Una nota de Oxford Economics, elaborada por su economista senior, Carlos de Sousa, aborda los efectos del fortalecimiento del dólar y sus efectos en las monedas latinoamericanas; por su oportunidad se reproduce completa; en una traducción libre del inglés.

La turbulencia monetaria resultante del fuerte resurgimiento del dólar estadounidense esta semana hará que los banqueros centrales en América Latina sean más cautelosos. Sin embargo, las dinámicas específicas de cada país continuarán dominando los ciclos de política monetaria en toda la región.

A medida que el dólar estadounidense experimentó una fuerte recuperación esta semana desde su tendencia descendente, el índice dólar DXY subió 1.7 por ciento desde el 20 de abril contra los principales socios comerciales en medio de un crecimiento estadounidense más fuerte de lo esperado y datos económicos débiles en la zona euro y el Reino Unido. preocupaciones crecientes de una recuperación en la inflación de EU.

Esto, combinado con el aumento del rendimiento del Tesoro estadounidense a 10 años por encima del nivel psicológicamente importante de 3 por ciento, golpeó con fuerza a las monedas emergentes, ya que su atractivo relativo frente a activos seguros parece haber disminuido mientras que los costos de financiamiento continúan aumentando.

Sufren las monedas de América Latina

Las monedas en América Latina también estuvieron bajo presión, aunque en conjunto les fue mejor que en otros mercados emergentes, cayendo 2.7 por ciento durante el último mes en comparación con 3.1 por ciento de este último.

Aunque estos movimientos a corto plazo no cambiarán el crecimiento económico más amplio y las imágenes de inflación para cada país de la región, creemos que los banqueros centrales latinoamericanos serán un poco más cautos ahora para evitar ser víctimas de errores políticos, como fue el caso del Banco Central de Argentina (BCRA).

Intervención urgente del Banco Central de Argentina

El BCRA se vio obligado a aumentar su tasa de política en 300 puntos básicos durante una reunión no programada el 27 de abril, después de haber gastado 3 mil millones de dólares en intervenciones monetarias esta semana (4.9 por ciento de sus reservas internacionales).

La medida tomó por sorpresa a los mercados, ya que el BCRA había mantenido su tasa de política en suspenso durante su reunión quincenal habitual unos días antes. Los recortes en la tasa Q1 que se habían visto ampliamente como un error de política ahora se han revertido por completo.

Ahora esperamos que el banco central permanezca en espera en los próximos meses.

El peso argentino (ARS) se ha mantenido notablemente estable durante el último mes. Pero su tasa estable de ARS 20.1-20.3 / USD 1 desde principios de marzo solo se logró gracias a las fuertes intervenciones del BCRA.

Tan solo el 25 de abril, el banco central gastó mil 500 millones de dólares, la mayor intervención diaria desde 2002.

Evidentemente, el banco central argentino no tiene suficiente potencia de fuego para luchar contra la marea global, por lo que tuvo que recurrir a una herramienta de política más ortodoxa.

Los antecedentes de la decisión de Argentina de utilizar un ARS estable como instrumento de política provienen de la precipitada decisión del BCRA de reducir las tasas en enero mientras el peso perdía valor frente al dólar tras la decisión de aumentar la meta de inflación en 500 pb.

Esta mezcla de recortes de tarifas y depreciaciones cambiarias a destiempo ha socavado la credibilidad del BCRA con los mercados, lo que lleva a un aumento de 300 pb en las expectativas de inflación para 2018 desde diciembre.

Dramática pérdida del real brasileño

Brasil también fue uno de los países más afectados de la región, con el real brasileño (BRL) perdiendo 4.9 por ciento en los últimos 30 días, su mínimo de dos años de 3.48 / USD 1.

El bajo rendimiento del BRL refleja varios factores particulares, incluida la política interna, la reducción de las reservas del banco central (BCB) y la reducción del diferencial de tasas de interés frente a EU.

Las tasas de interés de Brasil ahora están más en línea con las de otros mercados emergentes.

El proceso electoral brasileño agrega incertidumbre

Si bien las elecciones presidenciales en Brasil aún están a seis meses de distancia, la incertidumbre ya está pesando sobre el sentimiento del mercado.

Los candidatos de los centristas no han intentado capitalizar el inicio de una sentencia de prisión del ex presidente populista Luiz Inácio Lula da Silva.

Por el contrario, el populista de derecha Jair Bolsonaro, cuya plataforma económica hasta ahora permanece desconocida, actualmente lidera las encuestas de opinión, dejándonos con poca garantía de que las políticas favorables al mercado del presidente Michel Temer se mantendrán en 2019-2022.

En términos de implicaciones para la política monetaria de Brasil, consideramos que el nivel del BRL es menos relevante que la persistencia de la depreciación para alterar la moderación del BCB.

En otras palabras, solo un período sostenido de depreciación (por ejemplo, más de un mes) provocaría un aumento en las expectativas de inflación, haciendo que el banco central adopte un sesgo más agresivo.

A menos que la venta masiva actual continúe en las próximas dos semanas, creemos que el BCB reducirá las tasas en 25 puntos base a 6.25 por ciento durante su próxima reunión del 15 al 16 de mayo, con una declaración menos pesimista que se emitirá.

Los recortes adicionales, hasta 6 por ciento (o menos), dependerán no solo de la trayectoria del BRL, sino también de la evolución de la inflación observada.

Si nuestros modelos demuestran ser correctos, y la inflación general (al igual que la subyacente) se mantiene cercana o por debajo de 3 por ciento hasta el final del año, es probable que se materialicen nuevos recortes en las tasas.

El peso mexicano, en una montaña rusa

El peso mexicano ha estado en una montaña rusa, cayendo por debajo de MXN 19 / USD 1 (el mínimo de tres meses) solo unos días después de tocar un máximo de seis meses por encima de MXN18 / 1 USD, marcando una depreciación de 4.2 por ciento en los últimos 10 días.

En línea con otros mercados emergentes, México también fue afectado por desarrollos específicos de cada país.

El reciente optimismo relacionado con el TLCAN se ha moderado. A pesar de que las tres partes están decididas a llegar a un acuerdo, el cronograma y los detalles siguen siendo inciertos.

Los mercados parecen finalmente darse cuenta de que México celebrará elecciones presidenciales en dos meses.

El candidato opositor Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha estado ampliando su liderazgo de doble dígito en las encuestas de opinión, y el primer debate presidencial del 22 de abril dejó su apoyo intacto.

Si bien es comprensible que AMLO esté lejos de ser el candidato que preferirían los mercados financieros, seguimos opinando que un acuerdo TLCAN es mucho más importante.

Si resulta elegido, las restricciones institucionales y políticas evitarían que AMLO causara estragos en la economía, al menos en el corto plazo.

Baja ordenada de la inflación

Alentadoramente, el índice de precios en México se desaceleró aún más, al llegar a 4.7 por ciento anual en las dos primeras semanas de abril, por debajo de 5.2 por ciento del mes anterior.

Esto confirma nuestra opinión de que se está desarrollando un proceso de desinflación ordenado.

Esperamos que las buenas noticias de inflación eviten que el Banco de México (Banxico) aumente las tasas durante su próxima reunión de política monetaria el 17 de mayo, pero valdrá la pena vigilar el reciente debilitamiento del peso.

Como ya dijimos, Banxico no dudaría en volver a subir las tasas si el peso mexicano sufriera una depreciación sostenible en el período previo a las elecciones.

Dos semanas negras para el peso colombiano

El peso colombiano (COP) también sufrió fuertes pérdidas en los últimos 10 días, cayendo 4 por ciento frente al dólar.

Pero interpretamos la depreciación por encima del promedio como una corrección de los niveles extraordinariamente altos que había alcanzado a principios de este mes, cuando alcanzó COP 2.699 / USD 1, la más fuerte desde mediados de 2015, ya que los precios del petróleo estaban en su nivel más alto durante un período similar hora.

Esperamos que el banco central de Colombia (BanRep) permanezca cautelosamente moderado (dovish).

Es poco probable que una breve liquidación de COP domine la combinación de demanda débil, baja inflación y máximos más amplios para varios años para la moneda.

El argumento a favor de un recorte de la tasa de 25 puntos base en mayo a 4.25 por ciento sigue siendo convincente, y estábamos empezando a pensar que BanRep podría optar por una mayor relajación más adelante en el año.

El ministro de Finanzas, Mauricio Cárdenas (quien también es miembro de la junta de toma de decisiones de BanRep), ya había estado abogando por un recorte de tasas de 50 puntos básicos para este mes, pero creemos que es poco probable que los otros miembros con derecho a voto cedan en su moderación crónica.

Más de política monetaria

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here