BofA Merrill Lynch Global Research publicó sus Perspectivas de Mercado 2013, señalando la probabilidad de que una nube de incertidumbre pese sobre los mercados durante la discusión del precipicio fiscal de Estados Unidos.

Sin embargo, se espera que el crecimiento económico global tome velocidad en la segunda mitad del año, sorprendiendo al alza y llevando el índice S&P 500 a 1600, un nuevo récord histórico.

Durante la conferencia anual de perspectivas de BofA Merrill Lynch 2013 en Nueva York, los analistas de la galardonada firma de investigación estimaron que el próximo año podría ser el “13 de la suerte” para los inversionistas cautelosos y hábiles.

Las primeras etapas de una gran rotación de los mercados generan oportunidades para los activos cíclicos y subvaluados, que están posicionados para entrar en recuperación.

“En este mismo momento del año pasado, los riesgos para el crecimiento global eran a la baja, pues la crisis de deuda de Europa, el aterrizaje forzoso de China y el precipicio fiscal de Estados Unidos nublaban el panorama económico”, señaló Michael Hartnett, estratega en jefe de Inversión para BofA Merrill Lynch Global Research.

“En 2013, prevemos que un año de soluciones a los problemas de política fiscal, más medidas acomodaticias por parte de los bancos centrales y una mejoría de los ingresos corporativos convierta los riesgos macro y de mercado en riesgos al alza”, agregó

Los analistas de BofA Merrill Lynch enlistaron 10 pronósticos en los que fundamentan sus perspectivas 2013:

  • La economía global crece 3.2%, con una mejoría gradual durante el año, encabezada por China y Estados Unidos. Consideramos que la solución del precipicio fiscal en Estados Unidos y la negociación exitosa en España, aunadas a la alta liquidez y los bajos precios de los commodities, impulsarán una mejoría gradual del gasto empresarial y del consumidor a nivel global durante el año. Hacia el cierre de 2013, se espera que el crecimiento aumente a 2.5% en Estados Unidos y a 8% en China.
  • La austeridad fiscal de Estados Unidos y Europa compensa el estímulo monetario de los bancos centrales. La relajación monetaria podría no ser suficiente para compensar la contracción fiscal en la primera parte del año. Es probable que la austeridad fiscal de Europa y Estados Unidos –ésta última de hasta 2% del PIB – sea una limitante para el crecimiento.
  • La recuperación de la vivienda estadounidense acumula moméntum. Se prevé que los precios de la vivienda estadounidense se eleven otro 3% en 2013, sumándose esto al aumento de 5% que registraron en 2012. Las nuevas construcciones podrían aumentar más del 25%, y una apreciación anual promedio de 3.5% para los próximos 10 años estimulará, en nuestra opinión, el empleo de la construcción y otros sectores relacionados, como el mobiliario, los materiales de construcción y las financieras.
  • Llamaradas, pero no incendios forestales en Europa. Con el apoyo a España por parte del Banco Central Europeo, prevemos que la economía de Europa se estabilice en el transcurso del año. No obstante los deterioros periódicos de la crisis del continente, es probable que ya se haya disipado el gran riesgo de desintegración.
  • China liderará el crecimiento de los emergentes. En un contexto de débil crecimiento en los mercados desarrollados, se prevé que el crecimiento del PIB de los mercados emergentes se recupere a 5.2%, encabezado por el BRIC, particularmente China. Sin embargo, la creciente inflación podría dejar poco espacio de relajación a los hacedores de política de las economías emergentes.
  • La renta variable global será el activo de mejor desempeño. Un poderoso apoyo de la política, valuaciones razonables, y riegos de cola que ya descienden permitirán a la renta variable del mundo coronarse como la clase de activos de mejor desempeño en 2013. Los mercados de renta variable de Estados Unidos, Europa y Asia podrían registrar retornos de entre 10 y 16% el próximo año; prevemos que el MSCI AWI alcance las 370 unidades, y que el S&P 500 logre un nuevo récord histórico de 1600 para el cierre de año.
  • Tasas y divisas. El dólar y el euro podrían ver un rally con la recuperación global y una mayor claridad fiscal, empujando al yen hacia abajo e impulsando a las divisas de los emergentes.
  • Bonos de no grado de inversión y de mercados emergentes superarán el desempeño del crédito corporativo. Tras registrar bajísimos rendimientos récord en 2012, es probable que los bonos corporativos estadounidenses de grado de inversión ofrezcan escasos retornos, de alrededor de 1.6%, en 2013, pero los bonos de no grado de inversión podrían retornar hasta 7%, mientras que los de mercados emergentes podrían alcanzar el 10.1 por ciento.
  • Renta fija: ligero aumento en rendimientos de bonos soberanos. Se prevé que los bancos centrales del G3 mantengan sus políticas de tasa cero. Se anticipa que los rendimientos de la deuda soberana de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania se eleven ligeramente a 2.0, 2.5 y 1.5 %, respectivamente, lo que se traducirá a retornos totales de entre -3 y +2% para los principales mercados de bonos soberanos.
  • Commodities: el oro podría alcanzar los 2,000 dólares por onza. La relajación política a gran escala de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo coloca al oro como una cobertura útil contra los riesgos macro y de inflación que enfrenta el mundo.

 

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here