Francisco J Funtanet Concamin

Después de casi un año en que la industria nacional registró números rojos y bajo crecimiento, el panorama económico que se vislumbra para el 2014 no pronostica un desempeño positivo para el sector. Ante esto, Francisco Funtanet Mange, presidente de la Concamin, considera necesaria una “revolución microeconómica”, es decir, que se impulse a las micro, pequeñas y medianas empresas para reactivar las actividades productivas del país.

La desaceleración de la economía mexicana registrada en 2013 se explica en gran parte por el paulatino descenso de la actividad industrial, debido a la disminución de la demanda externa, principalmente del mercado estadunidense, y a la baja demanda interna relacionada con un débil mercado laboral.

En la primera mitad del año, la economía mexicana se caracterizó por una desaceleración, derivada de un bajo crecimiento en el primer trimestre (0.03 por ciento) y un decrecimiento en el segundo trimestre (0.74 por ciento). Aunque en el tercer trimestre subió 0.84 por ciento, los pronósticos oficiales apuntan que al finalizar el año se alcanzará una expansión económica de 1.3 por ciento, el menor crecimiento registrado en los últimos 4 años. Para 2014, los analistas prevén un crecimiento anual de 3.1 por ciento.

“Si bien el debilitamiento de la actividad económica afecta a todos los componentes de la planta productiva, es en el sector fabril donde se concentran los efectos de la desaceleración económica, particularmente en el sector de la construcción”, indica la Concamin en la Radiografía de la economía y la industria mexicana. Noviembre de 2013.

En entrevista con Fortuna, Francisco Funtanet Mange, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin), reconoce que este año la economía del país “ha sufrido una desaceleración y hemos tenido crecimiento inercial, derivado de factores externos e internos”.

Uno de los factores internos, señala, “ha sido la falta de las grandes reformas que requiere el país, como la Energética, que es fundamental para el crecimiento económico del sector industrial. Si crece el sector industrial, las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) crecen también con las grandes empresas”.

Para Concamin, indica, las Pymes son de suma importancia. En la industria, el 96 por ciento de los empleos generados provienen de las micro, pequeñas y medianas empresas, “por eso creemos son estas empresas a las que más hay que ayudar en aras de lograr una revolución microeconómica”.

“Si bien la macroeconomía está sólida, tenemos finanzas públicas sanas, hay que buscar traducir que esos beneficios macroeconómicos se vean reflejados para la creación de más y mejores empresas.

Como país debemos dejar de pensar en generar empleo y empezar a pensar en generar empresas, micro, pequeñas y medianas; y a su vez, a las ya existentes ayudarlas a mudarse al paso inmediato superior, que la micro se haga pequeña, que la pequeña se haga mediana, y que la mediana se haga grande. Es la forma más eficaz para lograr una economía sólida y con crecimiento en el país, ya que son un baluarte de la economía nacional y de la industria este tipo de empresas.”

PlantaPetroquimica_DavidCilia

Reforma Energética

Funtanet Mange apunta que entre las asignaturas pendientes está el permitir la proveeduría de las micro, pequeñas y medianas empresas al sector energético, particularmente a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y a Petróleos Mexicanos (Pemex). “Estamos trabajando con el Legislativo y el Ejecutivo para buscar esquemas de desarrollo de proveedores hacia estas dos empresas paraestatales, derivado de la Reforma Energética”.

El presidente de la Concamin manifestó su confianza en que se concluya el año con la aprobación de la Reforma Energética.

El desabasto de gas ha sido un problema muy complejo para todas las empresas, con las llamadas alertas críticas, “pero esa etapa ya la superamos con mucho esfuerzo, fue una solución a corto plazo. La de mediano plazo es la infraestructura que el país está desarrollando para tener la capacidad de conducción de gas. Pero, sin duda, la solución a largo plazo es una Reforma Energética que va a beneficiar, al garantizar el abasto del hidrocarburo y promover grandes inversiones de compañías que se puedan proveer de micro, pequeñas y medianas empresas”.

Con Reforma Energética “se pueden vencer las inercias del pobre crecimiento que hemos tenido. Debe dar confianza para que lleguen inversiones extranjeras al país y ampliar la capacidad instalada, en beneficio de la micro, pequeña y mediana empresa como proveedora de la gran empresa. Se aportaría un crecimiento adicional de entre 1 y 1.5 por ciento al crecimiento de la economía del país, además de generar empleos”.

Reformas Hacendaria y Financiera

Otro gran reto, agrega, es que la Reforma Hacendaria logre que las empresas transiten de la informalidad a la formalidad para que sean micro, pequeñas y medianas empresas que aporten a la economía formal y que den fortaleza a la economía del país y a la generación de empleos. “Las políticas públicas que ayuden a transitar a la formalidad serán en beneficio de las Pymes, ya que van a inhibir la competencia desleal, que es voraz”.

Afirma que con la Secretaría de Economía se está trabajando para generar una política industrial que privilegie el mercado interno, que dé herramientas a las Pymes para poder crecer, que les dé acceso a créditos accesibles, “por ello es importante la Reforma Financiera y que estas empresas accedan a créditos, ya que hoy por hoy ni la banca de desarrollo ni la banca comercial están cumpliendo su función con las Pymes”.

Es importante que la banca de desarrollo y la banca comercial se cohesionen, se articulen, sobre todo en beneficio de estas empresas, que son las que más requieren el acceso al crédito, lo que se ha llamado “democratizar el crédito”, hacerlo accesible a todas las micro, pequeñas y medianas empresas, ya que actualmente las grandes empresas no tienen problema de acceso al crédito, asevera el dirigente industrial.

Destaca que entre los avances de este año está la creación del Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem), sin embargo señala que “debe flexibilizar las reglas; dar más importancia y fuerza a los organismos intermedios, que son los que representan y abonan a que estas empresas sean escuchadas en bloque, que es la principal razón de las cámaras y las confederaciones. La empresa grande se puede defender sola, pero la micro, pequeña y mediana empresa no, por ello la importancia de estos organismos intermedios”.

La Concamin tiene afiliados 104 de estos organismos, que están conformados con cerca de un millón de empresas, que en su mayoría son micro, pequeñas y medianas empresas. En conjunto, estos organismos representan el 52.8 por ciento de los empleos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y aportan el 30 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

“Buscamos que esta política industrial sea de largo plazo, de gran calado, con políticas públicas claras, transexenales, para que quien decida abrir un negocio tenga las reglas claras y tenga más probabilidades de éxito”.

Reconoce que este ha sido un año muy complejo para todas las empresas, para las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, “pero estoy convencido que las reformas estructurales -particularmente la Energética, la Hacendaria y la Financiera- van a dar fortaleza y a poner la base para que las micro, pequeñas y medianas empresas puedan subsistir y luego crecer”.

Por otra parte, “estamos proponiendo una cruzada nacional contra la informalidad, donde podamos hacer un esfuerzo conjunto con el gobierno, para combatir la competencia desleal en todos los sectores de la industria nacional. También una cruzada a favor del crédito, que tendrá que derivarse de la Reforma Financiera”.

Para Funtanet, transitar a la formalidad debe ser con políticas públicas muy claras. “El reto es que la aplicación de la Reforma Hacendaria vaya en el sentido de ampliar la base de contribuyentes, ya que somos muy pocos los mexicanos que pagamos impuestos y es una condición de desventaja para una pequeña y mediana empresa que hace un esfuerzo importante para pagar impuestos y contratar profesionales que se los puedan calcular y enfrentarse a negocios que están en la informalidad y que ofrecen productos a bajo precio aunque de menor calidad, en detrimento incluso de los consumidores”.

Otro punto importante, dice, es que “se simplifiquen los sistemas de pago de impuestos, que la forma de pagar sea accesible, fácil y rápida, pues hay ocasiones que las personas dejan de pagar impuestos debido a la complejidad que representa hacerlo. Es fundamental y urgente una reglamentación para tener un esquema claro para el pago de impuestos, porque aún se desconoce cómo va a operar”.

2IEDF Recicladora COMipymes proveedoras

 “Como país abierto, a favor del comercio internacional, debemos buscar un programa muy agresivo de sustitución de importaciones, que sea la propia industria nacional la gran proveedora de la industria nacional. Buscar que las grandes empresas llamadas tractoras puedan ampliar cada vez más sus esquemas de proveeduría hacia la micro, pequeña y mediana empresa para permitir que sean proveedores”, señala el dirigente industrial.

Afirma que Concamin está en pláticas con las fuerzas armadas para desarrollar un esquema de proveeduría, que sean las micro, pequeñas y medianas empresas proveedoras de productos como botas, uniformes, que sea la producción nacional la que provee los suministros militares, con excepción de las armas.

Funtanet Mange pide que las compras del sector salud sean consolidadas para evitar corrupción, que sean transparentes y “garanticen el buen uso de los recursos”, pero es indispensable que haya esquemas que permitan participar a la micro, pequeña y mediana industria “en este gran pastel” de compras del gobierno.

“El gobierno debe voltear a ver a estas empresas como su gran proveedor, y además si a las grandes empresas les va bien y éstas se proveen de las micro, pequeñas y medianas empresas, a éstas también les irá bien”.

En resumen, una política industrial debe impulsar el mercado interno, las compras de gobierno hacia las Pymes, el acceso a crédito, la simplificación de trámites, con una política de educación técnica-práctica, que privilegie el desarrollo económico regional, y que esté sustentada en generación de Pymes.

Seguridad pública

Para combatir la inseguridad, asevera, es necesaria la adecuada articulación de los tres órdenes de gobierno, federal, estatal y municipal, con el objetivo de dar batalla a la delincuencia organizada. Se debe promover la seguridad para que el país pueda progresar.

Presupuesto

Respecto al presupuesto, Funtanet considera fundamental que exista una absoluta transparencia en el uso de los recursos públicos y que estos sean aplicados en los estados y municipios del país con eficacia y prontitud, reactivando la obra pública para poder generar desarrollo económico.

“Es importante que la inversión se vaya a infraestructura y no a gasto corriente; la obra pública es detonador de la economía y beneficia a todos los sectores”.

Confió que este año no se terminé con subejercicio y consideró que “el déficit es una herramienta valiosa para reactivar la economía, siempre y cuando no se haga costumbre en el presupuesto operar con él”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here