El vaso derramó la gota. Decenas de mujeres emprendedoras decidieron hacer público el acoso sexual de que son víctimas por parte de administradores de fondos de capital y han recibido la solidaridad de “billonarios” quienes han convocado a un proceso de revisión de sus prácticas, como lo hizo Reid Hoffman, fundador de Linkedin, mediante una carta publicada en dicha red social y que se ha ganado una enorme simpatía con el #DecencyPledge (promesa de decencia).

Sin ser la primera vez que se documentan historias de acoso sexual a cambio de capital para las emprendedoras, sí es la primera en que se presenta de manera masiva. En 2014 el tabloide británico Daily Mail dio cuenta de la nociva práctica con nombre y apellido del autor, sin embargo, nunca antes se conocío la salida de un administrador de capital de riesgo de su propia empresa.

Webs populares en la “Tech Industry” como The Information, Axios y Pando documentaron durante las pasadas semanas prácticas que provocaron la separación temporal de Justin Caldbeck de Binary Capital. La web no fue suficiente ante el tamaño del escándalo que llegó a los Times de Los Angeles, el jueves 29 y al neoyorquino el viernes 30; cada uno con historias añadieron nombres y casos a la larga lista de víctimas.

The New York Times publicó la existencia de más de dos docenas de mujeres dispuestas a contar su trágica experiencia para acceder a capital para sus starups y recoge las denuncias expuestas por la emprendedora Gesche Haas, que había publicado Daily Mail.

SV LAT
Desafío al poder.

El diario neoyorquino en su edición del viernes 30 de junio expone el ambiente dentro del cual los administradores de fondos de capital, ampliamente dominado por hombres, pone en riesgo a las emprendedoras o solicitantes de empleo. El Times angelino un día antes había expuesto una idea similar con el titular: Un venture capital utilizó su poder ‘para obtener beneficio sexual’. Ahora la industria de la tecnología está desafiando la dinámica del poder.

Tras años de permanecer el tema bajo la alfombra, Hoffman reconoció que ha hablado con sus similares de Silicon Valley al respecto, sin embargo, sólo fue hasta la renuncia de Caldbeck que hizo de dominio público su preocupación. La renuncia de Travis Kalanick como presiente ejecutivo de Uber a principios de junio, derivó de una investigación interna por causas similares, funcionó como detonador.

NYT Acoso Tech Ind
El escándalo llegó a las páginas del Times.

The New York Times da cuenta de denuncias femeninas contra Chris Sacca de Lowercase Capital y Dave McClure de 500 Startups, aunque el caso de Caldbeck sigue siendo el más representativo de una industria en la que los fondeadores tienen demasiado poder y es un segmento muy alejado a la equidad de género.

Caldbeck, quien el 23 de junio anunció mediante una sentida carta publicada en Axios, su separación de Binario Capital en la cual, además, pide ahí disculpas por su conducta; sin importar sus antecedentes que habían sido tolerados, solapados y protegidos en la industria.

SV Axios
Problemas en la cultura de Silicon Valley.

No obstante, cuando la bola de nieve había tomado velocidad y el nombre de Justin Caldbeck había salido a la luz, de acuerdo con lo publicado en Pando la columnista Sarah Lacy, se atrevió a decir: “Negaré contundentemente las noticias que atacan a mi persona. El hecho es que siempre he disfrutado relaciones respetuosas con emprendedoras, socias comerciales e inversionistas “.

Lacy escribió seguidamente el 24 de junio: Binary fue igualmente despectivo, al describir el comportamiento reportado como “unos pocos ejemplos que demuestran que Justin en el pasado ocasionalmente había tenido citas o coqueteado con mujeres con las que se reunía para asuntos profesionales”.

Katrina Lake
Katrina Lake, emprendedora que rompe el silencio. / Shinyredphoto

Binary no fue la primera en brindarle protección. En 2013 la fundadora de la start up Stitch Fix, Katrina Lake, requirió de fondos para su emprendimiento que tenía dos años operando. Acudió a Lightspeed Venture Partners, donde Caldbeck fue socio hasta 2014, y fue víctima de hostigamiento sexual que reportó.

La venture capital conminó a Lake a firmar un “acuerdo de no desprestigio” por 10 años justo cuando estaba por aprobarse la liberación de 12 millones de dólares; de esa manera Lake permaneció en silencio hasta ahora. Se reproducen fragmentos del documento obtenido por Axios.

Acuerdo de no desprestigio
Acuerdo de no desprestigio. Con 12 millones de dólares en juego. / Axios

Presiones, práctica común y diversa

El expediente de Caldbeck es bastante grueso. El 28 de junio Ann Lai, ex empleada de Binary Capital, demandó a la compañía por fomentar un ambiente “sexista y sexual” en los últimos dos años, según una denuncia de prácticas laborales en la Corte Superior del Condado de San Mateo.

Lai dijo que la firma no tomó ninguna medida cuando ella advirtió sobre supuestas conductas inapropiadas relacionadas con las trabajadoras, tales como comentarios sobre el atractivo y un código de vestimenta específico para la mujer. Dijo que Caldbeck la presionó, después de renunciar, para que guardara silencio sobre el tiempo que laboró allí.

Sin embargo, la práctica por parte de Caldbeck que fue calificada como asquerosa, es la que utilizó con Niniane Wang, reportada por Axios, deriva de un mensaje remitido por el fondeador en 8 de junio, en el que ofrece capital para sus proyectos, después de dos años de no tener ninguna comunicación.

Wang dice que interpretó el mensaje como un intento de Caldbeck para: “detener las denuncias periodísticas Justin utiliza el financiamiento para acosar a las mujeres. (Está) Tratando de usar fondos para callarme “.

Caldbeck-Wang
Después de dos años ofrece recursos a cambio de…

 

 

#DecencyPledge sigue ganando adeptos

Al igual que el fundador de Linkedin Reid Hoffman, hoy socio de Greylock Discovery Fund, grandes firmas de capital de riesgo como Sequoia, GGV Capital, First Round Capital and Technology Crossover Ventures se han adherido #DecencyPledge y han expresado su condena a las prácticas de acoso sexual, incluso han retirado sus recursos de algunos fondos.

Otras como Vintage Investment Partners, que invierte en empresas de capital riesgo en el mundo, ha hecho esfuerzos por una cultura interna y externa que se desapegue de todo tipo de prácticas discriminatorias. Es la única que se conoce hasta ahora que haya realizado un entrenamiento a todo el personal en específico sobre hostigamiento sexual.

Socios Justin
Los socios de Justin Caldbeck en Binary Capital

La sacudida Silicon Valley tiene señales de estar empezando, de acuerdo con LA Times Jonathan Teo, socio de Caldeck en Binary Capital, ofreció dimitir luego de hacerse público el escándalo y de haber recibido peticiones de adelantar su salida, por parte de emprendimientos fondeados por la venture capital. Matt Mazzeo, un tercer socio, de acuerdo con Axios, ha dejado la compañía.

Tolerancia cero

Trabajar con personas diversas y respetarlas como iguales es parte de la forma en que definimos el juicio y la integridad. Buscamos gerentes con ese sistema de valores, expuso Alan Feld, CEO de Vintage.

En este sentido, coincide con un aspecto central de lo indicado por Reid Hoffman en su post en Linkedin, bajo el título Los Derechos Humanos de las Mujeres Emprendedoras, cuando señala que los venture capital deben entender que tiene la misma posición moral que los emprendedores con los que interactúan.

Respaldo
Respaldo de los billonarios de Silicon Valley.

Hoffman reprocha que Silicon Valley no haya recibido con mayor indignación la acumulación de informaciones relacionadas con el hostigamiento sexual; sin embargo, no se queda ahí, conmina a la cero tolerancia, a dejar de hacer negocios con las fondeadoras denunciadas y a dejar de participar en esas sociedades.

Este comportamiento existe en nuestra industria porque aquellos que lo encuentran inaceptable no hacen lo suficiente para desanimarla activamente, dijo Reid Hoffman.

Más allá de Silicon Valley

Gesche Hass
Gesche Hass la emprendedora que denunció en 2014. / Lum.com Mobile

Otro caso emblemático ocurrió en agosto de 2014 es en el que se vio envuelta Gesche Haas, una emprendedora que acudió en Berlín a un evento de netwoking, donde tuvo una charla informal durante 20 minutos con el fondeador Pavel Curda, de acuerdo con lo publicado en ese entonces por periódico británico Daily Mail.

Más tarde Haas recibió un mensaje con el siguiente contenido: No dejaré Berlín sin tener sexo contigo. ¿De acuerdo? Al día siguiente, en la conferencia, Haas descubrió que otra mujer también había sido acosada por el mismo personaje.

Relata que la única comunicación posterior que tuvo con Curda fue para hacerle saber que su mensaje había sido impropio. El fondeador dijo que su cuenta de Gmail había sido hackeada después de conocerse su conducta.

Pavel Curda/ GH

La cultura de la nueva cultura

Las emprendedoras que decidieron romper el silencio parahacer la denuncia pública con su nombre fueron Niniane Wang, Rachel Renock , Wendy Dent, Lindsay Meyer, Susan Ho y Leiti Hsu, en el diario neoyorquino, donde no sólo se señala a Caldebrck, sino que refieren también a otros importantes inversionistas de riesgo como Chris Sacca de Lowercase Capital y a Dave McClure de 500 Startups y otros nombres prefirieron no mencionarlos.

Después de ser contactado por The Times, Sacca escribió en un blog el 15 de junio: “Ahora entiendo que personalmente contribuí al problema. Lo siento”. En una declaración al Times, agregó que estaba” agradecido a Susan ya las otras valientes mujeres que compartieron sus historias. Estoy seguro de que el resultado de su coraje será un cambio profundo y duradero”.

Katrina Lake, una de las emprendedoras víctimas de acoso declaró que “es importante exponer el tipo de comportamiento que se ha informado en las últimas semanas, por lo que la comunidad puede reconocer y abordar estos problemas”.

Lo cierto es que existe un desequilibrio fundamental en el ecosistema que afecta a toda la comunidad, como lo expone la reportera Katie Brenner en The New York Times: La mayoría de los inversionistas de riesgo y los empresarios son hombres; a las emprendedoras el año pasado otorgaron fondos por 1.5 mil millones de dólares, frente a 58 mil 200 millones para los hombres, según datos de la empresa PitchBook.

La disparidad de poder se aplica más allá de las emprendedoras. Sólo 7 por ciento de los gerentes de 100 empresas de capital riesgo eran mujeres, según un estudio realizado el año pasado por CrunchBase, reportó LA Times.

Ambiente hostil

Silicon Valley es semilla de una nueva cultura, sin embargo, parece que hay muchos aspectos que no están correspondiendo con el cambio, al respecto Los Angeles Times acudió con distinguidos representantes que expusieron el ambiente hostil para las mujeres que impera en la industria.

“Está claro que no ha habido suficientes salvaguardias para las mujeres empresarias”, dijo Dayna Grayson, socia de la firma de capital riesgo New Enterprise Associates, que ha gestionado unos 19 mil millones de dólares durante más de 40 años. “Hay algunas políticas que se pueden cambiar. Pero son realmente las normas culturales que necesitan cambiar.”

“Cuando estás tratando de recaudar dinero y un inversionista le pide que firmes un tipo de acuerdo, muchos lo hacen porque sienten que no tienen otra opción si quieren el financiamiento”, dijo Allyson Kapin, fundadora de Women Who Tech.

Stephen Byars, profesor asociado de comunicación clínica en la USC, describió estas acciones como “chantaje ético”. Incluso si no se le obliga a alguien, podría sentirse de esa manera, dijo.

Eve Wagner, socia fundadora del bufete de abogados Sauer & Wagner, que representa a los empleadores en reclamaciones de acoso sexual y discriminación, dijo que las mujeres empresarias tienen opciones – aunque no sin retos.

Como se puede apreciar, hay más por conocer.

 

Con información de Daily Mail, Axios, The Information, Pando, The New York Times y Los Angeles Times.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here