Agencias de riesgo dijeron el lunes que la economía mexicana reportará el menor crecimiento de la región en América Latina para 2020. Desde este año, la calificadora Fitch Ratings estima que la inversión sufrirá una contracción de 4% en 2019, lo que restará 8 puntos porcentuales del crecimiento general del PIB.

Fitch anticipa que las inversiones del próximo año sigan siendo débiles en la medida que los inversionistas puedan alcanzar “un acuerdo con el entorno cambiante bajo la administración (del presidente Andrés Manuel) López Obrador”.

A su vez S&P Global Ratings dijo que rebajó sus proyecciones del PIB de 2020 para México de 1.3% a 1% en un escenario base. Un escenario negativo coloca a la segunda mayor economía de América Latina con un crecimiento de 0.4 por ciento. En este año, México crecería 0.1% en un escenario base, pero en uno negativo ubica un decrecimiento de -0.1 por ciento.

“América Latina se encamina a otro año de bajo crecimiento en 2020 debido a que muchas economías están presentando tasas de crecimiento más bajas desde la crisis financiera global… Los bajos niveles de inversión son el principal factor que está pesando sobre el crecimiento”, sostiene.

S&P explica que la débil inversión responde a la incertidumbre en torno a la dinámica de las políticas internas de las economías locales, cuyos impactos se han exacerbado ante las preocupaciones sobre la trayectoria del comercio internacional y crecimiento global de los últimos años.

La calificadora rebajó también sus proyecciones de crecimiento para Chile, a 2.4% y de Perú a 2.8 por ciento. La excepción del listado en América Latina es para Brasil, donde S&P Global Ratings estima un crecimiento del PIB para 2020 de 2%, desde un 0.8% de 2019 “impulsada por el impacto que el empuje de la recientes reformas tendrá sobre la inversión”, indica.

Incertidumbre mexicana

En su análisis “América Latina en 2020: bajo crecimiento, bajas tasas de interés, elevado riesgo” dado a conocer este lunes, S&P Global Ratings señala que el debilitamiento “significativo” de la economía mexicana es producto de un descenso “considerable” en la inversión pública y privada.

 “Los riesgos para nuestro panorama de crecimiento para México se encuentran en su mayoría en el lado negativo debido al alto grado de incertidumbre que generan las diversas políticas del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, especialmente en el sector de energía”, refiere.

Lo bueno

Fitch Ratings reafirmó el lunes una calificación para la deuda soberana de México de “BBB”, con perspectiva Estable.

“Potencialmente, existe una ventaja de la inversión privada en proyectos de infraestructura que comienzan a principios de 2020 como parte del plan de desarrollo del gobierno, y la aprobación de USMCA puede alentar más la Inversión Extranjera Directa”, indica.

Las calificaciones de México están respaldadas por la economía diversificada del país y un historial de un marco de políticas sólido y disciplinado que ha anclado la estabilidad macroeconómica y contenido los desequilibrios. “Si bien algunas de las decisiones de política microeconómica de la administración de López Obrador han resultado polémicas, las elecciones de políticas macro han sido relativamente ortodoxas, hasta la fecha”.

Claudia Villegas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here