mantener la tasa de referencia. Revista FortunaEl Banco de México (Banxico) decidió mantener la tasa de referencia en 7.50 por ciento en congruencia con la tendencia descendente de la inflación.

En una decisión por unanimidad de los miembros de la Junta de Gobierno, consideraron sin embargo que el balance de riesgos para la inflación respecto a la trayectoria esperada mantiene un sesgo al alza, en un entorno con un alto grado de incertidumbre.

Hacia adelante, se estima que la inflación está en línea se oriente hacia su objetivo de 3 por ciento en 2019, señaló en su comunicado.

Lo anterior supone un comportamiento ordenado del tipo de cambio, la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral y que la inflación no subyacente continúe disminuyendo en lo que resta de 2018 al ritmo previsto.

Pese a ello, reconoce que, si bien las cifras más recientes de actividad económica muestran un mayor dinamismo, se considera que el balance de riesgos para el crecimiento continúa sesgado a la baja, dada la incertidumbre que aún prevalece en la economía.

Hacia adelante, se prevé que la economía seguirá transitando por un panorama complejo, tanto en el ámbito externo como en el interno, lo que hace particularmente relevante que, además de seguir una política monetaria prudente y firme, se impulse la adopción de medidas que propicien una mayor productividad, y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas, indicó.

Entorno internacional

En cuanto a la economía global, señaló, que siguió expandiéndose de manera generalizada, aunque con cierta moderación.

Respecto a Estados Unidos espera que la actividad económica crezca a un ritmo sólido en los próximos trimestres.

Además, con una política monetaria que presente algunos cambios graduales por parte de la Reserva Federal, ante una inflación en torno a su objetivo simétrico de 2 por ciento.

Advirtió la presencia de riesgos a la baja para la economía mundial, con la presencia de alta volatilidad por presiones inflacionarias, medidas proteccionistas y eventos geopolíticos.

Ello ha acompañado debilitamiento considerable y aumento de la volatilidad de las divisas de las economías emergentes, apuntó

En el caso de México, el debilitamiento del peso también se vio afectado por factores de índole interno.

Por su parte, las tasas de interés presentaron incrementos, especialmente en los plazos más largos.

Observación al tipo de cambio

La Junta de Gobierno aseguró que mantendrá una postura monetaria prudente y continuará dando un seguimiento especial al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos y a la evolución de las condiciones de holgura en la economía.

Estima que el comportamiento que presentará la inflación, en el horizonte en el que opera la política monetaria, está en línea con dichos pronósticos.

Lo anterior supone un comportamiento ordenado del tipo de cambio, la ausencia de presiones provenientes del mercado laboral y que la inflación no subyacente continúe disminuyendo en lo que resta de 2018 al ritmo previsto.

Entre los principales riesgos al alza, destaca que la cotización de la moneda nacional continúe presionada en respuesta, tanto al entorno de mayores tasas de interés externas y la fortaleza del dólar, como a la incertidumbre asociada a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral del presente año.

En caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, el Banco de México estará atento a que este se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios.

Por otro lado, persiste el riesgo de enfrentar choques en los precios de los bienes agropecuarios y presiones al alza en los precios de algunos energéticos.

Adicionalmente, considerando las condiciones cíclicas de la economía, la evolución de los costos unitarios de la mano de obra podría presionar a la inflación.

En cuanto a los riesgos a la baja, destaca una posible apreciación de la moneda nacional en caso de un resultado favorable en las negociaciones del TLCAN.

El balance de riesgos para la inflación respecto a la trayectoria esperada mantiene un sesgo al alza asociado a los riesgos descritos, en un entorno con un alto grado de incertidumbre.

Análisis de Monex

Monex. Revista FortunaDesde el punto de vista de Monex, el tono del comunicado fue más hawkish, ya que, si bien se mencionó la favorable trayectoria descendente que mantiene la inflación en línea con el objetivo del banco central, se continuó señalando la permanencia de ciertos riesgos que podrían impactar la trayectoria en los próximos meses.

En especial, en el comunicado de hoy se agregó que “en caso de que la economía enfrente un escenario que requiera un ajuste del tipo de cambio real, el Banco de México estará atento a que este se dé de manera ordenada y sin efectos de segundo orden sobre el proceso de formación de precios”.

Monex considera para la próxima decisión de política monetaria se apegue a la evolución que presente el tipo de cambio en las próximas semanas.

A partir de la próxima minuta de esta reunión se dará a conocer la identidad de los integrantes de la Junta de Gobierno que votaron a favor de la decisión.

Debido a que la elección fue unánime a favor de mantener la tasa de referencia sin cambios, no se incluirá una justificación que avale otra expectativa de algún miembro.

Dicha minuta se dará a conocer el próximo 31 de mayo.

Finalmente Monex, indicó que mantiene su estimado de que se concrete un incremento de 25 puntos base en la tasa de referencia a 7.75 por ciento en la reunión del 21 de junio.

Análisis de Ve por Más

Esperamos que el banco central mantenga una postura defensiva dado el entorno actual de incertidumbre económica y política en nuestro país, y la posibilidad de un ritmo de normalización monetaria en EUA más agresivo a lo originalmente estimado, principalmente.
Lo anterior implica que no podemos dar por terminado el ciclo de alza en tasas de interés por parte de Banxico.

El mercado cambiario podría seguir respondiendo a factores como una posible aceleración en el ritmo de alza de tasas por parte de la Fed y a la incertidumbre inherente a la renegociación del TLCAN y el proceso electoral en México.

En este sentido, una mayor depreciación del peso frente al dólar podría afectar el nivel de precios a través de rubros como el de mercancías.

Además de esto, hay que considerar otros riesgos como el alza en energéticos y posibles presiones en la demanda ante una aparente disminución en las condiciones de holgura en el mercado laboral nacional.

Se espera con 70.4 por ciento de probabilidades (75.8 por ciento anterior) que Banxico suba la tasa objetivo en la siguiente reunión (junio), mientras que se estima que la Fed también ajuste al alza con un alto grado de certeza (96.7 por ciento).

Análisis de Invex

Para los analistas de Invex el comunicado destaca una falta de mayor preocupación dada la reciente depreciación del peso y tono aún más restrictivo.

Asimismo, consideramos que la ausencia de guía de expectativas de cara a la próxima reunión, donde el mercado anticipa un alza, se debe a la posición cautelosa que mantendrá la Junta mientras se desarrollan los eventos relacionados con la Reserva Federal, la negociación del TLCAN y el proceso electoral en México.

Consideramos que el comunicado valida nuestra expectativa de que Banxico se abstendrá de modificar la tasa mientras la inflación mantenga una clara tendencia a la baja y la depreciación del peso mantenga un carácter temporal.

No obstante, no descartamos que Banxico necesite endurecer la posición actual en caso de que se materialice alguno de los riesgos mencionados.

Análisis de Banorte

En nuestra opinión, el tono del comunicado fue ligeramente más hawkish (sesgo hacia a restrictiva) que el comunicado previo al enfatizar en los siguientes puntos:

  • La Junta de Gobierno resaltó que si bien la mayoría de las divisas en países emergentes han mostrado una depreciación, el peso mexicano también se vio afectado por factores internos; y
  • A pesar de que la Junta de Gobierno reafirmó que la trayectoria de inflación ha resultado en línea con sus expectativas, el balance de riesgos para ésta se mantiene sesgado al alza en un entorno con un “alto grado de incertidumbre” (e.g. Renegociación del TLCAN y el proceso electoral)

En este contexto, Banxico comentó que en caso de que fuera necesario un ajuste al tipo de cambio real ante un cambio de paradigma (e.g. fallida renegociación del TLCAN o un deterioro del panorama fiscal nacional), la institución actuará en forma de que éste ocurra de manera ordenada.

En este sentido, el análisis lingüístico del comunicado refuerza nuestra percepción de un comunicado hawkish destacando la aparición de la palabra “incertidumbre” y un mayor peso de la palabra “riesgos”. Por el contrario, destaca la menor ponderación de la palabra “precios”.

En este contexto, continuamos anticipando un incremento de 25 puntos base en segundo trimestre, el cual puntualmente ocurrirá en la reunión del 21 de junio considerando la incertidumbre relacionada a la renegociación del TLCAN y al proceso electoral.

Asimismo, mantenemos nuestra expectativa de que la tasa de referencia terminará el año en 7.25 por ciento.

Más de política monetaria

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here