para, a través de ciertos movimientos, conseguir que crezca y así obtener más.

Hay muchas maneras de invertir: desde comprarnos una casa (con la idea de que el mercado evolucione y valga más de cara a los años venideros, hacer apuestas online (utilizando, por ejemplo, el código promocional Caliente para que no tengamos que poner todo nuestro dinero desde el principio), o crear un negocio con el objetivo de obtener beneficios a corto y a largo plazo.

También puede resultar una buena opción hacerse con productos financieros (cómo puede ser invertir en un fondo de inversión, en Letras del Tesoro, acciones variadas, etc.).

No importa el tipo de inversión que se quiera llevar a cabo, siempre hay que tener algo presente: no siempre se gana.

Por eso, antes de invertir, es conveniente plantearse lo siguiente:

¿Qué debemos tener en cuenta para hacer una inversión?

  • Capital ahorrado: Tan solo deberíamos invertir aquel dinero que tengamos ahorrado y que no vayamos a necesitar. Por muy segura que veamos la inversión, dedicar el dinero que necesitaremos a corto o a medio plazo puede ser catastrófico.
  • Capacidad de ahorro mensual: No solo debemos tener claro que capital podemos invertir, si no cual va a ser nuestra capacidad de ahorro mes a mes. Esto nos puede dar una cierta perspectiva para tener presente lo que estar por venir.
  • Pérdida que serás capaz de aceptar: Como ya hemos comentado, no siempre se gana. Por ello, habrá que plantearse desde el primer momento la cantidad económica que estaremos dispuestos a perder.
  • Tipo de rentabilidad: Hay que estudiar la relación entre rentabilidad / riesgo. Si el riesgo es muy elevado, pero la rentabilidad muy baja, no merecerá la pena. Lo realmente interesante sería encontrar el equilibrio entre estos dos puntos.
  • Conocimientos: No te metas en aquello que no sabes. Por ejemplo, si quieres intentar sacarte algo de dinero con las apuestas deportivas, puede que te parezca interesante utilizar algún cupón exótico, como cualquier código que hay en Brasil. El problema de no tener ni idea de lo que hacemos se traducirá en que lo perderemos todo antes de darnos cuenta de lo que está pasando.
  • Perfil de riesgo: Deberías conocer el tipo de inversor que eres, tu perfil de riesgo, para saber a que te enfrentar. Por ejemplo, si no quieres ni puedes perder mucho dinero, serás un inversor conservador, ya que estarás asumiendo poco riesgo. En este caso, tendrás que aceptar más bien un rendimiento reducido (lo lógico es que, a mayor rentabilidad, mayor riesgo).
  • Busca un asesor: No empieces a invertir a lo loco. Lo más interesante es que buscases a un asesor que te pudiera echar una mano con todo. Ante cualquier duda, podrás preguntarle.

Ahora puede ser un buen momento para invertir, pero asegúrate de tener presente todo lo anterior antes de hacerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here