¿Cuántos inversionistas consideran información ambiental, social y de gobierno corporativo en sus portafolios de inversión? Esta respuesta recae en la sustentabilidad y comunicación empresarial por medio de los Principios de las Naciones Unidas para la Inversión Responsable que es un conjunto de principios de inversión que ayudan a las organizaciones de inversionistas a incorporar cuestiones ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASGC) en la práctica de su actividad cotidiana que es colocar su capital para obtener mejores rendimientos pero con una perspectiva más visionaria que solo obtener más y más capital, esta iniciativa de la ONU tienen aproximadamente mil 750 organizaciones e individuos que la firmaron y que representan colectivamente aproximadamente 70 billones de dólares.

Pero cuando estas buenas intenciones se colocan en piso y se tiene como meta el reducir costos para otorgar un mejor precio al cliente y no perder mercado en un mundo cada vez más competitivo, estas intenciones quedan solo como un elegante aspiración que se ve cada vez más lejos cuando a los gerentes de Medio ambiente, salud y seguridad (EHS por sus siglas en inglés) o a los líderes en sustentabilidad que trabajan en el mundo donde con base en ahorros los califican no tienen mucha opción para ver más allá de un número frío que representa o no desarrollar un proyecto para generar ahorro de energía y que sus beneficios económicos se verán en un plazo de dos años, pero que en este y el siguiente serán gastos, eso no da mucho a lucir en su centro de costos. Esto señala la necesidad de una mejor comunicación entre los inversionistas y las organizaciones, y muy en particular la Alta Dirección sobre la importancia de los asuntos ambientales, sociales y de gobierno corporativo al permitir que estas inversiones se realizan con una mira de más de 12 meses que es como tasan todas las inversiones. El medio ambiente puede generar ahorros, pero como toda inversión se debe ser paciente y esperar rendimientos económicos mínimos, pero rendimientos ambientales mayúsculos, desafortunadamente estos beneficios ambientales no se cuantifican en estados financieros y no se ven atractivos ante inversionistas.

Mostrando valor comercial

Una palabra recurrente es la importancia del valor comercial donde los gerentes de EHS y los líderes de sustentabilidad están administrando los programas y creando los datos que pueden ayudar a los inversionistas a comprender la capacidad de una empresa para tener éxito enfocando su capital a temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASGC).

Si bien se tiene un amplio espectro de enfoques sobre los temas ASGC, los conceptos básicos pueden ayudar a las empresas a comunicarse más claramente con los inversionistas, con el potencial de atraer capital y construir un mayor apoyo interno y externo para los programas de sustentabilidad. Algunos de estos conceptos básicos incluyen:

Enfocar los programas de sustentabilidad y la divulgación en el conjunto de cuestiones más relevantes para el negocio

Llevar a cabo evaluaciones con partes interesadas internas y externas para identificar estos temas prioritarios

Desarrollar una estrategia con objetivos cuantitativos, para gestionar los problemas prioritarios, haciendo hincapié en la conexión con el valor del negocio, la gestión del riesgo y la estrategia a largo plazo de la empresa

Comunicar públicamente cómo estos asuntos se relacionan con la estrategia y se crea valor comercial, y describir el progreso que la organización está haciendo en términos cuantitativos y cualitativos.

Un recurso recomendado es el Consejo de Normas de Contabilidad de Sustentabilidad (SASB) o el Global Reporting Initiative (GRI) que ha desarrollado un conjunto de estándares para la divulgación, a través del compromiso con los participantes del mercado financiero y los emisores, que pueden ayudar a las empresas a enfocarse en los problemas y métricas que con mayor probabilidad generarán valor y facilitarán la divulgación eficiente y efectiva de visiones más allá de solo lo económico.

Obteniendo los beneficios

Desarrollar un programa de sustentabilidad que permee a la organización junto con un exitoso programa de comunicación en torno a estándares para divulgación puede ayudar a que los inversionistas tengan una visión más allá de los financieros sobre los riesgos específicos que gestiona una empresa y que las organizaciones tengan elementos adicionales para fundamentar sus inversiones ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Esto puede simplificar la generación de informes, lo que permite dedicar más tiempo al funcionamiento del negocio e impulsar el desempeño en las métricas de seguridad, energía, agua y desechos que tanto importan.

Mario Amador*

consultoria@oficinaverde.org.mx también nos puedes seguir en Facebook y Twitter como OficinaVerdeMX

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.