Contrario a lo expuesto por el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su toma de posesión, las expectativas económicas para el país toman un tono conservador.

De hecho, las previsiones para un periodo sexenal son las más reducidas desde que se tenga memoria: PIB de 3.3 por ciento promedio anual

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público presenta un paquete económico para 2019 calificado como prudente por su titular Carlos Urzúa, que estima un crecimiento del PIB de 2 por ciento.

No deja de llamar la atención una estimación que coloca el crecimiento del PIB abajo de lo alcanzado en el último año de la administración anterior.

En la expectativa de egresos considera 18 proyectos prioritarios con una inversión en el 2019 de 251.6 mil millones de pesos, entre los que se encuentran el Tren Maya y la pensión universal para adultos mayores.

Además, proyecta una inflación de 3.4 por ciento, dólar en 20 pesos, 55 dólares la mezcla mexicana, con una plataforma de exportación de 1.016 millones de barriles diarios.

Otros elementos centrales de los Criterios Generales de Política Económica señalan que la tasa de interés será de 8.3 por ciento, un déficit de cuenta corriente de 2.2 por ciento.

Dichos estimados suponen que en 2019 el PIB de EU se desacelerará de 2.9 a 2.6 por ciento, su producción industrial lo hará de 3.7 por ciento a 2.7 por ciento y la inflación en eses país bajará de 2.5 de 2.2 por ciento.

Adicionalmente, se estima que la tasa de interés internacional (libor) será en promedio de 2.9 por ciento, frente a 2.3 por ciento calculada para 2018.

Controla las expectativas la SHCP: PIB 3.3% 2019-2024

Proyectos prioritarios

En cuanto a los proyectos prioritarios, el monto más alto será para la pensión universal de adultos mayores, que recibirá 100 mil millones pesos, 39.75 por ciento de los 251.6 mmp del grupo.

Al plan Jóvenes construyendo futuro se destina 17.6 por ciento, con 44.3 mmp y 7.5 por ciento a la modernización de la infraestructura aeroportuaria,con monto de 18 mmp.

En tanto que las becas para estudiantes de educación media superior destinarán 6.9 por ciento, con 17.3 mmp y al plan Sembrando vida, 15 mmp, que representan 6 por ciento del grupo.

Mientras que el proyecto Producción para el Bienestar recibirá 9 mmp 3.6 por ciento; a las colonias marginadas y a la reconstrucción destinará 8 mmp a cada uno.

Por lo que se refiere a la pensión para discapacitados en 2019 destinará 7 mmp; el Tren Maya y los precios de garantía para la producción de básicos tendrán 6 mmp cada uno.

En cuanto al crédito ganadero y el plan de apoyo a pequeñas y medianas empresas recibirán 4 y 3 mmp respectivamente.

Respecto al plan de caminos rurales se anunció una inversión de 2.5 mmp; las Universidades para el Bienestar y a la entrega de fertilizantes tendrán 1 mmp cada uno.

Finalmente, se completan los 251.6 mmp con 0.9 mmp al corredor transístmico y 0.6 mmp al plan internet para todos.

Controla las expectativas la SHCP: PIB 3.3% 2019-2024

Concreción de la “cuarta transformación”

Al recibir el paquete económico, el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, se refirió al significado del presupuesto, que es la concreción de la cuarta transformación, dijo.

La entrega consistió en una breve ceremonia oficial, a la que siguió una conferencia de prensa en la cual el secretario Urzúa expuso los elementos centrales de los criterios generales de política económica.

En su exposición, el secretario insistió en el carácter conservador y prudente y equilibrado del paquete económico.   

Incorpora una nueva visión sobre el uso de los recursos públicos, ejercidos de manera honesta, eficiente y transparente, en donde el objetivo clave es reducir las brechas y desigualdades económicas en nuestro país, incrementando el bienestar social y el desarrollo económico, al tiempo que se mantienen los balances públicos equilibrados.

Controla las expectativas la SHCP: PIB 3.3% 2019-2024

Aumenta 6.1% real el gasto solicitado

Se estima que el gasto neto total sea mayor en 330.8 mmp constantes de 2019 con respecto a lo aprobado para 2018, lo que representa un incremento de 6.1 por ciento real.

El gasto no programable, el cual se compone del costo financiero de la deuda pública, las participaciones a entidades federativas y municipios que prevé la Ley de Coordinación Fiscal, y el pago de adeudos de ejercicios fiscales anteriores (Adefas), se prevé que ascienda a 1,691.6 mmp en 2019, lo que equivale a 10.3 por ciento de incremento real con relación a lo aprobado de 2018.

Tal variación se explica por el aumento del costo financiero de 76.6 mmp constantes de 2019 respecto a lo aprobado en 2018, es decir, un incremento real anual de 11.4 por ciento, derivado de la prevalencia estimada de tasas de interés más altas en promedio durante el año.

Asimismo, las participaciones a entidades federativas y municipios aumentan en 71.2 mmp constantes de 2019, lo que significa 8.4 por ciento real más que lo aprobado el año previo, resultado del incremento en la recaudación federal participable.

Adicionalmente, las Adefas previstas se incrementan en 10.3 mmp constantes de 2019.

Iniciativa de ley de ingresos

El programa económico para 2019 se basa en un marco macroeconómico prudente, con la finalidad de que el presupuesto refleje el balance de riesgos que enfrenta la economía en la actualidad.

El Gobierno Federal implementará durante los siguientes años una política de manejo de la deuda basada en un uso estricto y responsable del endeudamiento con el fin de que la deuda pública mantenga una trayectoria sostenible que contribuya a la fortaleza de las finanzas públicas.

La política de deuda pública estará dirigida a mantener un portafolio de pasivos con bajo riesgo y costo que permita garantizar la estabilidad de las finanzas públicas ante choques externos que afecten las variables macroeconómicas.

Se recurrirá principalmente al mercado local de deuda y el crédito externo se utilizará únicamente si se encuentran condiciones favorables en los mercados internacionales.

En particular, se buscará realizar operaciones de manejo de pasivos de manera regular para mejorar el perfil de vencimientos de deuda y ajustar el portafolio a las condiciones financieras prevalecientes.

Endeudamiento neto

De acuerdo con lo anterior, en el paquete económico propuesto para el ejercicio fiscal de 2019, se solicita un monto de endeudamiento interno neto hasta por 490 mil millones de pesos para contratar y ejercer créditos, empréstitos y otras formas del ejercicio del crédito público, incluso mediante la emisión de valores.

Por otra parte, solicita autorización para contratar y ejercer en el exterior créditos, a efecto de obtener un monto de endeudamiento neto externo del gobierno federal de hasta 5 mil 400 millones de dólares.

Mientras que para la Comisión Federal de Electricidad solicita elevar el techo de endeudamiento neto interno hasta 9 mil 750 millones de pesos y externo de 497.5 millones de dólares

Además, solicita elevar a un monto de endeudamiento neto interno de hasta 4 mil 350 millones de pesos, y un monto de endeudamiento neto externo de hasta 5 mil 422.5 millones de dólares para Pemex.

Presupuesto de egresos

Para el ejercicio fiscal 2019 se aprueba para Petróleos Mexicanos una meta de balance financiero de -65 mil 445 millones de pesos y un techo de gasto de servicios personales de 90 mil 837.6 millones de pesos.

Asimismo, se aprueba para la Comisión Federal de Electricidad una meta de balance financiero de 5 mil 977 millones de pesos, y un techo de gasto de servicios personales de 58 mil 589.9 millones de pesos.

Mientras que el gasto programable del IMSS será de 746.7 mil millones de pesos; el Gobierno Federal aportará 101.7 mil millones como aportaciones para los ramos de aseguramiento.

Asimismo, dispondrá de 306.9 mil millones para cubrir las pensiones en curso de pago y aportará 2.7 mil millones para atender lo dispuesto en los artículos 141, 172 y 172 A de la Ley del Seguro Social.

En cuanto al ramo 33, correspondiente a las aportaciones a estados y municipios, asigna un total de 734 mil millones 22 millones 154 mil 39 pesos

Por lo que respecta a las remuneraciones, se proponen por encima del Presidente de la República a los ministros de la Suprema Corte de Justicia, y magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

De la misma manera, los titulares y consejeros de comisiones e institutos autónomos, con excepción del INAI, INEE y el Inegi.

Medidas de austeridad

El Paquete Económico 2019 se sustenta en dos pilares.

El primero de ellos es un compromiso con la disciplina fiscal y financiera, de manera que se garantice estabilidad macroeconómica y el fortalecimiento de las finanzas públicas.

El segundo pilar descansa en la observación escrupulosa de los principios de austeridad, base de la reconfiguración del gasto que se ha implementado para orientar los recursos públicos hacia rubros con un alto impacto en el bienestar de las y los mexicanos y en las capacidades de mediano y largo plazo de la economía.

En este sentido, las asignaciones presupuestales para 2019 obedecen principalmente a las medidas de austeridad estimadas para el uso eficiente de los recursos humanos, materiales y presupuestales, para contribuir a la aplicación oportuna del gasto, incidiendo directamente en la adopción de una disciplina permeable para un ejercicio del gasto responsable.

Se proponen ajustes salariales de altos servidores públicos con el fin de aminorar la carga fiscal que representan estas erogaciones dentro de los servicios personales, así como el adelgazamiento de las estructuras organizacionales burocráticas del gobierno.

Lo anterior significa una caída de 1.4 por ciento en términos reales con respecto al presupuesto aprobado en 2018.

Baja de 7.8% en gasto de operación de los ramos administrativos

Destaca también la reducción de 7.8 por ciento en el gasto de operación de los Ramos Administrativos contra lo aprobado para 2018.

La revisión de la ejecución de fondos y fideicomisos a cargo del erario federal es otra fuente de ahorros que permitirá financiar los programas prioritarios y demás acciones de gobierno contempladas en el PPEF 2019.

La tercera fuente de ahorros que permitirá financiar las acciones gubernamentales para 2019 corresponde a maximizar los recursos disponibles para el gasto social, ello mediante una reconfiguración de los programas presupuestarios con base en el desempeño del impacto de estos en el ámbito social.

A partir de esta revisión de 156 programas sociales más los ahorros provenientes de las medidas de austeridad presupuestarias enunciadas anteriormente, el PPEF 2019 destinará 5.7 por ciento más en términos reales al gasto social respecto al presupuesto aprobado en 2018, con lo que esta administración reitera el compromiso de disminuir las brechas económicas, políticas y sociales de aquellos sectores más vulnerables, sin comprometer la disciplina fiscal.

Controla las expectativas la SHCP: PIB 3.3% 2019-2024

Escenario 2019-2024

En los escenarios de finanzas públicas de mediano plazo, para los años 2020-2024 se utiliza un marco macroeconómico conservador consistente con las expectativas actuales de mercado.

Dentro este contexto, se prevé que en el periodo 2020-2024 la demanda externa de México por productos no petroleros registre un crecimiento que se iría moderando de manera consistente con la evolución esperada para la economía de Estados Unidos.

En contraste, se espera que las exportaciones petroleras se recuperen gradualmente, en la medida que se incremente la plataforma de producción de petróleo.

Esta plataforma de producción incluye la plataforma de producción esperada por parte del sector privado.

Asimismo, se espera que la demanda interna contrarreste la desaceleración de la demanda externa debido a un entorno favorable para el consumo y la inversión.

De esta manera, se estima que en el periodo 2020-2024 el PIB de México registre un crecimiento real anual de entre 2.1 y 3.3 por ciento.

Estima crecer 2.8% en 2024

La estimación puntual del crecimiento del PIB para 2020 y 2021 se ubica en 2.6 por ciento, para 2022 y 2023 en 2.7 por ciento y para 2024 en 2.8 por ciento.

Cabe señalar que estas estimaciones se ubican ligeramente por debajo de la expectativa del FMI para el periodo 2020-2023 de un crecimiento promedio de 2.8 por ciento y por encima del pronóstico promedio de los próximos diez años reportado por los analistas encuestados por el Banco de México de 2.3 por ciento, de acuerdo con la encuesta publicada el 3 de diciembre de 2018.

Se considera que en el periodo 2020-2024 la inflación se ubicará en la meta establecida por el Banco de México de 3.0 por ciento.

Se supone una ligera depreciación del tipo de cambio nominal en el horizonte previsto congruente con una trayectoria del tipo de cambio real bilateral peso-dólar constante en el periodo 2020-2024 y tomando en cuenta el comportamiento esperado de mediano plazo para la inflación en Estados Unidos.

Controla las expectativas la SHCP: PIB 3.3% 2019-2024

Tasas de interés a 6% en 2023

Se supone una disminución gradual de la tasa de Cetes a 28 días, para ubicarla en 7.6 por ciento en 2020.

Se supone que posteriormente disminuye a 6.7 por ciento en 2021, que se ubica en 6.2 por ciento en 2022 y en 6.0 por ciento a partir de 2023.

De tal manera que el diferencial entre las tasas de referencia de México y Estados Unidos disminuya de manera paulatina.

Durante el horizonte proyectado, el déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos se ubicaría en un nivel promedio de 2.2 por ciento del PIB, que puede considerarse moderado.

Por otro lado, se prevé que los ingresos por remesas familiares registren un crecimiento continuo, pero más moderado que el presentado entre 2016 y 2018, de manera consistente con el crecimiento económico que se espera para Estados Unidos.

Este escenario también incorpora precios promedio de la mezcla mexicana para el periodo 2020-2024 de 53, 51, 51, 51 y 52 dpb, respectivamente, congruentes con la tendencia a la baja en los futuros del precio del WTI y el diferencial del periodo 2010-2018 entre esta referencia internacional y el de la mezcla mexicana.

Cuenta regresiva

Ahora el Paquete Económico 2019, está en manos del Congreso de la Unión que está en cuenta regresiva para aprobarlo a más tardar el 31 de diciembre.

El primero de los tres documentos que los integran, Criterios Generales de Política Económica que contiene las estimaciones para el tipo de cambio, el precio del barril de la mezcla mexicana de petróleo y monto de producción para su exportación, pronósticos de la tasa de interés y estimación para el PIB, entre otros, no requiere aprobación.

Pese a ello, puede modificarse, lo que implica arrojar efectos sobre los ingresos y los gastos previstos para el año.

Con base en estas previsiones, el segundo documento del Paquete; el proyecto de la Ley de Ingresos de la Federación estima cuánto dinero (en total) recibirá el sector público.

El proyecto de LIF es lo primero que debe aprobarse por las dos cámaras del Congreso, primero por los diputados y luego por los senadores, como toda ley. 

Una vez aprobada la LIF, el tercer documento, el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), debe ser aprobado por la Cámara de Diputados.

Concluido el proceso de aprobación, debe entrar en vigor el primero de enero de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.