Es necesario poner un alto al despilfarro presupuestario con la creación de un consejo fiscal apartidista para proteger a la sociedad de las decisiones del gobierno en el corto, mediano y largo plazo.

Por tal motivo, el Colectivo Peso plantea que para tomar las mejores decisiones es fundamental que exista una institución que impulse la sostenibilidad hacendaria, mediante la fusión de dos centros que existen en el Congreso con una nueva normatividad que le otorgue las facultades idóneas.

El Colectivo Peso es una acción que está integrado por los especialistas en temas presupuestarios de las organizaciones de la sociedad civil, como Fundar, IMCO, Gesoc, CIEP, ITDP, Ethos, Frente a la pobreza y México Evalúa.

consejo fiscal apartidista. Revista Fortuna

Más captación, más deuda y las brechas no cierran

Los ingresos fiscales no se convierten en inversión ni crecimiento

La señal de alerta en cuanto a las finanzas públicas para este colectivo se debe a que de que la deuda y los ingresos aumentaron de manera considerable en la presente administración, en cambio el gasto en sectores prioritarios como inversión, educación y salud no ha crecido al ritmo necesario para estrechar brechas.

En 2012, el gasto en inversión fue de 4.3 por ciento del PIB, el de educación de 3.6 por ciento y el de salud de 2.8 por ciento, y que para 2017 estos tres rubros se redujeron a 2.6 por ciento, 3.2 por ciento y 2.5 por ciento, respectivamente, indicaron en una conferencia de prensa.

En el origen, señaló el Colectivo es que cada el Congreso aprueba los decretos de presupuesto de egresos de la Federación y las iniciativas de ley de ingresos de la Federación (LIF) sin realizar un análisis adecuado, con lo cual se promueve un presupuesto poco realista y sostenible.

“Indicadores como expuestos son resultado de la ausencia de una revisión, evaluación y discusión fiscal robusta, basada en evidencia, que identifique con claridad las deficiencias del presupuesto público y por ende las medidas necesarias para atenderlas”, dijo Mariana Campos, coordinadora del programa de gasto público de México Evalúa.

Pero no solo eso, la falta de discusión fiscal se extiende a todo el ciclo presupuestario; el Congreso no revisa ni discute los documentos que recibe a lo largo del año.

Una prueba de lo anterior es que no han dictaminado las cuentas públicas correspondientes a ocho ejercicios fiscales, insistió Campos.

Orden y sostenibilidad a las finanzas públicas

Ante este panorama, el Colectivo propone contar con un solo centro de estudios apartidista y con capacidad técnica en el Poder Legislativo federal, el cual debe ser capaz de desempeñar de manera seria y objetiva el análisis, seguimiento y evaluación de la política fiscal.

Con base en la experiencia internacional, a este tipo de organismos se les denomina ‘consejo fiscal’ y existe evidencia seria en el mundo de que, cuando tienen un diseño adecuado, se asocian con mayor disciplina fiscal, así como un mayor cumplimiento de la regla fiscal y balances primarios positivos”, señaló Adrián García, investigador del CIEP.

Aunque la Constitución otorga amplias facultades al Congreso para fungir como contrapeso en materia fiscal, los legisladores no han cumplido con sus atribuciones, los decretos de presupuesto y las LIFs son aprobados cada año sin discusión profunda entre los legisladores.

Ello da lugar a presupuestos poco realistas, que no corresponde con los recursos obtenidos ni con los ejercidos en años anteriores, ni es pertinente para las necesidades que se prevén financiar en los próximos años.

Si bien es fundamental rescatar las buenas prácticas y los avances que han tenido tanto el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas en la Cámara de Diputados, como el Instituto Belisario Domínguez en el Senado, los especialistas consideraron que hay que mejorar los aspectos que aún continúan deteniendo su capacidad de realizar análisis presupuestario objetivo y suficiente.

consejo fiscal apartidista. Revista Fortuna

Consejo fiscal apartidista

Eliminar la posibilidad de captura política

Por ejemplo, es fundamental blindar a estos centros de la captura política, ya que actualmente, su dirección depende de la suerte.

Para garantizar la eficiencia de este organismo, el Colectivo planteó siete condiciones que deberá cumplir un consejo fiscal.

  1. Ser apartidista y obedecer a un proceso de nombramiento mediante parlamento abierto que controle los sesgos políticos,
  2. Tener autonomía técnica y de gestión,
  3. Ser una voz autorizada en los temas hacendarios desde el Poder Legislativo,
  4. Generar estudios con evidencia robusta sobre la situación de la política fiscal, que promuevan e informen el debate público y nutran la toma de decisión,
  5. Opinar en momentos clave del ciclo presupuestario,
  6. Seleccionar a su personal con base en el mérito, conocimiento y experiencia, y
  7. Coordinarse y vincularse con las comisiones del Congreso y con consejos fiscales de otros países.

Institución de carácter técnico con facultades claras

De manera más específica, el consejo fiscal que se propone deberá dar una opinión sobre el marco macroeconómico, un análisis de las asignaciones de gasto propuestas respecto a su evolución histórica y estimaciones de las necesidades de gasto en sectores prioritario.

Además de, una evaluación del cumplimiento de la regla fiscal, hacer análisis prospectivo sobre la sostenibilidad fiscal, costear las propuestas de política pública, elaborar un reporte post-electoral de las propuestas de campaña más importantes y sus costos, entre otras.

“Es ingenuo creer que los mecanismos de responsabilidad hacendaria inscritos en la ley de México son suficientes para garantizar la disciplina fiscal”, aseguró Alfredo Elizondo, investigador de Gesoc.

Por ello, las organizaciones insistieron en monitorear el funcionamiento de dichos mecanismos desde una perspectiva técnica y objetiva.

consejo fiscal apartidista. Revista Fortuna

Hacia una discusión fiscal responsable

Esta propuesta será llevada a diversos actores interesados con la intención de que sea tomada en cuenta en la próxima legislatura.

En este sentido, el Colectivo hizo destacar que, a pesar de que todos los candidatos proponen “ordenar” el gasto, esto no será posible sin una figura robusta que desempeñe las funciones descritas.

Al respecto, dijeron que entre los candidatos a la Presidencia de la República, ha habido rechazo a tal figura solo por parte de José Antonio Meade.

En momentos en los que estamos repensando el futuro de México, necesitamos incorporar los elementos clave para construir las instituciones que el país requiere, como es un consejo fiscal.

Ello que permitirá promover la discusión fiscal responsable, a la altura de los retos de nuestra población y del contexto que enfrentamos”, indicó el Colectivo Peso.

En la conferencia participó Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) quien se refirió a diversos modelos de operación de instituciones similares en el mundo, sus beneficios, así como de la urgencia de que exista en México para fomentar la productividad.

Foncerrada fue explícito al exponer el impacto de los recursos fiscales para la reducción de la pobreza; que en otras naciones suele cerrar brechas, sin embargo, en México no tiene ese efecto; por el contrario, suele ser regresivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.