Guadalupe Hernández

México pedirá a Brasil que ponga sobre la mesa, sus dudas y preocupaciones respecto al Acuerdo de Complementación Económica 53 (ACE 53) y para ello viajó una delegación mexicana al país austral, compuesta por funcionarios y representantes del sector privado.

Bruno Ferrari, secretario de Economía, explicó que dicho encuentro se adelantó, pues de hecho estaba programado para finales de febrero, ante los rumores periodísticos, de la semana pasad, sobre que Brasil comenzaría a cobrar aranceles a importaciones de automotores y autopartes procedentes de México.

Lo que ha pasado, explicó, es que el sector productivo mexicano se ha vuelto muy competitivo en unos cuantos años logró revertir la balanza deficitaria que tenía antes de la firma del ACE en 2002.

De hecho, la balanza comercial bilateral era de dos mil 700 millones de dólares en el 2001, y once años después llegó a ocho mil 400 millones. Dicho intercambio comercial era de 587 millones de dólares de exportaciones mexicanas y de dos mil 115 de importaciones.

Actualmente, tan sólo el sector automotriz es el 40% de todo el intercambio comercial.

“Estamos dispuestos a sentarnos a negociar con cualquiera para ver cómo incrementamos nuestro comercio y no tenemos miedo de hacerlo, porque nuestro país es muy competitivo, sobre todo en autopartes y automóviles”, destacó Ferrari.

Incluso, abundó, hay varios temas en los que se estaría platicando con las autoridades y productores brasileños a fin de profundizar el mecanismo, que es muy “raquítico” todavía para las dos economías más grandes de América Latina.

Destacó que dependerá del avance que tengan las conversaciones, se sabrá hacia dónde sigue el ACE 53.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here