migracion

La mayor demanda de trabajadores con más alta calificación laboral en Estados Unidos ha desplazado la mano de obra mexicana por la de migrantes centroamericanos que cuentan con más alto nivel de escolaridad, según estimaciones del BBVA Research.

Las leyes antiinmigrantes y la demanda de empleo por nivel educativo afectan más a mexicanos que a centroamericanos, indica el documento Situación Migración México Julio 2013, presentado en conferencia de prensa por Carlos Serrano, economista jefe para México de BBVA.

De acuerdo con el estudio, las leyes antiinmigrantes afectaron más a los mexicanos porque representan la mayoría de los indocumentados en Estados Unidos y porque la proporción de los mexicanos indocumentados, de 45 a 57 por ciento, es mayor que la de centroamericanos, 31 por ciento. Además que los estados donde se ubican principalmente los mexicanos en ese país endurecieron más las leyes antiinmigrantes.

Tras la crisis económica de 2007, se ha reducido la demanda de empleo en los menores niveles de escolaridad y aunque mexicanos y centroamericanos tienen bajos niveles de estudios los mexicanos tienen en promedio más bajos niveles de escolaridad.

La proporción de migrantes mexicanos y centroamericanos en Estados Unidos, según nivel educativo, 2012:

Menos de 10 grados de escolaridad: 40.5 por ciento de mexicanos contra 38.2 por ciento de centroamericanos.

De 10 a 12 grados: 41.1 por ciento de mexicanos contra 35.3 por ciento de centroamericanos.

Técnico Superior: 11.4 por ciento de mexicanos contra 15.8 por ciento de centroamericanos.

Profesional y Postgrado: 7.0 por ciento de mexicanos contra 10.8 por ciento de centroamericanos.

En las últimas dos décadas y de forma más acentuada desde 2007 se ha dado una tendencia de mayor demanda de empleo en Estados Unidos hacia trabajadores de mayor calificación laboral.

El porcentaje de empleados con nivel profesional y posgrado pasó de 26 por ciento en 1995 a 30 por ciento en 2006 y a 34 por ciento en 2012, de forma que 63 por ciento de los empleados en Estados Unidos en 2012 tiene más de 12 años de escolaridad.

Sin embargo, la oferta de mano de obra de migrantes mexicanos no ha podido adaptarse a la velocidad en que han ocurrido estos cambios en la demanda. En 1995, 84 por ciento de los migrantes mexicanos empleados tenía a lo más 12 años de escolaridad, en 2012 la proporción en ese grupo sólo se redujo a 82 por ciento.

Aunque la proporción de migrantes mexicanos creció entre 1995 y 2012 en el nivel de profesional o posgrado, el crecimiento estuvo por debajo del crecimiento nacional (6 puntos porcentuales menos).

Los datos muestran que a partir de 2008 se redujo la proporción de migrantes mexicanos de reciente entrada a los Estados Unidos con 12 grados de escolaridad o menos y aumentó la de migrantes con técnico superior o más de 9 por ciento a casi 30 por ciento en 2012.

“Esta situación de demanda hacia los mayores niveles educativos parece ser más estructural y probablemente continuará hacia adelante, de forma que si no se acelera en México el nivel y la calidad de la educación tenderá a haber menos demanda hacia la fuerza laboral mexicana de parte de la economía estadounidense”, indica el reporte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here