Si usted fuera un médico general y tuviera que diagnosticar la enfermedad que aqueja a Interjet de la familia Alemán, reconocería que los síntomas que muestra la aerolínea resultan preocupantes.

Peor aún, al recordar la experiencia de otras aerolíneas como Mexicana de Aviación, usted como médico del enfermo tendría en mente que los principales problemas de estas compañías se generaron con sus sindicatos y proveedores de aviones. Después de que Interjet se vio obligado a cancelar vuelos (ahora dice que es información falsa), los analistas regresaron a revisar con lupa la situación de la aerolínea; los acuerdos con sus pilotos y sobrecargos, el mantenimiento de los aviones rusos que adquirió, la situación de su deuda y el pago a sus tenedores de certificados. Cambios, además, en sus cuadros directivos. Más de 48 horas después de la crisis, Interjet que preside Miguel Alemán Magnani emitió un comunicado en el que asegura que sus operaciones se desarrollan sin problema y que todo es mentira. La cuestión es que los consumidores con vuelos cancelados se manifestaron en redes sociales para confirmar que sí, que era verdad, que  estaban viendo afectados sus derechos por la cancelación de vuelos. Por ello, nos dimos a la tarea de preguntar: 1) Algunos clientes de Interjet nos confirmaron la cancelación (lo cual puede sucederle a cualquier empresa) 2) Revisamos las redes sociales y las quejas se contaban por decenas (claro puede ser una campaña de robots programados en contra de la compañía. 3) La preguntamos a los pilotos afiliados a ASPA y nos dicen que pilotos de la aerolínea confirmaron las cancelaciones y externaron su preocupación por la situación de la compañía. Después, acudimos con la agencia HR Ratings que calificó una emisión de Certificados Bursátiles de la controladora de Interjet, Aerolíneas ABC. Confirmamos que en noviembre de 2018 liquidó  500 millones de pesos y recibió una inyección por 3,000 millones de pesos, capital que responsablemente aportó la familia Alemán.  Pero Aerolíneas ABC tiene pendiente el pago de 440 millones de pesos, los cuales, sin embargo, están garantizados con las ventas vía el cobro de tarjetas de crédito, los famosos vouchers,  recursos que se depositan en un fideicomiso. Así que, en teoría, no hay o no debería presentarse la posibilidad de que no se cumpla a los inversionistas. Por ahora, no habrá cambios en la calificación de esta deuda pero HR Ratings está al pendiente del comportamiento de la operación de Interjet. Así que volviendo a la metáfora médica, Interjet podría estar enferma con una relación sindical complicada – a pesar de que con la afiliación de sus pilotos a la CTM y no en ASPA – se buscaba que la titularidad del contrato colectivo resultara más barata para sostener su modelo de Ultra Low Cost. Por cierto, cuando se liquidó a Mexicana se dijo que Interjet no enfermaría  de los mismos problemas. Y, por cierto, dados los escollos de liquidez que aquejan a las aerolíneas que comienzan a mostrar estos síntomas, son los derechos de cobro uno de los rubros que más disputan los acreedores. Esperemos que sí, que sea mentira todo lo que se ha dicho de Interjet, que se equivoquen los malos augurios que señalan hasta la posibilidad de una venta de sus activos. De hecho, aseguran que ya está en venta y estas malas noticias ponen de muy mal humor a la familia Alemán. La peor noticia para los consumidores sería que Interjet saliera del mercado porque sólo tendríamos a Aeromérico y a Volaris como aerolíneas dominantes y el costo de los boletos aumentaría. Ya lo confirmó la COFECE en su investigación sobre Aeroméxico y Mexicana en los tiempos de CINTRA. Tendría que crecer rápidamente Viva Aerobús de Roberto Alcántara y eso tomaría tiempo. Por eso, ojalá que todo sea mentira.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.