Las pensiones son insostenibles en México, ya que absorben demasiados recursos fiscales, además de que los modelos vigentes presentan una enorme desigualdad, además de que son poco transparentes, así lo dio a conocer el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

En la actualidad el gasto en pensiones representa 15.5 por ciento del Presupuesto de Egresos de la Federación, con beneficios altamente desequilibrados como es el hecho de que 49.9 por ciento del programa Adultos Mayores perciben sólo 5.2 por ciento del total. En relación con las pensiones contributivas, la investigadora Sunny Villa Juárez indicó que 24.7 por ciento de los pensionados reciben más de 50 por ciento de los recursos.

Debe existir un modelo único de pensiones en el país, considera Héctor Villarreal, director del CIEP.

Héctor Juan Villarreal Páez, director del centro expuso al respecto que hoy por hoy el gasto público en pensiones se está financiando con impuestos generales, por lo tanto, se necesita que los beneficios sean más generales. Y planteó que valdría la pena explorar la asignación de un porcentaje definido del presupuesto de egresos para destinarlo a la población general y el resto se distribuya entre los diversos compromisos adquiridos.

El CIEP presentó el estudio “Pensiones en México, 100 Años de Desigualdad”.

Durante la presentación del estudio “Pensiones en México: 100 años de desigualdad”, elaborado por la institución, Villa Juárez planteó el problema de las entidades federativas y las universidades que tienen planes de pensiones, sin que hayan transparentado sus pasivos laborales, en desapego a la legislación actual.

Villarreal, quien señaló que el sistema de cuentas individuales llegó para quedarse hizo un conjunto de propuestas, como elevar la edad de pensión, aumentar las contribuciones pensionarias con cargo a los trabajadores, limitar las exenciones fiscales a pensiones de alta cuantía, entre otras, ya que en la actualidad 2 millones de personas están poniendo en jaque al sistema pensionario y metiendo una tremenda presión al sistema fiscal.

Falta transparencia que permita conocer los pasivos laborales de entidades y universidades, advirtió Sunny Villa.

Por ello, agregó Villarreal, debemos tener una regla pensionaria para todo el país, en lugar de los cerca de mil planes vigentes; debe regir uno para todos los mexicanos. Los esquemas de excepción, en este caso, tendrían que tener una justificación muy clara y tendrían que estar acompañados de un impacto presupuestario, agregó.

Respecto a la desigualdad entre generaciones, instituciones y beneficiarios de los sistemas de pensiones vigentes, Sunny Villa expuso que la generación de transición tendrá una tasa de reemplazo de entre 40 y 100 por ciento de su último sueldo, mientras que los que se pensionen con cuentas individuales tendrán en promedio una tasa de reemplazo de 30 por ciento.

El gobierno ha asumido compromisos que lo obligan a pagar pensiones que son superiores hasta en 8.9 veces a las que perciben los asegurados del IMSS, agregó Villa. Además al incorporar los pasivos laborales de Pemex la generación de transición multiplica su costo y los extiende al menos en ocho décadas, advirtió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here