Expectativas de alzas en la tasa de la Fed. Revista FortunaEn enero la inflación mensual al consumidor en Estados Unidos se aceleró más de lo esperado por el mercado, mientras que la subyacente creció a su máximo en un año, con lo que se corroboró que las presiones por la vía de precios han comenzado a aparecer; ante esa evolución “sorpresiva” para muchos analistas ha dado paso a la revisión de sus expectativas y en la que están todos de acuerdo es que la Reserva Federal continuará normalizando las condiciones monetarias, con un aumento de la tasa de interés en marzo.

Lo cierto es que no son pocos los que han ido más lejos. Si la Fed tiene previsto elevar la tasa tres veces en el año, hay quienes piensan que muy probablemente sean cuatro las alzas en este 2018, en gran medida por las características internas del dato inflacionario, aunque hay variables en la mesa que operan como atenuantes, es el caso de las ventas minoristas; al lado, sin embargo, se encuentran otras, que soportan los temores. como la nómina no agrícola.

“Ahora esperamos que la Fed revise las tasas de interés cuatro veces este año, por encima de nuestra previsión previa de tres alzas”.

De esa manera se está abriendo un abanico de niveles de convicción respecto a tener cuatro aumentos por parte de la Reserva Federal. Citi Banamex señala “mantenemos nuestro estimado de que la Fed realizará tres incrementos a la tasa de política monetaria en 2018, pero el riesgo de que sean cuatro se incrementa”.

Los inversionistas continúan reevaluando las perspectivas de inflación

En otro momento explica, la misma institución financiera “el rendimiento del Treasury 10A alcanzó un máximo de 2.942 por ciento…, ya que los inversionistas continúan reevaluando las perspectivas de la inflación en EU y la senda de los aumentos de tasas de la Fed.  El número de incrementos esperados este año por los inversores ha aumentado a cuatro a raíz de los datos de inflación”.

Con muchos más argumentos, Oxford Economics señala “ahora esperamos que la Fed revise las tasas de interés cuatro veces este año, por encima de nuestra previsión previa de tres alzas”.

Banorte, por su parte considera que hay varias razones por las cuales podríamos observar en Estados Unidos una inflación más alta durante este año, entre las que destacan: la reforma fiscal, mayores precios de commodities que ya han empezado a impactar en los productores y un alza moderada de los precios de importación, lo cual se derivaría de políticas monetarias menos laxas de parte de algunos de los principales bancos centrales del mundo, pero que podría ser contrarrestada en cierta medida por el Fed.

Ambiente de incertidumbre

Para Invex el ambiente se está lleno de incertidumbre, dado que la expansión global generalizada se está acelerando y con ello la inflación, aunque de manera gradual, sin embargo, no descarta que aumente la velocidad, al menos en sus fundamentales, lo que podría hacer que la Fed sea más agresiva en la normalización monetaria.

Sobre lo que no tiene dudas Invex es que las tasas de interés externas van a seguir subiendo y es posible que el peso sufra presión vía salida de capitales. El Banco de México podría actuar de nuevo. En el mismo tenor Scotiabank insiste en los factores que impulsaron el elevado dato inflacionario de enero.

En una amplia exposición, Oxford Economics pone en una balanza los factores que inducen a suponer que la Fed opte por elevar las tasas no tres sino en cuatro ocasiones en lo que resta del año.

La recientemente aprobada Ley de Presupuestos Bipartidistas de 2018 es un nuevo desarrollo significativo en el frente fiscal que impulsa en gran medida el crecimiento del PIB en 2018 y 2019. El estímulo del gasto fiscal adicional impulsa el crecimiento otros 0.25 puntos porcentuales (pp), además de los 0.4 pp de los recortes de impuestos en 2018.

Fortalecimiento económico

Eso ayuda a ubicar el crecimiento del PIB real cerca de 3 por ciento en 2018. En 2019, el crecimiento parece aumentar 0.5 pp hasta 2.5 por ciento y la tasa de desempleo caerá a 3.5 por ciento a fines de 2018.

La gran inyección de estímulo fiscal se produce cuando la economía estadounidense se retrasa en el ciclo económico, con el mercado laboral en pleno empleo, la economía mundial experimenta un repunte sincronizado y la inflación está en camino de alcanzar el objetivo del 2% de la Reserva Federal, continúa la nota firmada por Kathy Bostjancic, Jefe de Servicios a Inversionistas macro de EU, de Oxford Economics.

La reafirmación en los datos del IPC de enero, incluso fuera del aumento inusual e insostenible de los precios de la vestimenta, respalda nuestro pronóstico de que la inflación alcanzará el objetivo del 2 por ciento de la Reserva Federal para finales de 2018.

Considerables desafíos para Powell

Jerome Powell hereda la presidencia de la Fed un entorno de política económica y monetaria más “normalizado” de lo que sus dos predecesores tuvieron que navegar. Sin embargo, las dinámicas antes mencionadas presentan sus propios desafíos considerables a medida que lidera a la Reserva Federal para calibrar aún más las tasas de interés a corto plazo.

El mercado de bonos, según lo indicado por el mercado de futuros de fondos de la Reserva Federal, está valorando en 65 por ciento las probabilidades de tres alzas de tasas este año y 28 por ciento de probabilidades de cuatro. En el corto plazo, el mercado está valorando un 100 por ciento de probabilidad de que la próxima subida de tasas se produzca en la próxima reunión de política del 20-21 de marzo. Lo significativo es que hasta ahora no se considera que los giros del mercado causen mucho daño a la economía, una visión que compartimos.

Sin embargo, la turbulencia del mercado podría generar una reacción adversa a la economía: cuánto depende del grado y la duración de la turbulencia del mercado. Consciente de esto, la Fed podría reducir el número de alzas de tasas frente a los grandes giros del mercado. Hay precedentes recientes para esto en septiembre de 2015 y principios de 2016, cuando la turbulencia del mercado disminuyó el ritmo de las alzas de tasas de la Fed.

Endurecimiento de las condiciones financieras

La otra consideración para la Reserva Federal es que incluso en ausencia de una agitación desestabilizadora en el mercado, las condiciones financieras probablemente seguirán endureciéndose.

Finalmente, dice Bostjancic, los movimientos recientes más altos en los rendimientos de los bonos y las medidas de volatilidad del mercado como el VIX han llevado a un endurecimiento de las condiciones financieras por primera vez desde que la Fed comenzó a endurecerse en 2015. Si bien se agradece un ajuste, es el grado y la velocidad de ajuste que la Fed considerará de cerca.

Más de la Reserva Federal

[contact-form][contact-field label=”Nombre” type=”name” required=”true” /][contact-field label=”Correo electrónico” type=”email” required=”true” /][contact-field label=”Web” type=”url” /][contact-field label=”Mensaje” type=”textarea” /][/contact-form]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here