Patricia Pazarán

En México, el nivel de viviendas deshabitadas se ubica por arriba del índice internacional y la demanda de casas usadas aumenta, por lo que se pronostica una desaceleración en el sector inmobiliario del país.

La compra de vivienda usada se ha incrementado en los últimos años, especialmente en los segmentos de bajos ingresos, al grado que representa ya cerca del 50% de la colocación de créditos de interés social, de acuerdo con estimaciones del BBVA Research.

El estudio “Situación Inmobiliaria México”, del BBVA Research, indica que la vivienda usada está cobrando cada vez mayor importancia, especialmente en los sectores de bajos ingresos. En 2012, en el segmento de interés social, la vivienda usada representa ya cerca del 50% de la colocación de créditos.

Los analistas de la institución estiman que en el corto plazo, las necesidades de vivienda nueva se reducirán, ya que las instituciones públicas han introducido nuevos esquemas de financiamiento como créditos para la remodelación y la ampliación de casas, así como para la compra de inmuebles usados.

Según la investigación, los institutos públicos han reducido sus metas de financiamiento, como el caso del Infonavit, que introdujo en 2011 el crédito para remodelaciones y hoy representan uno de cada cinco créditos que otorga.

Durante la presentación del estudio, el economista en jefe del BBVA Bancomer, Adolfo Albo, afirmó que la política de vivienda ha sido guiada fundamentalmente por el lado de la oferta más que por la demanda, por lo que es necesario modificar algunas estrategias, como establecer metas anuales que influyan en las decisiones de los constructores sobre dónde y cuánto construir.

Albo señaló que el crecimiento del sector inmobiliario debe estar acorde a la demanda y asegurar una mejor coordinación entre autoridades federales y locales para la ejecución de programas de vivienda que consideren la provisión de servicios urbanos y de infraestructura con visión a largo plazo.

Estimó una desaceleración en el sector de la construcción para 2013, al prever un crecimiento similar al de la economía, de 3%.

Dijo que la colocación de créditos se ha mantenido estable en alrededor de las 600 mil hipotecas anuales para vivienda individual.

Contando la participación de la vivienda usada y el volumen de vivienda en proceso de adjudicación de Infonavit, el cual se irá colocando de nuevo en el mercado gradualmente, este año se espera colocar 45 mil, de un total cercano a las 200 mil viviendas, por lo que las necesidades de vivienda nueva podrían estar en un rango entre 400 mil y 420 mil por año.

Casas deshabitadas

Por otra parte, los expertos destacaron el alto nivel de casas deshabitadas en México, el cual se ubica en 15%, índice superior al promedio internacional, que es de 10% del parque habitacional de cada país.

De acuerdo con el estudio, la cantidad de vivienda deshabitada pasó de 3 millones en el año 2000 a 5 millones en el 2010.

El alto nivel de casas deshabitadas se explica por el ciclo económico y a su cercanía con Estados Unidos,  además por el elevado número de viviendas en zonas poco favorables para la población, indicó el economista en jefe del BBVA Bancomer, Adolfo Albo.

El economista senior de BBVA Research, Eduardo Torres, argumentó también que hay un gran número de viviendas deshabitadas porque se encuentran en áreas rurales y por la movilidad geográfica.

Cifras del sector inmobiliario

En el primer semestre de 2012, el crédito hipotecario de la banca comercial creció 30% en el número de créditos y 20% en el monto de financiamiento, y se estima que al finalizar el año se habrán colocado unos 580 mil créditos hipotecarios.

Durante el periodo 2000 a 2010, los institutos públicos colocaron 4.4 millones de créditos, casi el triple de la década anterior donde se originaron 1.5 millones.

En este año, los analistas del BBVA Research estiman que el Producto Interno Bruto (PIB) de la construcción crecerá 4.2% contra 3.7% de la economía.

La razón precio de la vivienda a ingreso corriente ha bajado de 6.4 a 5.9 años para adquirir una vivienda de interés social. En este año, el valor de la vivienda adquirible llegó casi a 300 mil pesos en términos reales, mientras que en 2002 apenas era de 200 mil pesos.

La disminución de las tasas de interés en los créditos hipotecarios han pasado de más del 40% en 2002 a 33%.

Los institutos públicos triplicaron su escala de operación, de 1.5 millones de créditos otorgados en la década de los noventa, a 4.4 millones en el periodo 2001-2010.

La edificación de vivienda duplicó su participación en la actividad económica en menos de una década, de representar 17% del valor de la producción en 2000, mientras que en 2007, el año en que más impulso tuvo la construcción de casas, llegó a 32%.

El rezago habitacional bajó del 42.9% del total de hogares en 2000 a un 36.1% en 2010.

(Foto. Cuartoscuro)

 

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here