Fernando Aportela y Ernesto Revilla SHCP

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) ajusta su pronóstico de crecimiento real del Producto Interno Bruto (PIB) para 2013 de 3.5 a 3.1 por ciento, debido al débil nivel de los indicadores de la economía nacional.

La medida fue tomada por la dependencia luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) publicó el dato de crecimiento real del PIB del primer trimestre de 2013, ubicándolo en 0.8 por ciento anual. La cifra desestacionalizada de crecimiento del PIB para este periodo asciende a 2.2 por ciento real.

Hacienda explica que la diferencia entre estas dos cifras es resultado de que 2012 fue un año bisiesto y de que las vacaciones de Semana Santa tuvieron lugar en abril, mientras que en 2013 fueron en marzo. Lo anterior implica un menor número de días laborales en el primer trimestre de este ejercicio.

Fernando Aportela Rodríguez, subsecretario de Hacienda y Crédito Público, afirmó: “La estimación de crecimiento que nosotros teníamos para el Producto Interno Bruto para este trimestre era de 1 por ciento, incluso en su reporte de inflación Banco de México lo tenía en 1.1 por ciento. Estamos marginalmente abajo, en el 0.8 por ciento, de acuerdo a lo publicado hoy por el INEGI”.

El funcionario precisó que hoy se cuentan con nuevos elementos que permiten redefinir la meta del crecimiento del país, “el pronóstico es más consistente con 3.1 por ciento que con 3.5 por ciento que se había estimado,  por eso estamos ajustando la meta”.

Aportela, junto con el titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, Ernesto Revilla Soriano, ofrecieron una conferencia de prensa sobre la Evolución de la Economía Mexicana.

Antes de la conferencia Aportela fijó la postura de la Secretaría de Hacienda, la cual indica que: “A pesar de que la economía mexicana continúa expandiéndose, lo ha hecho a un ritmo menor al registrado durante el 2012. Diversos indicadores macroeconómicos dan muestra del menor dinamismo de la economía lo que sustenta el cambio en el pronóstico de crecimiento del PIB”.

Señala que durante los primeros meses de 2013 ha continuado la desaceleración que registra la demanda externa desde la segunda mitad de 2012. El debilitamiento de las exportaciones ha comenzado a reflejarse en el desempeño de algunos indicadores de la demanda interna.

En el caso de la demanda interna, durante el periodo enero-abril de 2013, las ventas de las tiendas afiliadas a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) tuvieron un aumento anual de 1.7 por ciento en términos reales. Por su parte, en el primer bimestre de 2013 la inversión fija bruta creció a un ritmo anual de 2.7 por ciento. Ambos indicadores son menores a los esperados.

Durante el primer trimestre del año, las exportaciones no petroleras en dólares nominales tuvieron un incremento anual prácticamente nulo (0.1 por ciento), lo que incidió en la caída anual de 1.5 por ciento de la producción industrial y en una expansión débil del comercio (1.3 por ciento) y del transporte (0.6 por ciento).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here