La enseñanza en zonas marginadas es fundamental para Enova, empresa miembro de Endeavor desde mayo de 2011. En el Estado de México se han desarrollado más de 40 centros educativos que ofrecen cursos de software a familias completas.

En 26 municipios del Estado de México operan 42 centros de la Red de Innovación y Aprendizaje (RIA) con más de 100 mil “socios”, un modelo educativo desarrollado por Moís Cherem Arana, Raúl Maldonado y Jorge Camil Starr, fundadores de Enova.

 

“La vena social”, como la denomina Camil Starr, es la que impulsa a tres jóvenes recién egresados de la universidad a replantear el uso de “la tecnología al servicio de la educación”.

 

Enova surge el 2 de octubre de 2007. El objetivo: reducir la brecha digital en México y convertirse en un referente de enseñanza de las nuevas tecnologías en zonas urbanas de escasos recursos.

 

El gobierno del Estado de México requirió una estrategia digital. Enova actualizó el portal del Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología; a una semana del rediseño de imagen, las visitas se incrementaron 60%.

 

Cherem Arana relata  que “a partir de esto, realizamos una serie de encuestas para conocer las necesidades educativas de los mexiquenses y así desarrollar un proyecto que permitiera la formación de todo el núcleo familiar. Una de las grandes incógnitas era si podríamos hacer que las amas de casa perdieran el miedo a usar una computadora; su interés nació a partir de la búsqueda de nuevos métodos de aprendizaje para sus hijos”.

 

Los centros RIA son administrados por la Fundación Proacceso. Enova diseña, implementa y opera este modelo educativo en comunión con organizaciones civiles, instituciones públicas y privadas. La innovación, metodología, impacto, desempeño y confianza son los pilares de la compañía, con los cuales el alumno aprende y disfruta.

 

Las clases están planeadas para que los estudiantes, amas de casa, niños, jóvenes y adultos adquieran las herramientas básicas en el uso del software (Internet y paquetería de oficina). Además se da regularización en matemáticas, español e inglés; redacción del currículum vitae, técnicas para asistir a entrevistas de trabajo y estrategias para los negocios.

En colaboración con el Instituto de Educación Media Superior y Superior a Distancia del Estado de México los jóvenes pueden acceder a cursos en línea.

 

El gobierno mexiquense, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal, las secretarías federales de Educación Pública y de Desarrollo Social, y Únete -una organización no gubernamental que provee de computadoras y conexión de Internet a escuelas públicas-, son los principales “clientes” de Enova, miembro de Endeavor desde mayo de 2011.

 

La empresa ha generado 74 empleos directos y 270 indirectos. El 75% son mujeres y el promedio de edad es de 28 años. Para Cherem Arana y Camil Starr no es un tema de sueldo y tiempo laborado, sino de “conexión” con Enova. Para la enseñanza se eligen pedagogos y psicólogos porque se requiere de alguien que tenga sensibilidad para trabajar con gente que en un principio está intimidada por la computadora.

Para los primeros 10 centros de la RIA, según Moís Cherem, hubo tres factores a vencer para no “cortarle esquinas” al proyecto: el costo de conectividad en México que es superior al estándar internacional y el servicio malo; la infraestructura eléctrica para conectar más de 80 computadoras; y la variación del precio del dólar que influyó en la cotización de los insumos tecnológicos.

 

Camil Starr enfatiza que “cuando una decisión pone en conflicto nuestra misión social y una cierta rentabilidad, se escoge la condición social. Es más importante para nosotros cumplir con nuestra misión que ver cómo le sacamos todos los márgenes posibles a todos los proyectos”.

10 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here